Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Argentina, con alerta encendida

Según un estudio, la mitad de las frutas y hortalizas producidas no se consumen.

En la Argentina, solo se consume la mitad de las frutas y hortalizas que se cosechan. El dato, preocupante por cierto, es una de las conclusiones a las que arribó la Dirección de Agroalimentos, del Ministerio de Agroindustria nacional, en un estudio que realizó en relación a este tema, haciendo foco en los principales sectores agroalimentarios del país.
Basándose en información del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la investigación analizó siete cadenas alimentarias –carnes, cereales, frutas, hortalizas, lácteos, oleaginosas, raíces y tubérculos. A partir de ello, identificó una pérdida total promedio del 12,5% de los alimentos, equivalente a 16 millones de toneladas, de las cuales 14,5 millones son pérdidas (entendidas como aquellas que se generan durante el proceso productivo, incluyendo la post-cosecha y el procesamiento) y 1,5 millones, desperdicios (las pérdidas que ocurren al final de la cadena, específicamente, en distribución y consumo). En este sentido, las mayores pérdidas se registraron en las cadenas de frutas, con 29,8%, y hortalizas, con 42,1 por ciento.
Solo en la Ciudad de Buenos Aires, cada día se desechan entre 200 y 250 toneladas de alimentos, lo que se traduce en 550.000 raciones de comida no consumidas. Ampliado al Área Metropolitana de Buenos Aires, la cifra escala a 670 toneladas, esto es, 1.675.000 platos de comida desperdiciados.
Y si esto se lleva al escenario global, los valores se vuelvan aún más desalentadores. Sucede que, de acuerdo a datos de la FAO, un tercio de los alimentos que se producen se pierde o desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a cerca de 1.300 millones de toneladas al año.
M.P.A.