Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La sustentabilidad en la industria siderúrgica

Andrea Dala, Gerente de Comunicación Externa y Responsabilidad Corporativa de Acindar Grupo ArcelorMittal

Todos sabemos que la Argentina ha avanzado mucho en los últimos años en términos de responsabilidad social, aunque seguramente coincidamos en que todavía queda un largo camino por recorrer. Particularmente, la industria siderúrgica se encuentra en una situación vulnerable debido a la sobreoferta de acero que existe a nivel mundial y en donde una gestión responsable por parte de las empresas marca la diferencia.
Por ello, la clave en materia de gestión medioambiental tiene que ver con trabajar en pos de producir un acero cada vez más sustentable. Esto se logra a través de un proceso productivo más eficiente basado en cuatro ejes fundamentales: agua, energía, aire y biodiversidad.
En los últimos años hubo dos desafíos que se instalaron de forma prioritaria en la agenda de la industria: la reducción de emisión de humos y gases, y la disminución del consumo de agua durante los procesos productivos. Para ambos casos, la solución se asocia con la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías.
Respecto a la reducción de emisiones y mejora en la calidad del aire, una posible solución es la instalación de sistemas de aspiración de gases, que consisten en sistemas de filtrado compuestos de dos elementos: por un lado, el filtro que se encarga de aspirar los gases y humo y, por el otro, la campana que cumple la función de contener los gases para que sean aspirados y filtrados posteriormente.
En cuanto a la optimización del consumo de agua, es importante invertir en soluciones que permitan su reutilización, como también en sistemas de monitoreo continuo de efluentes, que permitan procesos cada vez más eficientes para el uso responsable de este recurso. Implementando la tecnología adecuada es posible lograr una reducción de más del 95% del consumo.
Por otro lado, desde el aspecto social, la educación, entendida como el motor de transformación en las comunidades donde las empresas estamos presentes, es un tema fundamental y que incluye también a nuestros propios empleados. En ese contexto, es importante trabajar para ayudar a garantizar el acceso a la educación brindando igualdad de oportunidades e innovación en los procesos.
Asimismo, generar conciencia sobre la importancia del reciclaje y articular vínculos entre los distintos actores de la comunidad son desafíos que deben enfrentarse trabajando desde la educación y el relacionamiento.
El acero es uno de los materiales más reciclables del mundo, y el correcto reciclaje de éste ofrece grandes ventajas a nivel medioambiental y económico. Su reutilización no sólo representa una reducción de costos para las compañías, sino que además, disminuye significativamente el impacto ambiental gracias al ahorro de agua y energía durante el proceso productivo.
En conclusión, respecto a todo lo planteado anteriormente, podemos afirmar que nuestra industria tiene varios retos en materia de sustentabilidad, no sólo a nivel medioambiental sino también desde la gestión integral del negocio y, pese a que estamos realizando grandes avances, aún queda un trecho por recorrer. El sector comprendió la necesidad de articular sinérgicamente los objetivos de negocios y la sustentabilidad; ahora el gran desafío es convocar e involucrar a todos los que formamos parte de la industria a mirar en la misma dirección, permitiéndonos pensar en la sustentabilidad y su impacto positivo en el negocio.