Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cuando los jardines están en el techo

La Ciudad de Buenos Aires y Córdoba ya tienen una ley que promueve la creación de terrazas verdes. Si bien es una iniciativa que crece en la Argentina, los expertos dicen que aún faltan incentivos.

Cuando los jardines están en el techo

Última noticia: la Casa Rosada ya no dispondrá del mítico helipuerto en su terraza. En su lugar habrá un jardín. La iniciativa es parte de una tendencia que crece en la Argentina, Este año la ciudad de Córdoba sancionó la ley de techos verdes, haciendo obligatorio en los edificios que posean un mínimo de 400 m2 de terraza libre la utilización de este sistema. Mientras que, en la Ciudad de Buenos Aires, desde 2012 existe la ley N° 4.428 para reducir los impuestos municipales a aquellas firmas que implementen cubiertas verdes, y así fomentar su aplicación.
Pablo Rosati, gerente de Green Roof, -firma dedica a la implementación de cubiertas verdes-, explica que la iniciativa surge a partir de la necesidad de adoptar una conciencia global sobre las problemáticas ambientales relacionadas con la construcción y el consumo de energía de los edificios.
¿Qué beneficios se obtienen? "Los techos verdes, funcionan como aislantes naturales, ya que permiten disminuir la temperatura durante el verano y mantienen el calor en invierno; también permite retener el paso del agua de lluvia y poseen una mayor vida útil, ya que absorben los rayos UV, que dañan los techos", enumera Rosati. Estas ventajas ecológicas, a su vez, se combinan y permiten que los edificios dejen de ser islas de cemento, y ayuda a reducir la temperatura de la ciudad. Por otro lado, si se combinan con la reducción de impuestos, brinda beneficios ambientales y económicos para aq uellas instituciones que los implementen.
El primer edificio con terraza verde en la Ciudad de Córdoba fue el Colegio Universitario IES Siglo XXI. Fue propuesto por la carrera de diseño Paisajístico, y se desarrolló en 2011. La cubierta posee una superficie de 160 m2 está compuesta por una membrana para la aislación hidrófuga y otra membrana diseñada para el desarrollo del jardín, donde crecen especies de gramíneas cordobesas y árboles.
En el mismo año, la empresa Allianz, implementó una terraza verde en su casa central en la Ciudad de Buenos Aires. Carolina Correa, su responsable de Proyectos de RSC, comenta que la idea surgió apartir de la remodelación del nuevo edificio, y como parte del proyecto Alianza Ambiental, para fomentar mejores prácticas medioambientales.
El techo cuenta con vegetación especialmente diseñada en conjunto con el INTA para este tipo de terrazas, que no requieren riego artificial reduciendo así el consumo de agua. Cuenta con ocho paneles fotovoltaicos cristalinos y dos molinos eólicos de eje vertical de 2kW de potencia cada uno, que generan energía limpia para iluminar la fachada del edificio por la de noche. "El techo verde, además de brindar un espacio de esparcimiento para, ayuda a disminuir la polución del aire y el efecto Isla de Calor en la ciudad, retrasa el escurrimiento del agua de lluvia y brinda mayor aislación térmica al edificio", explica Correa. Además, impacta en el ahorro de toneladas de CO2 emitidas por año.
Los techos verdes son un fenómeno relativamente reciente, aunque en algunos países europeos se han convertido en una práctica común hace varios años. Correa agrega que, en la Argentina, es una tendencia que lentamente recibe cada vez más adeptos, pero aún existe cierto grado de desconocimiento sobre el tema y sus beneficios. Con respecto al futuro Rosati indica que es una tendencia en aumento. "Ciudades como Toronto y Copenhagen ofrecen exenciones impositivas a quienes transformen sus terrazas en espacios verdes. Pero en el caso del país, faltaría una mayor exención impositiva para motivar a los empresarios a sumarse a la tendencia", finaliza.