Los inversores institucionales con compromiso ambiental

Un estudio encargado por el HSBC asegura que las finanzas verdes están saliendo de los márgenes para ubicarse en el centro de los mercados.

Más de dos terceras partes de los inversores institucionales contemplan aumentar las inversiones vinculadas al cambio climático, indica un estudio que sugiere que las "finanzas verdes" están saliendo de los márgenes y se ubican en el centro de los mercados.

Pero más de la mitad de los 497 inversores consultados dijeron que estaban recibiendo información "sumamente inadecuada" de parte de las empresas respecto del riesgo de perturbación debido al cambio climático y a su capacidad de beneficiarse de la transición a tecnologías con bajo nivel de carbono.

Estas opiniones, que figuran en un estudio encargado por el HSBC, sumarán peso a los pedidos que hicieron Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, y otros en reclamo de una mayor difusión de los "riesgos del clima" entre los sectores financieros y empresarios.

Carney alertó que los inversores se arriesgan a sufrir pérdidas "potencialmente enormes" por el impacto del cambio del clima en sectores que van de las aseguradoras, que afrontan perdidas agravadas por el clima extremo, a productores de combustibles fósiles a los que se culpa de la suba en las temperaturas.

El trabajo de East & Partners, una firma de investigación de mercados financieros, descubrió que los gerentes de fondos se están fijando cada vez más en las oportunidades junto con las amenazas que se vinculan a las acciones contra el calentamiento mundial.

Este apetito de inversiones verdes, como la energía renovable, es más fuerte en Europa, donde el 97% de los consultados planifica aumentar las asignaciones de capital en tecnologías bajas en carbono u otros activos que deberían beneficiarse de las políticas sobre el clima.

En América la cifra es del 85% y en Asia del 68%. Medio Oriente se destaca por su 19%.

El sondeo interrogó a 507 compañías respecto de sus estrategias ecologistas y detectó una incoherencia entre la mayor atención de los inversores a temas del clima y el lento avance de las empresas hacia la difusión de los peligros del medio ambiente.

Apenas algo más de la mitad de las compañías declaró tener una estrategia ambiental en marcha, y sólo el 43% la reveló de manera voluntaria.

Los grupos asiáticos son los rezagados con apenas el 28%, pero ello revela un aumento frente al mismo estudio del año anterior.

Meryam Omi, directora de inversiones responsables en Legal & General, la aseguradora de vida británica, comentó que las "inversiones sustentables" están "firmemente en la agenda de los inversores".

Sin embargo, apuntó, necesitan de más datos confiables de parte de las compañías acerca de los cuales evaluar riesgos y oportunidades derivadas de las políticas ambientalistas, como las regulaciones más estrictas de las industrias de combustibles fósiles y uso intensivo de energía.

Omi señaló que las empresas que no cumplan con una norma mínima de entrega de información sobre el clima serán "privadas de fondos y se votará contra ellas en nuestra cartera de acciones".

Más de Responsabilidad Social