Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Prevén que el mercado repuntará en 2017

Si bien se percibe un cambio de tendencia, la inversión inmobiliaria tiene su inercia y demora en arrancar, señalaron empresarios y brokers durante la Expo EFI. Los fondos del exterior y los precios.

Prevén que el mercado repuntará en 2017

El mercado inmobiliario se mantendrá este año igual que en 2015 por su propia inercia, pero despegará en el segundo semestre de 2017 y, probablemente en 2020, se hablará de una burbuja, fueron algunas de las conclusiones del Seminario sobre Real Estate en la Expo EFI 2016, donde El Cronista Comercial fue Main Media Partner.

"Estamos atravesando un proceso de normalización -sintetizó Herman Faigenbaum, Managing Director de Cushman & Wakefield-. En los últimos años el mercado tuvo la posibilidad de realizar algunos pocos negocios pero dificultó muchísimos otros. Es imprescindible el crecimiento de la economía pero son buenas las expectativas, aunque aún tenemos un largo camino por recorrer".

Por su parte, Federico Weil, fundador y CEO de TGLT, aseguró que "el acuerdo con los holdouts permitirán el regreso de las inversiones extranjeras que, prácticamente, desaparecieron hace 10 años del país. La última operación importante fue la adquisición de un edificio de oficinas por parte de un fondo alemán en pleno centro porteño, en 2007".

Patricio Weiss, presidente de Castro Cranwell & Weiss, aclaró que "tenemos que entender que la reacción de los fondos es más lenta que la de los particulares. Va a llevar entre seis meses y un año para que esos fondos consideren a la Argentina como un buen lugar para invertir y nos añadan a sus agendas de inversiones".

En la visión de José Rozados, presidente de la consultora especializada Reporte Inmobiliario, la actividad inmobiliaria requiere, básicamente, de una estabilidad macro ya que funciona muy bien cuando se sinceran las variables. "El mercado no es automático, tiene una gran inercia, no reacciona de un día para el otro. Cuesta hacerlo arrancar pero, una vez que lo hace, es difícil hacerlo frenar", recordó.

Rozados agregó que en el corto plazo no ve una reactivación. "No será un año muy diferente al último, aunque con una mejora en las expectativas. Para ver un mercado inmobiliario pujante se deberá esperar, por lo menos, hasta el segundo trimestre de 2017", proyectó.

Créditos

Los participantes del panel coincidieron en que la clave para los próximos años pasará por el empuje que puede otorgar el crédito para la compra de viviendas.

"Tiene que haber un mercado de crédito fluido, que va a permitir que el comprador sea el usuario y no el inversor. Además, estamos ante una oportunidad inmensa, ya que Buenos Aires, sólo para dar un ejemplo, tiene el 50% de las oficinas clase A que debería tener", advirtió Faigenbaum.

También añadió "necesitamos una nueva ley de alquileres, que permita a los particulares tener contratos a más largo plazo que beneficiarían a los inversores en oficinas. La nueva ley tendría que rever el hecho de que los inquilinos, luego de 180 días, puedan irse en cualquier momento. No puede ser que no se pueda hacer un contrato por 10 años como el de las oficinas, que no fuera irrevocable. Un cambio en la legislación sería fundamental para motorizar el mercado comercial".

Para Weil, "con una inflación de más del 30% no es sustentable un sistema hipotecario a largo plazo. El mercado inmobiliario es un reflejo de la realidad macroeconómica. La inflación con tasas nominales de más del 15 % no es sustentable para un sistema hipotecario a largo plazo. El otro factor del financiamiento a largo plazo es que los bancos tienen plazos de 45 días".

En cuanto a los precios, Weiss comentó que "en 1998 el alquiler de las oficinas premium costaba u$s 38 el m2 y hoy, como máximo, se pagan u$s 32/ 33 el m2. En aquel momento éramos el país más caro de América latina en referencia a alquileres de oficinas y de golpe en 2001 pasamos a ser el más barato, sólo para dar un ejemplo de las variaciones de este mercado".

Rozados remató: "El crecimiento del mercado inmobiliario se dará porque se sinceraron las variables y hoy el dólar tiene un valor razonable. En la medida que el dólar no sea competencia, una importante cantidad de tomadores de dólares van a empezar a realizar importantes inversiones inmobiliarias. Es una cuestión de tiempo".
 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar