Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Con el foco en la reconversión laboral

La entidad brinda cursos y talleres gratuitos de albañilería, carpintería, electricidad, gas, costura y otros, con certificación oficial para adultos. El objetivo es ayudarlos a reinsertarse en el mercado de trabajo o emprender un negocio por cuenta propia

Con el foco en la reconversión laboral

Creada en 2006 a instancias de un grupo de empresas vinculadas al rubro inmobiliario y de la construcción en la zona Norte del Gran Buenos Aires, la Fundación Oficios se dedica a la capacitación técnica de adultos.

 

Para esto lleva adelante un "centro de formación contínua" en la localidad de Rincón de Milberg, Tigre, donde se brindan curos y talleres gratuitos de electricista, gasista, soldador, cajero comercial, costura, carpintería y organización de eventos, entre otros oficios con salida laboral y certificación otorgada por el Ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires.

La iniciativa surgió por la inquietud de un grupo de empleados de la constructora Eidico, en Benavídez, a los que luego se sumaron otras empresas como la inmobiliaria Mieres, la desarrolladora JPU, la consultora agropecuaria Miguens y la firma Cardón, entre otros. Por entonces comenzaba a reactivarse la construcción y había mayor demanda de oficios, pero al mismo tiempo el desempleo en la zona continuaba siendo alto, por falta de capacitación de las personas.

La crisis económica y la destrucción del empleo industrial generado en la década del 90 generaron un bache de competencias en distintos sectores productivos. Luego, al reactivarse la economía después de la debacle de 2001, fue evidente la necesidad de calificación de la mano de obra.

"Apuntamos a jóvenes y adultos, con especial foco en los mayores de 40 años, quienes tienen más dificultades para la inserción laboral pero están en un buen momento de reconvertir su perfil profesional o bien obtener una certificación por aquello que han hecho toda su vida, como el caso de electricistas y gasistas que por no estar matriculados no son contratados o deben cobrar sus servicios a un menor valor", señala Inés Repetto Ruiz, encargada de las Relaciones Institucionales de la Fundación.

Los cursos son presenciales, tienen un año de duración y se dictan en horario vespertino, mientras que los talleres son más cortos y se brindan por la mañana o por la tarde.

Formación profesional

"Siempre hay mujeres en los cursos de oficios y apostamos a que haya más. Muchas personas nos refieren que gracias a esta capacitación pueden hacer arreglos en su casa y ahorran dinero, e incluso se han formado grupos de trabajo cooperativos entre los asistentes a los distintos cursos", añade Repetto Ruiz.

 

La enseñanza incluye módulos de emprendedurismo y desarrollo profesional. "Brindamos una orientación para que las personas puedan trabajar y cobrar como corresponde. Para esto aprenden desde cómo armar un curriculum y presentarse a una entrevista laboral hasta cómo sacar el CUIT, hacer una factura y presentar un presupuesto si trabajan por su cuenta", cuenta Repetto. Y añade: "También hacemos hincapié en cuestiones básicas que tienen que ver con la cultura del trabajo, como cumplir con las citas, llegar a horario, armar un presupuesto en base a una estimación certera del trabajo y los insumos necesarios y no a ojo o según la apariencia del cliente".

Asimismo, la institución cuenta con una "cartelera" en la que se publican búsquedas laborales de empresas que cumplan con los requisitos del empleo formal. Además, cada año organizan talleres de puertas abiertas para la comunidad, que duran una jornada y sirven para que los potenciales interesados o voluntarios, y también otras empresas conozcan la actividad de la Fundación y puedan sumarse.

A medida

Al ser cursos largos y en horario de contraturno laboral, al principio, había una alta deserción. Por eso desde hace unos años la fundación incorporó un sistema de tutorías a cargo de voluntarios que acompañan a los alumnos en las dificultades que van teniendo.

 

Las clases se inician en abril y todos los años se reciben muchas más postulaciones que vacantes disponibles. Por esto la fundación busca replicar su modelo de capacitación en alianza con empresas y otras organizaciones no gubernamentales (ONG) del país.

Hasta ahora esto se logró en Rojas, provincia de Buenos Aires, con el apoyo de la firma Monsanto, y en Pilar, a instancias de una parroquia.

Los cursos se sostienen con donaciones de empresas y personas particulares que aportan a partir de $ 250 mensuales. También se reciben aportes de empresas ya sea en dinero como en materiales e insumos para las clases.

Vulnerables

Así como los más jóvenes que buscan su primera experiencia laboral, los mayores de 40 o 45, aunque tengan una preparación o formación profesional previa, tienen mayores dificultades a la hora de insertarse en el mercado de trabajo.

 

Por otra parte, de acuerdo a un informe de la consultora Adecco, un 80% de las ofertas de empleo en la Argentina están dirigidas a personas menores de 45. No obstante, este grupo etario puede aportar mucho al mundo laboral: suelen tener habilidades comunicativas y de negociación más desarrolladas, son más realistas en cuento a sus expectativas de futuro y suelen tener un mayor nivel de compromiso con el trabajo

Identikit

- Nombre: Fundación Oficios

 

- Inicio de actividades: 2006

- Misión:capacitación en oficios con salida laboral para adultos mayores

- Contacto: fundacionoficios.org.ar / @fundoficios