Jueves  17 de Septiembre de 2020

El Congreso Nacional acelera el proceso de aprobación de una Ley de Humedales

Por Mariano Villares, Presidente de la ONG Sustentabilidad sin Fronteras.

Teniendo aún frescas las imágenes de los incendios en Australia y la Amazonia del año pasado, el fuego avanza en Argentina en 11 provincias, afectando a más de 175.000 hectáreas. Las palabras de la joven activista Greta Thumberg “Our house is on fire” (Nuestra casa está en llamas) se vuelven cada día más reales.

Los incendios reactivaron la llama en el Congreso para volver a tratar una ley de presupuestos mínimos ambientales, luego de varios intentos fallidos que quedaron a mitad de camino, al contar sólo con la aprobación del Senado en 2013 y 2016.

Actualmente se debaten en el Congreso siete proyectos diferentes, cinco en la cámara baja y dos en la cámara alta, con diferentes matices en temas claves como definir qué entendemos por humedales y qué se podrá hacer hasta tanto se sancione la norma y se cuente con un inventario nacional de los mismos.

A nivel nacional, la diligencia con la que se están tratando estos proyectos dio lugar a preguntas tales como sí contar con una norma de este estilo será suficiente para frenar el foco de los incendios y porqué las leyes 26.815 y 26.562 -de Presupuestos Mínimos para el Manejo del Fuego y de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para Control de Actividades de Quema respectivamente-, parecen no ser suficientes.

La Ley de Humedales no alcanzará para resolver los incendios actuales, porque estos son producto de múltiples causas tales como la falta de planificación en el ordenamiento territorial del país, la falta de  Sistemas de Prevención e Infraestructura acordes para la extinción de los incendios, y el  progresivo aumento de la temperatura global, que incrementa los riesgos asociados.

Sudamérica es una de las regiones particularmente más vulnerables, conforme surge del último informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático).

Los incendios no son el tema a resolver por parte de una norma de humedales, sino que dicha ley tiene por objeto identificarlos, conservarlos y promover su uso racional y sostenible a fin de preservar los servicios ecosistémicos que éstos brindan a la sociedad.

La Ley de Humedales sí contribuirá al ordenamiento territorial de forma significativa, especialmente al tener en cuenta que representan más del 20% de la superficie de nuestro país, pero no se traducirá necesariamente en una menor frecuencia e intensidad de los incendios.

Si esta postura es tan clara, ¿por qué justamente ahora en el Congreso Nacional se retomó y aumentó la actividad legislativa en materia de humedales?

Porque los incendios comenzaron en los humedales de la zona de las islas del Delta del Paraná y porque curiosamente se suelen generar en estos espacios de enormes servicios ecosistémicos y en los bosques nativos (Argentina ya cuenta con la Ley de Bosques Nativos).

Todo eso sucede dentro de un marco de sospechas respecto a la generación de incendios intencionales, promovidos por empresarios del sector inmobiliario con el objetivo de poder desarrollar nuevos emprendimientos en zonas hoy no aptas para los mismos y por la actividad agropecuaria que utiliza el fuego como práctica tradicional para eliminar malas hierbas, plantas muertas, regenerar pastos o con miras, no tan comprobadas, de aumentar la producción de las futuras cosechas.

Según el Servicio Nacional de Manejo del Fuego el 95% de los incendios forestales son producidos por intervenciones humanas, siendo dentro de estos los principales escenarios fogatas y colillas de cigarrillos mal apagadas, el abandono de tierras y la preparación de áreas de pastoreo con fuego. Acompañado de factores climáticos como la falta de precipitaciones, las temperaturas elevadas, el bajo porcentaje de humedad, las heladas constantes y los vientos fuertes que inciden en su propagación. 

Al respecto, el geógrafo Luis Romero de la Fundación Sustentabilidad sin Fronteras comentó que “la sequía extrema, la persistencia de altas temperaturas, y, en el caso del noreste argentino, la persistencia de vientos fuertes del sector norte mantienen los niveles de alerta muy altos, con mayor peligro de que se den incendios”.  

Ahora, teniendo en claro que la Ley de Humedales no alcanzará para frenar los incendios, ¿cuáles serían los pasos a seguir?.

Sin lugar a dudas esos desastres se pueden y deben prevenir. Natalia Alonso de la organización La Vuelta al Mundo considera que “si se hubieran tomado las medidas necesarias para esta época del año, en base al conocimiento científico disponible y las alertas de las comunidades locales, no estaríamos presenciando este desastre”.

Una Ley de Humedales sería sumamente importante y bienvenida al compendio de  la normativa ambiental argentina. No obstante, en paralelo es hora de que reforcemos la implementación de la legislación vigente y proveamos a los organismos del estado, encargados de estas tareas, los recursos económicos necesarios para tal fin.

Hace menos de un año Argentina sancionó una Ley de Cambio Climático, aún no reglamentada y sin fondos propios que promuevan su implementación. El vínculo entre el aumento de frecuencia e intensidad de los incendios y el cambio climático es reconocido por la comunidad científica internacional y conocido por los tomadores de decisiones.

La norma de Cambio Climático plantea, entre otras cuestiones, el desarrollo de métodos y herramientas para evaluar los impactos y la vulnerabilidad, y así permitir la adaptación al Cambio Climático.

Junto con la incorporación del concepto de los riesgos climáticos futuros, su monitoreo y el manejo de riesgos, en los planes de formulación de políticas. Estableciendo también que se deben realizar diagnósticos y análisis de impactos, vulnerabilidad y capacidad de adaptación considerando los escenarios actuales y futuros del cambio climático.

La efectiva y correcta implementación de la reciente Ley de Cambio Climático contribuiría directamente a prevenir y reducir los incendios que afectan a las 11 provincias de nuestro país, resulta claro que este tema no admite demoras.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-1,6854171,0000175,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,7117-151,2195
EURO0,042791,380191,4348
REAL0,077513,547113,5508
BITCOIN1,643313.482,240013.492,8800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000031,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D0,000031,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D1,492534,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,564180,0078,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,70921,421,41
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,173043.532,7400
BOVESPA1,270095.368,7600
DOW JONES0,520026.519,9500
S&P 500 INDEX1,19473.271,0300
NASDAQ1,640011.004,8680
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,4256386,8194388,4729
TRIGO CHICAGO-0,7803221,9320223,6773
MAIZ CHICAGO-1,1208156,2929158,0645
SOJA ROSARIO-0,4444336,0000337,5000
PETROLEO BRENT-3,859937,610039,1200
PETROLEO WTI-3,530436,070037,3900
ORO-0,61281.865,00001.876,5000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology