U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Envases sustentables: un factor de cambio

Generando ahorro de energía en su fabricación, mejorando su logística y utilizando materiales sustentables, las empresas despliegan estrategias para bajar la huella de carbono de sus packagings.

Todos los días, cada argentino tira un poco más de un kilo de basura. Si se analizan los componentes de esos residuos, se verá que un tercio de los mismos está formado por papeles y sus derivados, seguido por plásticos (19%) y vidrios (3%). ¿Cuánto influye en esa cifra el deshacerse de los envases? Aunque no hay datos que los vinculen, los especialistas coinciden en observar que la mayor problemática en el sector de los desechos proviene de la cantidad de basura doméstica. De ahí, la importancia de pensar y diseñar los productos de un modo integral, incluyendo cuál será el fin de sus packs.

En la actualidad, el mercado ofrece distintas soluciones, desde los reciclados y reciclables hasta los que tienen una segunda vida en su formato, pasando por los que cuidan el medio ambiente en su producción y por los centros de reciclados urbanos donde se los puede ir a dejar. Por su parte, las empresas también están dejando su impronta para revertir esta tendencia creciente de generar cada vez más basura. Así, Natura, Arcos Dorados, Dow, Tetra Pak y SC Johnson fundaron la asociación civil Compromiso Empresarial para el Reciclaje (Cempre). "Promovemos las buenas prácticas en municipios, capacitando a Cooperativas de Recuperadores Urbanos para que los reciclables sean recuperados. También implementamos una nueva estrategia de trabajo, el Sistema de gestión de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) con separación en origen y recolección diferenciada de materiales reciclables. Y, además, consolidamos los programas de entrega voluntaria de envases, teniendo en cuenta el establecimiento de circuitos sustentables", enumera Estela Reale, directora de Comunicaciones Tetra Pak Latinoamérica.

Y como todo cambio empieza por casa, Natura es una de las compañías pioneras en materia de pensar y repensar los packagings: ya en 1983 sus repuestos eran de refill, que reducían a la mitad su impacto ambiental. "Actualmente, del total de envases que producimos, el 20% son 'ecoeficientes', pues en su composición tiene más del 50% de plástico proveniente de material vegetal renovable o más del 50% de plástico reciclado post consumo", explica Sabina Zaffora, gerente de Sustentabilidad de la firma. A esto, se suma la política interna de la compañía de limitar la huella ambiental de sus productos, exigiendo que cada línea que reemplace a otra deba bajar el impacto de ese indicador. Esta práctica llega a su máxima expresión en la línea Ekos, que ya cuenta con 100% de plástico reciclado post consumo en todos sus envases.

>

"Sabemos que los consumidores son cada vez más exigentes, y por eso asumimos el desafío de que la sustentabilidad atraviese todo nuestro proceso productivo. En esta época hay un nuevo consumidor, más consciente, que busca valores y actitudes detrás de las marcas porque entiende que lo que consume también habla de él: ya no quieren más posesiones, sino más experiencias con sentido, buscan sentir que sus decisiones y acciones importan y que pueden generar impacto positivo. Por todo esto, estamos innovando en los frascos de perfumería, donde incorporaremos 30% de vidrio reciclado post consumo en cada envase", describe Zaffora.

Cadena de valor

"Nuestros clientes están cada vez más preocupados por el cuidado del medio ambiente, y nosotros como empresa proveedora de materias primas, acompañamos este compromiso de la industria del packaging. En 2050 seremos 9000 millones de personas, por eso existe una necesidad de materiales innovadores para los procesos productivos y, al mismo tiempo, amigables con el medioambiente. En este contexto nos propusimos proveer productos con esta condición", cuenta Leandro Giansanti, consultor de Marketing Estratégico y Desarrollo de Nuevos Negocios de BASF, firma que está apostando fuertemente al uso de los bioplásticos. "A través de la química y la ciencia, en BASF creamos resinas termoplásticas biodegradables y compostables provenientes del petróleo. Una vez usados, estos materiales deben ser dispuestos en un sitio de compostaje para su biodegradación, a través de la cual se producirá agua, gas carbónico y abono orgánico", completa el ejecutivo.

No sólo el diseño importa a la hora de pensar un pack, también influye la logística y cuán limpia es su fabricación. "Venimos impulsando el uso de la lata para el consumo de cerveza, pues tiene un impacto ambiental positivo en la cadena de valor. Se trata del envase más sostenible y de mayor uso de reciclado: enfriar una lata ahorra un 15% de energía y reciclarlas genera un ahorro del 95% de material. Además, el transporte de las mismas produce un 42% menos de emisiones de carbono, pues al pesar menos se usa menos combustible. Por cada bandeja de latas comercializada, la firma consume 20,8 litros de agua menos que años atrás", describe Juan Pablo Barrale, gerente de Asuntos Corporativos de CCU.

En algunos casos, las certificaciones del origen de los materiales es un factor clave para generar una diferencia en el mercado. Esto hizo Infopan, firma de publicidad en soporte de bolsas de pan, que basó su estrategia de negocio en su pack sustentable de papel FSC (Forest Stewardship Council), es decir, que fue obtenido en bosques gerenciados sustentablemente. "Desde que comenzamos hemos reemplazado el uso de más de 16 millones de bolsas de plástico, por lo que se dejaron de talar más 5000 árboles y logramos que 83.000 personas respiren oxígeno todo el año", resume Rodrigo Dos Santos, socio fundador.

Tendencias: lo que se viene en packs

En promedio, un consumidor pasa alrededor de 12 segundos analizando una categoría completa de producto antes de decirse por uno. Aunque no es mucho tiempo, esto demuestra la importancia de comunicar correctamente en la primera impresión. "Sobre todo en la Argentina, donde se sabe que los compradores son analítico y eficiente. Por eso, las empresas se ven obligadas a ajustarse a sus necesidades, adaptando sus envases y productos a su mejor medida posible", explica Reale, de Tetra Pak Latinoamérica.

En este sentido, según la ejecutiva, ya se observan seis tendencias que podrían colaborar en la mejor comunicación y recepción del producto:

>

- Una descripción honesta de origen e ingredientes. Los consumidores no sólo leen los ingredientes cuando miran el envase, sino que lo escanean para obtener información sobre el origen de los productos, así como detalles sobre la calidad y la seguridad.

- Búsqueda de packs sustentables. "Esto se liga a la creciente conciencia de los problemas ambientales, lo que significa que los consumidores se sientan 'culpables' cuando no actúan responsablemente", observa Reale.

- Una visión más holística de la vida saludable. Que las combinaciones nuevas y modernas de colores frescos y vibrantes resuenen entre los consumidores.

- Una mayor atracción por productos simples con aspecto relajante.

- Los consumidores buscan, cada vez más, productos que comuniquen la producción local a pequeña escala.

- Crear detalles que atraigan a todos los sentidos. Utilizar la tecnología para crear envases que puedan ser únicos y visualmente interesantes.