U$D

DOMINGO 20/01/2019
Dólar B.Nación
/
Merval
Riesgo País
690 / 0.15

COP24: con reglas, pero sin ambición

La Cumbre anual de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático culminó este sábado con algunos avances y muchas contradicciones. La falta de metas ambiciosas, el principal reclamo de las organizaciones de la sociedad civil.

El encuentro realizado en Polonia aprobó el reglamento del Acuerdo de París.

El encuentro realizado en Polonia aprobó el reglamento del Acuerdo de París.

Este sábado por la noche, con más de 24 horas de retraso, culminó la Cumbre anual de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (o COP24) en Katowice, Polonia. Así, luego de dos semanas de intensas negociaciones, los 196 Estados miembro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) definieron el libro de reglas del Acuerdo de París. O, más propiamente, definieron casi todos sus capítulos.

Recuérdese aquí que el Acuerdo de París fue adoptado a fines de 2015, en la COP21, y compromete a las naciones a evitar que el calentamiento global supere los 2°C para fin de siglo respecto de los niveles pre-industriales y de hacer esfuerzos para que este quede por debajo de 1,5°C. Al día de hoy, el aumento de la temperatura media global ya excedió el 1°C, por lo que el tema reviste más urgencia que nunca. Y, tal como se detalla en el Reporte Especial 1.5 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), solo quedan 12 años para evitar llegar a un punto de no retorno y superar esa barrera.

¿Qué dejó la reunión polaca? Entre otros resultados, se destaca que los miembros de la CMNUCC acordar usar la cumbre del Secretario General de las Naciones Unidas (septiembre 2019) como una oportunidad para que los Jefes de Estado demuestren sus planes para mejorar la ambición hacia 2020. Por otra parte, como se dijo, se aprobó el reglamento (o rulebook) del Acuerdo de París, haciéndolo operativo y poniendo a todos los países en igualdad de condiciones para que rindas cuentas e informen sobre su acción climática.

A ello se suma que los países donantes acordaron aumentar la previsibilidad del financiamiento para el cambio climático, son el objetivo de dar mayor confianza a los países vulnerables. Y que los gobiernos actualizarán sus contribuciones nacionalmente determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) de acción climática para 2020, algunos, incluso, anunciaron que ya iniciaron los preparativos para hacerlo, entre ellos: Costa Rica, Noruega, Líbano y Ucrania, que planean hacer su revisión para 2020; Maldivas y Vietnam, que lo harán en 2019; Chile y Qatar, que ya comenzaron el proceso; y Barbados, que hizo referencia a una nueva NDC.

Mirá también

¿Cómo crecen las ciudades argentinas?

CIPPEC elaboró un diagnóstico sobre 33 centros urbanos del país para mostrar las consecuencias del crecimiento e intentar guiar nuevas formas de planificación urbana.

Finalmente, la COP24 también dejó avances en materia de financiamiento. Antes de que iniciara, hubo anuncios por u$s 538 millones en contribuciones para el Fondo de Adaptación y, durante el evento, se sumaron otro u$s 129 millones. El aportante más significativo fue Alemania (70 millones de euros), seguido por Francia (15 millones de euros), la Unión Europea (10 millones de euros) e Italia (7 millones de euros). El Fondo Verde del Clima, por su parte, sumó u$s 10,3 mil millones a noviembre de este año. Aquí también es Alemania quien lleva la delantera, junto con Noruega. Ambos se comprometieron a duplicar sus contribuciones a este fondo (1,5 mil millones de euros y u$s 516 millones, respectivamente). Por último, al Fondo de los Países menos Desarrollados se adicionaron, hasta el momento, u$s 1,33 miles de millones, con compromisos en la COP24 que totalizaron u$s 28,2 millones. En este caso, los aportantes más sustanciales fueron Suecia (u$s 5,5 millones) y Francia (20 millones de euros).

"A pesar de todos los vientos en contra, el Acuerdo de París ha seguido su curso en la COP24, demostrando el tipo de resiliencia para el que fue diseñado. Las decisiones tomadas aquí sobre el reglamento de París nos dan una base sólida para seguir fomentando la confianza en el multilateralismo y acelerar la transición en todo el mundo", fue el análisis de Laurence Tubiana, CEO de la European Climate Foundation (ECF).

A su vez, Christiana Figueres, exsecretaria Executiva de la CMNUCC y figura emblemática en la construcción del Acuerdo de París, reflexionó: "Nadie está completamente satisfecho con este reglamento, pero es un paso importante".

Los pendientes

Tal como se anticipaba previo a que la COP24 diera inicio, mercados es uno de los puntos que quedó en su debe. En específico, la definición de las reglas que rigen los mercados de carbono es lo que se postergó para la próxima COP.

Otro de los puntos flojos de esta cumbre, señalan desde organizaciones de la sociedad civil, es la falta de ambición en las metas establecidas. En este sentido, sentencian, la COP24 "terminó con gusto a poco".

"Un año de desastres climáticos y una terrible advertencia de los mejores científicos del mundo debería haber conducido a mucho más. En vez de eso, los gobiernos han defraudado otra vez. Ignoraron la ciencia y, al hacerlo, ignoraron la difícil situación de las personas vulnerables. Reconocer la urgencia de una mayor ambición y adoptar un conjunto de normas para la acción climática no es suficiente cuando naciones enteras se enfrentan a la extinción. La gente esperaba acción y eso es lo que los gobiernos no lograron. Esto es moralmente inaceptable", manifestó Jennifer Morgan, directora Ejecutiva de Greenpeace International.

De vuelta a América latina

En un principio iba a ser Brasil. Pero, semanas antes de que la COP24 tuviera lugar, el país próximamente liderado por Bolsonaro confirmó su decisión de no hacerla. Fue entonces que otros países de América latina tomaron el guante y, ahora es oficial, la próxima Cumbre del Clima tendrá lugar en enero de 2020 en Chile.

La propuesta fue presentada en conjunto entre la nación andina y Costa Rica, quienes co-liderarán lo que será la última COP previo a que entre en vigencia el Acuerdo de París. Como no existen mecanismos legales para una copresidencia, este rol recaerá sobre Chile, con su par de América Central teniendo un activo protagonismo, incluso en la dirección política que adopte la cumbre y siendo sede de una Pre-COP -una reunión más técnica y menos numerosa, en octubre de 2019-.

Para evitar la negativa de Venezuela (que, en este marco, rechaza todas las iniciativas de los países firmantes de la Declaración de Lima), la propuesta chilena y costarricense fue presentada directamente al plenario que la COP24, en lugar de pasarla primero por Grulac (Grupo de América Latina y el Caribe), el bloque regional de negociación.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés