Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La preservación de bosques nativos también involucra a las compañías

Crear nuevas áreas protegidas o regenerar ecosistemas es una tarea a compromete no sólo a fundaciones u organismos públicos sino también a empresas. ¿Cómo lo hacen? Los casos.

La preservación de bosques nativos también involucra a las compañías

Dato contundente. Según cifras de Banco de Bosques, en los últimos 25 años, la Agentina perdió una hectárea de bosque cada dos minutos. Como resultado, ya se perdió el 70% de los bosques nativos. Muchas empresas prestaron atención a la alarmante cifra y desarrollaron alianzas para atender esta problemática. El desarrollo de programas vinculados a la preservación y regeneración de ecosistemas permite evitar inundaciones, suelos desérticos y que el país siga teniendo recursos naturales que son vitales para la vida.

"Hoy empezamos a ver como empresas, incluso grandes multinacionales, se están comprometiendo más para que sus actividades sean cada vez más sustentables. Junto a ONGs y el Estado, apoyan proyectos como la creación de nuevas áreas protegidas y regeneración de bosques nativos", comenta Darío Rodríguez, coordinador de Banco de Bosques.

Según Rodríguez, el hecho de que en la Argentina las organizaciones no puedan deducir de ganancias las donaciones para temas ambientales representa un obstáculo para que más compañías se adhieran a la causa. En otros países ya existe esta posibilidad.

En primer lugar, el coordinador de Banco de Bosques aconseja a aquellas empresas interesadas en realizar una acción vinculada a la temática que se comprometan con un proyecto en el mediano o largo plazo. "Hay muchas firmas que se suman a esta moda ambiental de los últimos años con alguna pequeña acción puntual, pero las que realmente se comprometen y profundizan su trabajo en un tema son las que mejores resultados están teniendo", destaca.

El proyecto forestal Santo Domingo es el eje principal de la política ambiental y de responsabilidad social del Grupo Novartis. Este es el único campo de plantación forestal de la Argentina dedicado a compensar las emisiones de carbono, según el mecanismo de desarrollo limpio (MDL) del Protocolo de Kioto. Y es uno de los cuatro proyectos forestales sustentables de Novartis en el mundo, junto a los de Colombia, Mali y China. En 2017, Novartis destinará $ 8.4 millones en continuar todas las tareas de plantación y en comenzar con las podas para dejar los mejores ejemplares de cada área.

"Santo Domingo nació hace diez años para dar respuesta a la problemática del cambio climático, causado principalmente por la deforestación y la quema de combustibles fósiles. Durante este tiempo se plantaron más de tres mil millones de árboles de 20 especies diferentes. El beneficio principal para la comunidad se traduce en las 350 mil toneladas de dióxido de carbono que se lograron disminuir en estos 10 años, lo que equivale a los gases emitidos por 145 mil autos en promedio en un año. Para las comunidades aledañas, los beneficios incluyen, además, la creación de empleo y la mejora de las condiciones de vida para sus habitantes. Por otro lado, el proyecto ofrece inmejorables condiciones para la ciencia, ya que funciona como un laboratorio de investigación en especies nativas, medidas de captura de carbono y biodiversidad ambiental", explica Markus Lehni, director Global de Medio Ambiente y energía del Grupo Novartis

Lehni cuenta que a lo largo de los años fueron sorteando algunos obstáculos. Explica: "En relación al ámbito legal y político, el obstáculo principal se dio en el inicio del proyecto, con la limitación a la compra de tierras por parte de inversores extranjeros. En el plano sociocultural, el desafío fue la generación de la aceptación social al proyecto. Al ser Santo Domingo un proyecto no tradicional, absolutamente distinto, en un primer momento los diferentes actores lo vieron con escepticismo. Hoy, sin embargo, esa misma gente ve claramente los numerosos aspectos interesantes y positivos del proyecto, muy superiores a los de una plantación convencional".

En alerta

La provincia de Cordoba cuenta con una de las tasas de deforestación más altas del mundo. Esto alteró la estructura y distribución de la biodiversidad en los ecosistemas y dejó pequeños remanentes de bosque nativo rodeados por un entorno muy distinto al sistema original.

Las consecuencias sobre la biodiversidad son directas, como la pérdida de especies producto del desmonte, rolado, tala selectiva o quema. Frente a esta situación Fiat diseñó un programa para dar una respuesta.

"El proyecto se desarrolló de forma coordinada en conjunto con la Alta Dirección, haciendo foco en la importancia y los beneficios de la biodiversidad nativa para las generaciones presentes y futuras", señala Darío Fernández, responsable de Ambiente.

Fiat trabajó en conjunto con profesionales de universidades nacionales, para promover la implementación de un modelo de intervención sustentable para la empresa, fundamentado en el concepto de jardines ecosistémicos, seleccionando especies autóctonas que son las que mejor se adaptan a las condiciones del medio.

Por su lado, y en alianza con Fundación Vida Silvestre Argentina, HSBC realizó actividades de restauración en la localidad de Andresito, Misiones, con el objeto de conservar las fuentes de agua de la Cuenca del Plata. Esto se desarrolla mediante la recuperación de la masa boscosa con especies nativas de la Selva Paranaense. "Seguimos el proyecto muy de cerca, el año pasado lo pudimos visitar. Capacitamos constantemente a los empleados para que entiendan que es importante ver las oportunidades que tiene para el negocio invertir en iniciativas que contemplan el riesgo del cambio climático", destaca Valeria Vivani, especialista Inversión en la Comunidad en HSBC.

Los pobladores de Andresito son actores clave para ayudar a la recuperación de la selva. La pérdida y degradación de la vegetación se debe a la expansión sin control de la frontera agropecuaria, a la sobreexplotación del bosque, al desarrollo de infraestructura y a la caza ilegal de fauna silvestre.

No son sólo las grandes empresas las que están comprometidas con la problemática. Maggacup, la firma que fabrica la copa menstrual reutilizable. Es una alternativa saludable y ecológica a las toallas higiénicas y tampones. "Queremos que las mujeres conozcan que hay otros productos que tienen impacto positivo para el planeta y la salud del cuerpo. La industria de productos tradicionales y pañales para bebes tienen un gran vínculo con la deforestación. Cada mujer que compra una Maggacup salva un metro cuadrado de selva y así la protegemos entre todos", cuenta Luciana Comes, cofundadora de la iniciativa.

Alarma eco

Una hacking a Spotify encontró una forma gratuita de salvar los bosques: despertándote.

A través de la descarga gratuita de los tracks del álbum de sonidos captados en el Impenetrable Chaqueño, la Selva Misionera y el Bosque Andino Patagónico se puede donar y salvar los bosques nativos sin levantarse de la cama.

Se trata de Eco Alarm, de una mobile app creada por Fundación Banco de Bosques y Wunderman BA en el marco del Día Internacional de los Bosques.

De cada descarga, la Fundación recibe las regalías para proteger los ecosistemas.

Desde su lanzamiento, el 21 de marzo de este año, la aplicación verde tuvo 5 mil descargas en 57 países.