Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Donación colaborativa: cuando todos ganan

Se trata de una modalidad donde por cada venta se realiza una donación de dinero o de productos que benefician a entidades u ONGs. Emprendedores y compañías aplican el modelo para posicionarse como negocios sociales y responsables.

El emprendimiento de origen argentino Tom Shoes no llegó a la revista Time en 2013 de casualidad. Tras seis años de ver la luz con su modelo de negocios -donar un par de alpargatas por cada una que vende- alcanzaba la donación número 10 millones y sentaba un precedente para la modalidad, frecuentemente utilizada por marcas y negocios que persiguen un objetivo social.

Como caso, Movimiento Darte nace en 2011 con la idea de dar cuadernos a chicos con menos oportunidades escolares. "Por cada cuaderno comprado se dona otro a un chico que lo necesita. El cuaderno está hecho con materiales que respetan la naturaleza y sus tapas son diseñadas por artistas o participantes de los talleres de reciclado que brindamos", señala María Elena Cruz, emprendedora detrás del proyecto.

Tras sumar en 2015 a la agencia Room23, llegó la máxima visibilidad: se consiguieron 13.300 cuadernos entregados, 316.000 hojas reutilizadas y más de 1235 niños aprendieron a hacer sus cuadernos. El propósito, según describe Cruz, es inspirar un cambio. "Buscamos promover prácticas medioambientales, sustentables y de consumo responsable a través del arte" dice.

Otro caso es FC Bola, una marca de pelotas de fútbol. "Hace tres años nacía Revolución Pelota, una ONG con la que viajábamos por distintas provincias y países de Sudamérica repartiendo pelotas usadas y otras provenientes de donaciones. Cuando empezamos a tener problemas para conseguir pelotas, decidimos crear una propia, comercializarla y sumarle la donación por cada venta", explica Facundo Leiton, quien lidera al proyecto con Matías González De Biase y Federico Pería. Subieron el proyecto a Idea.me y superaron los objetivos.

"Constituimos una Empresa B y nos volvimos autosustentables. Nuestra ONG había donado 300 pelotas en tres años y con la campaña llegamos a esa cifra en tres meses. Hoy llevamos más de 1500 pelotas donadas en siete meses" explican.

Entre las empresas

Entre las compañías que aplican la modalidad, Kimberly-Clark impulsó -en el marco de la semana del prematuro en noviembre pasado- la campaña "Abrazos de vida" para generar conciencia sobre la importancia del contacto piel a piel entre los padres y el prematuro. Con apoyo de Fundación Larguía, por cada compra de cualquier pack de Huggies Primeros 100 días, la compañía donó un pañal a la Maternidad Sardá.

También se llevaron a cabo acciones en supermercados. En Makro, por cada pack vendido se realizó una donación de $ 0,50 al Fondo de Proyectos vinculados a la estimulación temprana y desnutrición infantil de la Fundación Caminando Juntos.

En el caso de Carrefour, se donó un pañal por cada uno vendido a la Fundación CONIN. "Con acciones como estas buscamos difundir prácticas de colaboración y solidaridad", afirma Fernando Hofmann, director de Asuntos Legales y Corporativos de Kimberly-Clark región Austral.

En el caso de la acción con Makro, Caminando Juntos recibió $ 43.000, y por las ventas en Carrefour, donaron 13.000 pañales a CONIN.

En un mismo sentido se ubicó la alianza de Pampers con Unicef para celebrar los 10 años de trabajo en conjunto. "Por cada pack de Pampers Recién Nacido comprado durante octubre y noviembre del año pasado, la compañía realizó una donación a la entidad", señala María José Echeverría, gerente de Comunicaciones de Pampers Argentina. Durante dos meses la alianza logró reunir suficientes fondos para continuar apoyando la labor de Unicef.

Con motivo del mes de la Nutrición Infantil, Nestum y Rapp lanzaron la campaña "Llená la Brecha", con el objetivo de fomentar la correcta alimentación en los niños y ayudar a la Asociación Civil "Por los Chicos". "Por cada Nestum que se vendía, Nestlé y Carrefour donaban una porción a la Asociación Civil Por Los Chicos. El objetivo fue doble: educar sobre la importancia de una adecuada alimentación y colaborar con la nutrición de los niños de la Asociación Civil", cuenta Connie Demuru, Managing Director RAPP Argentina y Uruguay. El resultado: más 1500 raciones de cereales Nestum donadas y más de 7000 personas se informaron en el sitio.