Opciones para un hogar techie

La tendencia a automatizar funciones del hogar y acceder a ellas desde el smartphone llegó para quedarse. Qué hay en el mercado en este momento y qué innovaciones pueden llegar.

Los edificios y las casas del futuro ya existen. Controlar electrodomésticos, luces y cortinas desde una app en el celular, dejó de ser una imagen más parecida a una película de ciencia ficción que a la realidad. Los desarrolladores y estudios de arquitectura reciben cada vez más consultas y demanda de viviendas y oficinas inteligentes. La palabra domótica -la conjunción de domus, casa en latín, y robótica- puede resultar, todavía, un poco ajena al oído común. Sin embargo, tiene que ver con el proceso de automatización del hogar y con lo que se conoce como casas inteligentes.

Mientras que en los Estados Unidos y Europa es una realidad, en la Argentina el mercado es todavía incipiente. Crece, por un lado, de la mano de aquellos que buscan darle un detalle techie a sus casas: perfiles jóvenes y aficionados a la tecnología que disfrutar de poder controlar y automatizar ciertos artefactos del hogar. "Empezamos hace cuatro años y las consultas eran muy pocas. La gente no entendía de qué se trataba y no veía la utilidad. Hoy en día, la demanda que tenemos es creciente: llamados de gente que quiere comercializarlo y gente que lo quiere en su casa", comenta Sebastián Aued, socio fundador de Life2Better, firma que comercializa y ofrece soluciones en domótica y representante de Fibaro en el país. En esta línea, Manuel Fernández, uno de los responsables de TrendHouse, que brinda soluciones de diseño, implementación e integración de sistemas de control y automatización en todo tipo de espacios, subraya que el mercado argentino de domótica "es todavía un lujo, pero en cinco años dejará de serlo".

En el mundo, se incorporaron con velocidad debido a las ventajas que ofrece en materia de ahorro energético y confort. Mariano Rodríguez, CEO de Solidmation, firma argentina que desarrolla hardware y software de domótica y comercializa productos de terceros, explica: "En la Argentina y América latina estamos más atrasados. El mercado real es más chico. No estamos tan avanzados y en el mercado hay productos de importadores -que en muchos casos requieren una unidad central y dispositivos de instalación- y productos de fabricación nacional". El costo de la energía -y los aumentos de los últimos meses- será un motor, coinciden los conocedores del rubro. "Lo primero que hay que entender es el cambio paradigmático: hasta hace unos años, la gente lo buscaba por confort o diferenciación. Eran soluciones costosas destinadas a un público de cierto poder adquisitivo. Hoy con las nuevas tecnologías, el avance tecnológico, las conexiones inalámbricas, hace que la tecnología llegue a más personas. Las preocupaciones son otras: hay gente de clase media que no está enfocada en el confort, pero le interesa el ahorro y la seguridad", explica Aued. Así, transformar un hogar en inteligente costaba unos US$ 60.000 y hoy la inversión está un poco por encima de los US$ 3000. "La puerta de entrada es la seguridad y luego interesan los productos que tienen que ver con ahorro energético y optimización del consumo", asegura Fernández.

Soluciones diversasEn el mercado, hay una gran diversidad de productos y sistemas. Algunas soluciones pueden integrar sistemas de alarma, cámaras, climatización y riego, entre otras funciones. En todos los casos se trata de sistemas inalámbricos que utilizan comunicación WiFi o Zigbee (dependiendo el producto) y no requieren ningún tipo de obra en la vivienda. Para los especialistas, la solución más buscada hoy en el mercado es la iluminación automatizada. Esto permite que cuando alguien entra que se prendan las luces y que cuando las habitaciones quedan vacías que se apaguen. Le sigue el control de acceso -principalmente demandado entre los que buscan mayor seguridad-, a través de las cerraduras digitales. Permiten recibir una notificación cuando alguien ingresa al hogar y tener la posibilidad de abrir o cerrar la puerta remotamente.

La mayor parte de la inversión está en el controlador. A partir de ahí, quienes desean seguir el camino de la automatización, pueden agregar módulos que se ponen en los artefactos a controlar. Así, los usuarios más sofisticados empiezan a trabajar con sistemas externos: incluyen la losa radiante, la piscina, los equipos de aire acondicionado central y las cortinas. Todo se puede incorporar, incluso el sistema de audio distribuido o integrar sistemas de video, que representan funcionalidades más orientadas al confort.

En este sentido, Fernández explica que para mucha gente una casa inteligente es manejar luces y cortinas. "Es mucho más que eso: el concepto de hogar inteligente es la automatización del hogar y acá todavía se considera que controlarlo es la 'inteligencia'. Controlarlo significa que desde el celular apago o prendo algo, automatizarlo significa que la casa sola ejecuta acciones frente a condiciones prestablecidas: si la temperatura baja por debajo de los 10 grados y hay gente en la casa, prende la calefacción; si la temperatura sube de los 30 grados, prende el aire acondicionado".

La firma nacional Solidmation fabrica una línea de productos wifi que se pueden incorporar de forma individual al artefacto que se quiere controlar. "Lo comercializamos a través de retailers y es algo muy simple para incorporar al hogar. Después, desde una app que desarrollamos se lo controla", explica el ejecutivo que empezó a comercializar estos productos en 2016 y ya duplica sus ventas. Así ofrece controladores de luces, de cerraduras y un termostato que se puede controlar desde la app para los sistemas de calefacción por caldera de agua. "Ese es uno de los que más se disparó la venta, por el impacto que puede tener en el ahorro de energía", dice. También ofrece un enchufe adaptador al que se le conecta un electrodoméstico y se puede activar o desactivar desde el smartphone y medir su consumo en kilowatts. "Esta línea tiene que ver con cómo hacer para darle más inteligencia a cosas que ya existen en el hogar. Si ya tenés un sistema de iluminación, podés agregarle un aparatito nuestro y listo. Lo controlás desde el botón o del celular", asegura Rodríguez.

"Es un público más amplio del que era hace unos años. La industria debe trabajar junto con los desarrolladores, para que entiendan que es un diferencial incluirlos de base. El usuario final no lo nota en el valor de la propiedad, pero le da seguridad, ahorro energético, control de ingreso", explica Aued. De esta forma, por casi el mismo valor se podría entregar un departamento o casa con soluciones que permitan eficiencia energética.

En cuanto a nuevas tendencias, no todo está inventado en el mundo de las casas inteligentes. Los principales fabricantes de este tipo de productos a nivel global están lanzando soluciones que integran reconocimiento facial, algo que al día de hoy, no está integrado en la domótica. "Viendo lo que pasó en los Estados Unidos y Europa no tengo duda de que este tipo de soluciones van a tener mucha presencia en la Argentina", asegura Fernández.

Cecilia Valleboni

La automatización en la oficinaLas tecnologías inteligentes son cada vez más importantes en el mercado de oficinas. "Todas las empresas que buscan un edificio de oficinas a estrenar, buscan los que sean sustentables y con certificación Leed", explica el titular del Estudio Swiecicki Arquitectos, Pablo Swiecicki que, entre otros, trabajó en la obra de la empresa Prisma en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios. Así, buscan el bienestar y confort de los ocupantes y que tengan menor impacto ambiental. Ganan terreno aquellos espacios abiertos y luminosos, con sistema eficiente de aire acondicionado y espacios verdes. "La automatización de las cortinas y el encendido paulatino de las luces están muy presentes y son muy buscadas", comenta.