Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La onda expansiva del coworking

WeWork, la cadena internacional de espacios de trabajo colaborativo que ya puso un pie en el país, abrirá una nueva sede en Vicente López y proyecta siete nuevos contratos para 2018.

La onda expansiva del coworking

Wework, la cadena internacional que ofrece espacios de trabajo colaborativo, servicios compartidos de coworking y acceso a una red de intercambio mundial, abrirá el 2 enero la primera etapa de una nueva sede en Buenos Aires. Será la segunda inauguración de la empresa en el país, que tomará el edificio completo Open Office Mil, desarrollado y construido por Grupo Portland sobre el corredor de avenida Del Libertador en Vicente López. Se trata de un edificio a estrenar, triple A, de 14 pisos y 12.000 m2 de superficie que cuenta con certificación Leed y fue proyectado por el estudio MRA+A.

"La demanda explota, estamos abriendo la primera fase con 100% de ocupación. Hay muy poca oferta de oficinas pero somos la opción más viable para los próximos años. La gente que viene a trabajar acá no vuelve nunca más al formato de oficina tradicional. Es una modalidad que cambió, la gente quiere interactuar y conectarse. Wework no es una compañía de coworking, creamos comunidades", aseguró entusiasmado Patricio Fucks, CEO de WeWork para Latinoamérica, ex dueño de la cadena Fën Hoteles.

Con esta apertura la firma duplicará su oferta actual, que es de 2.304 puestos de trabajo en la torre Bellini de Esmeralda al 900, en el centro porteño. En este edificio de 24 pisos y 12.500 m2 de superficie -cuyo corte de cinta se concretó en mayo de este año- WeWork ya tiene todo tomado por profesionales independientes, start ups, empresas medianas y grandes, como la cadena hotelera Wyndham y de turismo Almundo, entre otras. Sobre la composición de su cartera de inquilinos, el ejecutivo contó que "a nivel mundial más del 20% son compañías y ese número está creciendo cada vez más. Esto desmitifica un poco la idea de que esto es solo para freelancers. La gente busca darle calidad de vida a los empleados".

Proyectos

Pero los planes de la cadena global de coworking no quedan allí. Aspiran a firmar otros siete contratos antes de fines de 2018 para instalar nuevas sedes de la compañía en el área metropolitana, que significarán rentar entre 70.000 y 80.000 m2 nuevos. Para ello están a la caza de edificios que tengan como mínimo 6.000 m2 rentables, aunque prefieren tomar torres de 10.000 a 12.000 m2. En todos los casos, necesitan plantas libres de más de 600 m2 y que los propietarios de los edificios estén dispuestos a coinvertir con la compañía: deben afrontar como mínimo la mitad del monto necesario para abrir el edificio y montar las instalaciones de la cadena. Los contratos de renta de las torres los firman por 15 años y subalquilan los espacios de trabajo por mes, con tarifas que en Torre Bellini arrancan desde $ 3.200 por persona.

Al respecto, Fucks opinó que "muchas empresas prefieren venirse a WeWork y alquilar sus propias oficinas porque hay mucha flexibilidad. No se necesita tener contrato por 10 años, invertir en decoración ni estar atado. A medida que se vayan vaciando oficinas nosotros las iremos tomando, somos los mayoristas que podemos vender a minoristas, por decirlo de alguna manera. Acá está muy fuerte el mercado de oficinas porque hubo poca inversión en los últimos años, con lo cual hubo muy poca vacancia y se ve una reactivación muy intensa del mercado".

En cuanto a proyectos de nuevas aperturas de WeWork en el país, la empresa mira con especial interés los alrededores de Plaza San Martín donde está su actual torre, Congreso, Barracas, Parque Patricios, Palermo y Núñez, entre otros barrios. A futuro también podrían expandirse a Córdoba y Rosario, que serían las primeras capitales provinciales en ser elegidas.

"Empezamos a mirar para todos lados porque evidentemente funciona. Soy muy optimista con el mercado de real estate en general y con la Argentina. Nos interesan todos los lugares donde haya densidad de oficinas y que la gente vaya a trabajar pero primero creceremos fuerte en Buenos Aires y después empezaremos a ir al Interior", confirmó Fucks.

Respecto al mercado local de oficinas, Fucks consideró que la subasta de octubre "para vender los terrenos públicos en Catalinas será una matanza. Han venido inversores de afuera y todos quieren entrar ahí y llevárselos. Esa zona obviamente está cantada, Puerto Madero se seguirá consolidando y en el corredor norte Libertador no entra ni una aguja, ya está todo tomado".

"Si bien en el resto de Latinoamérica hubo sobreoferta de oficinas en los últimos años, se construyó mucho. No así en Buenos Aires, por lo cual todo lo que está bueno, lo agarramos. Hay menos oferta así que lo que empezamos a hacer ahora es firmar con developers que sabemos que tendrán edificios listos dentro de 12 ó18 meses", explicó Fucks.

El nuevo desafío que planean encarar en la Argentina es el lanzamiento de Welive, un sistema estilo coliving cuyo valor agregado es generar comunidades de convivencia, finalizó Fucks.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar