Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La revolución del papel

La reducción del uso del papel y su reciclado es clave para reducir el impacto en una firma de servicios.
La Rural, por ejemplo, junto con Fundación Compromiso, encontró una solución próspera a un gran problema: la alta cantidad de desechos generados tras los eventos. A través del programa ‘Reutilización de Recursos’, se le facilita el acceso de estos materiales a instituciones que brindan talleres de carpintería, herrería y otros oficios, para que los procesen y reutilicen los fragmentos de madera, hierros, alfombras y otros materiales recuperados en cada operativo. En 2013, ya se recuperaron 64.500 kilogramos, superando la cantidad de 2012, cuando se recuperaron 50.000 kilos.
¿Pero qué sucedería si la empresa no generara papeles? En eso trabaja la consultora Cardinal Systems. El proceso, se llama ‘despapelización’. “El 80% del volumen de información que circula en una firma se compone de e-mails, documentos electrónicos, planillas de cálculo, imágenes, mensajes instantáneos y presentaciones”. Por eso, la compañía busca evitar la impresión y fotocopiado innecesario y convertir la documentación en papel a imágenes. Desde dos centros digitalizan la documentación histórica y la que se genera diariamente en su empresa. Javier Outeiral, socio Director de Cardinal Systems, explica: “Tratamos de erradicar el papel desde su origen”. Lograrlo, depende, en parte, de la normativa, que todavía exige papeles como comprobantes. Su gran desafío es lograr el recibo digital, recientemente aprobado.“Si lográramos que todos los recibos de argentina sean digitales y no en papel se evitarían talar 10.000 árboles al año. Pero esto lleva un tiempo, es un cambio de paradigma y requiere de un cambio cultural”, explica.