Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Hacia una cultura empresarial sustentable

En los últimos años, cada vez son más las organizaciones en la Argentina que comenzaron a adoptar una estrategia de responsabilidad social y a involucrarse con el cuidado del medioambiente. La mayoría de ellas comenzaron a establecer objetivos, desafíos y de a poco logros en su gestión de cultura sustentable.
Sin embargo, esto requiere de un gran compromiso por parte de toda la organización. Una cultura sustentable fundamentalmente tiene que estar presente dentro de la estrategia de una compañía, va más allá del cuidado del medio ambiente, tiene que estar presente desde el desarrollo de los productos, pasando por los procesos y, además, el involucramiento de toda la cadena de valor.
Parte fundamental en este aspecto, además, es involucrar a sus propios empleados y generar conciencia dentro de la organización. Para esto, lo esencial es plantearse objetivos concretos, medibles y que de a poco involucren y cambien las formas en las que la empresa se relaciona con cada eslabón de la cadena de valor, incluyendo a los empleados que son los principales embajadores de estas políticas. Se debe basar en valores fundamentalmente comunes, que briden una guía y un significado a las decisiones diarias. Requiere de una reflexión integrada y una acción concertada en diferentes niveles. Sin duda, representa uno de los desafíos más grandes a los que se deben enfrentar las organizaciones pero que marca la diferencia a largo plazo, y les permite alcanzar sus objetivos de manera exitosa y eficiente.
Como factor de éxito es importante el trabajo en colaboración con clientes, proveedores, gobiernos, ONG y la sociedad en general. Es fundamental liderar mejoras concretas tanto para el cuidado del medioambiente, como para otros indicadores de sostenibilidad, involucrando al sector privado, en articulación con el sector público y considerando fuertemente la inclusión social y la calidad de vida de los habitantes.
A su vez, el compromiso de las empresas del sector no sólo se relaciona con el cuidado del medioambiente, sino también con que los alimentos sean seguros y estén disponibles en todos lados. Esto requiere un compromiso con la innovación continua, el desarrollo de tecnologías y materiales que impulsen la eficiencia, la reducción de desperdicios y que satisfagan las crecientes necesidades del mercado, siempre buscando un menor consumo de recursos escasos y una disminución de las huellas medioambientales. La suma de todos estos factores hace que la gestión sea comprometida y asuma los desafíos que involucra una cultura empresarial sustentable.
El enfoque con respecto a la sostenibilidad debe garantizar la inclusión de toda la cadena de valor en las decisiones y acciones de la compañía. Asumir el desafío requiere esfuerzo, tiempo, ganas y sobretodo convicción. Las empresas pueden hacer un gran cambio, solo hace falta llevarlo a cabo.