Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La nueva generación de arquitectos

Quiénes son los socios jóvenes de grandes estudios que ya cuentan con varios años de experiencia y trabajos internacionales. Cómo piensan la profesión a futuro y en qué áreas están focalizados.

Eugenia Jasson Hardie es una las más jovenes del estudio Bodas Miani Anger. A los 16 supo que quería estudiar arquitectura en la UBA y desde entonces no la paró nadie. Su llegada a BMA se dio mientras cursaba su última materia. Hoy, con 26 años, integra el equipo de Martín Bodas en el área de proyecto y cuenta que lo que más le gusta de su trabajo es que los proyectos cambian de tipología y de escala. "Me divierte la variedad", dice. Su primer trabajo fue la ampliación de un Museo en Colombia de 3000 metros cuadrados, y uno de los aprendizajes en esa experiencia fue el trabajo con el sketchup, el programa de modelado que sigue siendo un aliado para trabajar en volumen 3D.

Habituada a trabajar en emprendimientos para diferentes países, señala que lo primero que hay que tener en cuenta es la relación con el entorno y, por supuesto, saber escuchar a los clientes y sus necesidades.
Consciente de los tiempos que corren, dice que el principal desafío que enfrenta la arquitectura es el enorme crecimiento de la población y cómo abastecer la necesidad de vivienda para todos y al mismo tiempo cuidar los recursos.

Para ella, las claves de la sustentabilidad están en el uso de materiales reciclables y en una vuelta a los principios básicos de la buena arquitectura: las ventilaciones, que los proyectos estén bien orientados al sol y la recolección de agua de lluvia, entre otros. "Aplicado a Buenos Aires, creo que con nuestros recursos podemos llegar a lograr algo bueno, vernáculo", resume. Al referirse a las tendencias, plantea que los edificios híbridos, con la mayor cantidad de usos, pisan fuerte. También señala que cada vez se trabaja más con grandes terrazas y balcones.

Inspirada por arquitectos como Steven Holl y Peter Zumthor, le interesa explorar la arquitectura desde lo sensorial. Buenos Aires es su ciudad favorita, y ama descubrir joyas arquitectónicas en cada uno de sus barrios, además de los grandes íconos como el Kavanagh, el ex Banco de Londres de Clorindo Testa o el Teatro Colón. Un tema en el que le gustaría trabajar es la inclusión y la vivienda social. "Creo que es un tema pendiente y me gustaría aportar mi granito de arena", dice.

Hay equipo

El estudio Mario Roberto Álvarez se convirtió en la mejor escuela para Mario "Bimbo" Álvarez, Hernán Bernabo y Fernando Sabatini, los tres socios que hoy lo conforman. Cada uno un hizo su camino para llegar a la profesión: Mario Álvarez respiró arquitectura desde su nacimiento y pasó la infancia jugando en las obras mientras su padre las recorría; Hernán Bernabo recorrió el camino y la vocación desde su formación técnica en el secundario y para él la universidad y el ingreso al estudio fueron una continuidad; y Fernando Sabatini, nacido en Parque Leloir, encontró su pasión por la arquitectura a través de sus paseos al centro de Buenos Aires. Entre ellos hoy se genera la alquimia necesaria para complementarse y llevar adelante el estudio fundado por uno de los arquitectos más reconocidos del país.
 

Sabatini cuenta que los conceptos que guían sus proyectos surgen de lo analítico: "La arquitectura está llena de teorías, pero somos profesionales empíricos y nunca creímos demasiado en los "ismos", modas o teorías. Lo dogmático a ultranza puede forzar proyectos en pos de generar algo meramente formal o estético. Sentirse liberado genera mas desafíos y creatividad que los mandatos de las publicaciones de ‘vanguardia’". En estos días, el estudio está finalizando Madero Riverside en el predio vecino a Madero Office, otro trabajo del estudio, y el primer edificio de oficinas certificado Leed en el país.

La nueva generación de MRA+A cuenta que lo que más los apasiona de la arquitectura es la posibilidad de modificar y mejorar la realidad a partir de la arquitectura y el urbanismo. "Me emociona y divierte ver los edificios funcionando, la gente en ellos, entrando, saliendo, viviéndolos, y pensar que somos un poco artífices de sus destinos", dice Sabatini y plantea que la mayor satisfacción llega cuando los usuarios están contentos con el resultado.

Aires de renovación

El arquitecto Rodrigo Grassi llegó a Aisenson hace diez años a través de ASN Noise, una especie de "lado B" del estudio, creado para dedicarse a la investigación y el desarrollo de nuevas ideas. "Se generó una sinergia muy interesante entre este espacio de creación y el taller tradicional del estudio: ASN noise aportó un enfoque experimental, y tomó la rigurosidad en el diseño, la perfección de las plantas y la documentación que caracterizan al estudio", cuenta Grassi.

El equilibrio entre creatividad y tradición tuvo buenos resultados. Desde su nacimiento, ASN Noise dejó su huella en 60 concursos nacionales, provinciales e internacionales: fueron galardonados 30 veces (en el concurso del Banco Ciudad, por ejemplo, salieron segundos detrás del estudio de Norman Forster) y obtuvieron 15 primeros premios. Desde su primeros tiempos Grassi fue creciendo dentro del estudio y sin abandonar "el lado B", junto a Pablo Pschepiurca y María Hojman, comenzó a participar como aquitecto asociado en otros proyectos de Aisenson.

Para Grassi, la buena arquitectura se define por combinar vocación de innovar con racionalidad y rigurosidad. "Me gusta que las obras reflejen un pensamiento pertinente, criterioso, y que sean creativas. Le doy mucho valor a aquello que no expresan tan elocuentemente. Lo que uno tiene que descubrir es lo que más me atrapa", afirma, y celebra la variedad de proyectos y escalas en las que trabaja el estudio, al cual define como muy vivo en su dinámica.

Confiesa algunos secretos para pensar la arquitectura: "Siempre es muy importante entender el ámbito en el que operamos. No se trata de hacer una arquitectura autoreferencial y estridente. Hoy trabajamos en un concepto que denominamos "desfragmentación" del paisaje de las ciudades. La Argentina, por ejemplo, tiene una gran tradición arquitectónica y quizás en los últimos tiempos se está mirando mucho hacia afuera, y acá no siempre se pueden implementar esas metodologías". En este sentido, concluye que una de las búsquedas más interesantes es la vocación reparadora del tejido y los elementos urbanos.