U$D

LUNES 17/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Hacia una moda más responsable

Cada vez son más los actores del sector comprometidos con el medioambiente, condiciones de trabajo dignas y con el comercio justo. Positive Label es un proyecto que une marcas sustentables.

Hacia una moda más responsable

La sustentabilidad es un tema pendiente en la industria de la moda argentina. De manera muy incipiente solo algunas marcas pueden considerarse sustentables, otras dan pequeños pasos hacia un ideal de respeto por el medioambiente y conciencia social mientas que el grueso de las firmas comerciales no abordan el tema.

A la hora de evaluar el impacto ambiental, la industria textil es una de las más contaminantes. Durante el 1° Encuentro Regional de la Industria Textil, Innovación y Sustentabilidad organizado por el INTI, Enrique Meltzer, secretario general de la Federación Latinoamericana de Químicos y Profesionales textiles, brindó datos significativos sobre el nivel de contaminación que generan los textiles. "Por cada camiseta de algodón que pesa 250 gramos se usan 160 gramos de agrotóxicos y se requieren 2900 litros de agua para su elaboración. Por su lado, un pantalón de denim de un kilo requiere 11.800 litros de agua". Pero también la industria fashion es una de las más denunciadas por trabajo esclavo que, en la Argentina, se concentra en Capital Federal con unos 3000 talleres clandestinos que emplean a unas 30.000 personas aproximadamente en condiciones de trabajo indignas. Fundación Alameda, la ONG que lidera Gustavo Vera, promueve desde 2007 la erradicación de trabajo esclavo denunciando a las marcas que se valen de este mecanismo; hay más de 100 marcas denunciadas.

En este contexto, algunas voces se alzan para promover una moda transparente, ética y sustentable; entre ellas la de Fashion Revolution Argentina, que llegó al país en 2015 y es parte del movimiento global creado por la activista medioambiental, Carrie Sommers, en 2013 luego del derrumbamiento del edificio en Rana Plaza en Bangladesh donde murieron 1135 personas que confeccionaban ropa para grandes marcas internacionales. Bajo la premisa ¿Quién hizo mi ropa?, esta iniciativa aboga por terminar con el trabajo esclavo y con el consumo ilimitado de recursos. También la ONG Ropa Limpia, que llama la atención sobre las condiciones laborales en la confección de indumentaria y pone el foco en la investigación y denuncias de casos en que se vulneren los derechos laborales; además promueve la concientización del consumidor y nuclea a marcas y a cooperativas que fomentan el trabajo digno, el comercio justo y el uso racional de los recursos.

Un sello de moda sana

Por estos días, Positive Label se suma a la movida, pero en este caso se trata de un sello que agrupa a marcas de moda con prácticas sustentables. "Teníamos ganas de armar una plataforma que pudiera vender una moda sana", dice Vanina Chiappino, socia de Positive Label junto a Santiago Bouquet Roldán. Su tarea es evangelizadora porque apunta a provocar un cambio real en las marcas que funcione como guía hacia un camino sustentable y a la vez concientizar al consumidor.

"Muchas de las marcas que forman parte de la plataforma tienen ya certificaciones B (que obtienen las empresas que hacen convivir a su negocio con un aporte social y el respeto por el medioambiente), y son súper idóneas pero en el caso de las que todavía no incursionaron en un camino sustentable lo que hacemos es plantar la semillita. Si empiezan a reciclar, a usar materiales textiles de desecho y lo empiezan a incorporar para hacer nuevas prendas de diseño eso ya es un paso hacia la sustentabilidad. Nosotros los asesoramos para que hagan una colección cápsula con materiales reciclados y con eso puedan ingresar a la comunidad de Positive Label. Les damos el sello solamente para esa colección", agrega. La idea es que la sustentabilidad se vuelva parte de la política de la empresa y no solo una acción aislada y en un futuro poder dar el sello a la colección completa.

Hoy forman parte del sello firmas como Cúbreme, Abre Indumento, Animaná, Calmo, Leaf, Vernna, Made in Chola, Nod, Chaos Redesigned, entre otras. La plataforma prevé hacer un desfile en 2018 con las etiquetas miembro y con aquellas que realicen la colección cápsula a partir de textiles reciclados. También tienen en carpeta sumar un e-commerce para fomentar la comercialización de productos sustentables. Además, Positive Label tiene una alianza con el proyecto brasileño e-fabrics, que lleva adelante el Instituto E, y que identifica las materias primas sustentables que puede usar la industria textil, de manera de poder asesorar a las marcas sobre cuáles son las texturas que generan menor impacto en el planeta.

Chiappino y Bouquet tomaron la iniciativa a partir de otras experiencias internacionales como la Eco Age, de Livia Firth, una consultora que asesora a marcas de autor y de lujo para que asuman prácticas sustentables en sus procesos -tienen como clientes a Stella McCartney, Gucci. Net-a-porter. También se inspiraron en el sello Positive Luxury, de la argentina Diana Verde Nieto, que desde Londres otorga su certificación de "sustentabilidad desde la base" para empresas netamente comprometidas, forman parte firmas de lujo como Kenzo, Loewe o Dior. Por su parte, Positive Label tiene como objetivo crear una comunidad y llevar el mensaje de la moda sustentable a todo el mercado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés