Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los desafíos del empleo verde

¿A qué tipo de trabajo se le da este nombre? ¿Cuál es su evolución en el mundo? ¿Qué está pasando al respecto en el país?

Los desafíos del empleo verde

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), define a los empleos verdes como aquellos que contribuyen a la conservación, restauración y mejora de la calidad del medioambiente en cualquier sector económico. Asimismo, los empleos verdes reducen el impacto ambiental de las empresas y de los sectores económicos aumentando la eficiencia del consumo de energía, materias primas y agua.

En la misma línea, la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad, incluye dentro de los empleos verdes a los recuperadores urbanos, los instaladores de energías renovables, instalador de terrazas verdes y consultores ambientales.

A nivel mundial, estos empleos representan una nueva oportunidad de desarrollo y están en crecimiento, como el caso de las energías renovables, que durante 2015 empleó 8,1 millones de personas en el mundo, de manera directa e indirecta, un 5% más en comparación al año anterior, según la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA por sus siglas en Ingles). En el país, en 2015 fue aprobada la ley de energías renovables, que establece que el 8 % de la matriz eléctrica debe estar representado por energías limpias en 2017, lo que implicaría instalar centrales por un total de 3.000 MW de potencia.

En 2016 se hicieron las licitaciones a proyectos de energía renovables a través del plan RenovAR. En este contexto, desde el sector empresarial opinan que el empleo que puede generar este sector todavía es muy limitado, ya que los insumos son importados, explica Pablo Greco, director de la empresa Hissuma Solar, especialista en energía solar. "En lo que es la etapa RenovAR, casi todos los insumos son importados. Por lo cual eso va a generar muy poca mano de obra”, explica.

Sin embargo, lo que sí genera mano de obra es la construcción de estos parques. Y, a partir de RenovAR las consultas se multiplicaron. “Estamos cotizando de 14 proyectos de distintas características y cada proyecto podría emplear unas 300 personas en foma directa”, detalla Ariel Maieru, CEO de EIT, una firma dedica a la construcción que hace tres años se anticipó a lo que venía: capacitó a su gente e incorporó a especialista para estar listo cuando la tendencia llegara al país.

Así también invirtieron las utilidades para crera otra empresa, Molkraft, dedicada a los materiales compuesto. La propuesta: sustituir la madera, el hormigón por un material más “verde”: la fibra. “La fibra permite gastar menos en mantenimiento, dejar de talar árboles, entre otros beneficios”, asegura gastón Arraiz, CEO de la firma y socio de Maieru.

Dentro de las energías renovables, existe una fuerte oportunidad de empleo en el eje de la energía distribuida, aquella que generan los propios usuarios, negocios, industrias. "Si queremos generar una fuerza laboral, capacitada, desarrollada, que permita tener importancia dentro de la generación total del empleo, entonces tenemos que centrarnos en planes de energía distribuida. Es decir, instalación de termotanques solares, instalación de sistemas solares fotovoltaicos para domicilios residenciales y comerciales, y también en el sector industrial", comenta Greco.

Y agrega: "Ese trabajo, que es un trabajo de uno a uno y que básicamente impacta en las pequeñas y medianas empresas y en los instaladores particulares, va a movilizar mucho el empleo, requiere gran cantidad de técnicos y permite el crecimiento de proveedores”.

Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías renovables (CADER), coincide en la importancia de la energía distribuida, "es doblemente virtuosa, ya que por un lado permite generar energía desde el hogar, mitigar las emisiones de gases y el usuario puede enviar energía a la red, y desde la generación de empleo, contribuye a la creación de PyMEs en la economía locales, ya que dependiendo de la regio del país es el tipo de energía que se va generar, por ejemplo solar en el norte o eólica en la Patagonia". Actualmente se está debatiendo una ley sobre energía distribuida, que podrá tener un impacto muy positivo en el sector.

Con respecto al desarrollo de grandes proyectos de energías renovables, Álvarez, plantea que uno de los desafíos es la mano de obra, ya que va a requerir un elevado número de trabajadores capacitados, desde instaladores y técnicos hasta jefes de proyectos, por lo que es importante comenzar a formar al personal. Si los proyectos siguen creciendo, como está previsto, el nicho de nuevos empleos es amplio, de cumplirse el objetivo de 3000 MW, se estima que la economía incorporará al mercado laboral 60.000 personas, entre empleos directos e indirectos.

Además, desde la Cámara indican que RenovAR es un proyecto a largo plazo, una vez que finalice la primera etapa, seguirán creándose más parques energéticos. "Es difícil generar todos los insumos en el país, el desafío es disminuir las importaciones, pero primero se debe fomentar determinado tipo de industria para que se vuelvan competitivas", dice Álvarez.

En el caso de los recuperados urbanos, hubo un proceso de formalización en los últimos años, pero todavía queda mucho por hacer. Eduardo Morillo, presidente de la Cooperativa Recuperados del Sur, expresa que el empleo generado por el reciclaje en su gran mayoría es informal ya que lo realizan personas particulares que recorren las calles recolectando los residuos. "Calculamos que menos del 5 % de estos compañeros trabajan dentro de una cooperativa cartonera. Uno de nuestros desafíos es registrarlos y lograr su inclusión en los procesos formales de reciclados".

Morillo sostiene que estos empleos son necesarios para solucionar el problema de la basura. "Es el desafío de los Estados pasar de un modelo de entierro a uno de reciclado con la generación de empleo de recuperadores urbanos".

La ley 27.191 establece que 8% de la matriz eléctrica debe estar representado por energías limpias en 2017, lo que implicaría instalar centrales por un total aproximado de 3.000 MW de potencia. De cumplirse este objetivo, la CADER estima que la economía incorporará al mercado laboral 60.000 personas, entre empleos directos e indirectos.