U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Integración del barrio 31: oportunidades para todos

La emblemática zona, situada en un lugar privilegiado de la Ciudad de Buenos Aires, presenta grandes oportunidades de participación para las empresas, principalmente desde la integración económica y social de sus habitantes.

Integración del barrio 31: oportunidades para todos

La urbanización de la Villa 31 y 31 Bis, -Barrio Carlos Mugica-, requiere de un aborde multisectorial, y para el Gobierno de la Ciudad es un tema pendiente que está tratando de solucionar a través de un ambicioso plan de integración.

Para comprender la dimensión y el impacto del proyecto, hay que destacar dos puntos. Su ubicación estratégica, lindante a la terminal más importantes de micros del país y de la estación de trenes; separada por una avenida de la zona portuaria y frente a uno de los barrios más caros de la ciudad; y en segundo lugar, las acciones afectan a más de 40.000 personas que viven allí.

La entidad encargada de lleva adelante el pla es la Secretaría De Hábitat e Inclusión del Gobierno de la Ciudad. Diego Fernández, secretario de Integración Social y Urbana, comienza explicando la situación actual: "El proceso de integración del Barrio 31 con la Ciudad de Buenos Aires ya tiene resultados tangibles, tanto en el aspecto social como en el urbano. Es decir, a dos años de haber comenzado este proyecto, los vecinos del barrio ya están disfrutando de más oportunidades en materia de educación, de salud y de trabajo, y además hay una transformación del barrio que es visible con nuevas calles, plazas, canchas, y viviendas".

Desde su inicio, ya están en marcha la construcción de 1200 viviendas y del Polo Educativo María Elena Walsh, que tendrá 25.000m2 y albergará tres escuelas para niños, jóvenes y adultos. Además, será sede del Ministerio de Educación de la Ciudad.

Un aspecto clave de la integración es la inserción laboral. Para ello están fortaleciendo las capacidades económicas de los vecinos a través de la capacitación, la formalización, el acompañamiento a emprendedores y el acceso al empleo. Las actividades son levadas adelante por Centro de Desarrollo Emprendedor y Laboral (CeDEL). "Hasta la fecha 5.200 vecinos realizaron cursos en oficios tradicionales, culturales, tecnológicos, de orientación laboral o talleres tributarios. Además, cerca de 300 vecinos están transitando su camino emprendedor y 400 actividades se formalizaron", describe Fernández. En cuanto al acceso al empleo, llevan adelante el Programa de Integración Laboral que conecta a los vecinos del Barrio 31 con organizaciones dispuestas a contratarlos.

Por otro lado, están trabajando con el sector privado, para que financien proyectos puntuales y cursos de capacitación. "Empresas tecnológicas brindaron talleres de reparación, firmas de seguros ofrecieron talleres de ventas para emprendedores, y distintas consultoras asesoraron en la mejora de procesos y la maximización del impacto de los programas", enumera el secretario.

Otro eje fundamental de la integración es el ambiental: las viviendas están construidas con materiales que contribuye la aislación térmico-sonora, lo cual permite que los vecinos disminuyan el consumo de energía para enfriar o calentar sus casas. Las viviendas también cuentan con termotanques y paneles solares. Además, hay talleres donde se explica el funcionamiento de los termotanques y paneles.

Con respecto al principal desafío, Fernández afirma que no es lograr una urbanización, sino una integración social y urbana. "Queremos que el barrio salga a la ciudad y que la ciudad disfrute del Barrio 31. Lo que estamos haciendo hoy es el primer paso: nivelar la cancha en materia de acceso a la vivienda, los servicios, la educación, la salud y el trabajo".

Un organismo clave en el proceso, es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por un lado, con una inversión estimada en u$s 150 millones, pero también con una gran apuesta: la construcción de su sede regional en la zona. "Esto demuestra el compromiso del BID con el proceso", remarca José Luis Lupo, gerente del Departamento de Países del Cono Sur y Representante del Grupo BID en Argentina. La nueva sede será la más grande fuera de la oficina de Washington y trabajarán 180 empleados, incluyendo el BID, el FOMIN y BID Invest.

¿Cómo surgió la participación el BID en el proyecto? "Ya teníamos un programa, el PROMEBA (Programa de Mejoramiento de Barrio), con una inversión de u$s 2.000 millones, que trabajaba las áreas comunales de los barrios para mejorar la calidad de vida. En este caso, la ciudad tenía un plan de trabajo en el Barrio 31, y nos sumamos para brindar nuestra experiencia", informa Lupo. "Creamos un plan integral que tiene ver con el desarrollo urbano, educación, empleabilidad y oportunidades para mejorar la productividad, con agua y saneamiento, alumbrado, entre otros."

Destaca que hay un inmenso potencial en varias áreas como gastronómicas, culturales, turísticas. "La diversidad migratoria que existe en el barrio conlleva un gran talento y existen muchas oportunidades como hacer mercados de barrios o restaurantes", detalla Lupo, pero, para lograrlo es importante la inclusión financiera, ayudar a las personas a que existan digitalmente, asimismo tiene gran importancia el tema de género. "En el contexto del barrio, va a ser explosivo porque hay un gran número de jefas de hogar, mujeres emprendedoras, que pueden hacer la diferencia".

Para las empresas es una gran oportunidad para participar en estos procesos de cambio, que son altamente productivos.

Una empresa que ya confirmó su participación es McDonald's. En el marco del proceso integración anunció el proyecto de abrir un local en el Barrio 31. Aunque no tiene fecha, ya fue confirmado ante Horacio Rodríguez Larreta y formará parte de las inversiones de Arcos Dorados.

Profundizando en el edificio que establecerá el BID, quieren que sea un factor de integración, y lograr la mejor manera de participar de la vida del barrio. Por ejemplo, buscará tener espacios compartidos, tales como galerías, espacios culturales, entre otros. Factores como el ambiental serán estratégicos para su desarrollo, tanto en eficiencia energética y ahorro de agua. "Es un proceso sostenible urbanísticamente, económico y ambientalmente".

Lupo también coincide que el principal desafío, más allá de la urbanización, es lograr la aceptación de los vecinos, crear puentes de integración. "Es clave la participación de varios sectores como el privado". Por último, buscan es realizar un modelo que pueda ser replicable en otros barrios.

Pero actualmente, ¿qué están haciendo? Una de las características destacas del barrio es su cercanía con la zona portuaria, y allí se ubica la Administración General de Puertos - Puerto Buenos Aires, que, con objetivo de lograr un acercamiento entre el sector y el barrio, impulsaron un plan de RSE que incluye la integración del Puerto a la comunidad que lo rodea. Así, organizan visitas donde los chicos pueden recorrer, almorzar y realizar actividades recreativas dentro de los barcos que ellos acostumbran a ver pero que creían inaccesibles. En estos paseos se genera la oportunidad de visitar los barcos de carga y habalr con personas que trabajan en actividades relacionadas con la industria.

También invitaron a empresas de la zona a participar, así se sumó Gate In, empresa de servicios portuarios. En 2015 comenzaron con la incorporación de trabajadores de la zona. Hoy ya son 6. Pedro Urdapilleta, responsable Comercial, destaca que los trabajadores del barrio tienen una gran motivación y además están muy cerca, lo que significa un rápido acceso al trabajo.

Además de la oportunidad laboral, también los capacitan en el uso de tecnologías. "Es una excelente oportunidad de brindarle trabajo a la persona que lo necesitan", asegura Urdapilleta.