Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Constructores por herencia

Con historia familiar en el real estate, Andrés Neumann, Alex Sakkal y Martín Nadler fundaron NS Desarrollos. Quieren convertirse en referentes del mercado de oficinas en Parque Patricios.

Amantes de los desafíos, los socios de NS Desarrollos, le escapan a las zonas tradicionales y hacen su apuesta en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios, una plaza que empieza a crecer de la mano de las empresas que mudan sus sedes allí. Con inversiones de más de U$S 22 millones, la compañía cuenta con algunos de los mejores edificios que le pintan una nueva cara al barrio.
"No somos el desarrollador que le apuesta a la zona con menor riesgo, la consolidada. Nos divierte poder estar en el Sur de la Ciudad y uno de los grandes desafíos que motoriza a la compañía tiene que ver con ir detectando el lugar que puede llegar a tener impacto en la valorización de la tierra y el metro cuadrado", explican desde NS Desarrollos.
A pesar de que juventud puede ser sinónimo de inexperiencia, nada de eso tiene que ver con Andrés Neumann (29), Alex Sakkal (27) y Martín Nadler (24), que se reunieron en 2012 para reciclar un viejo galpón industrial en la calle Pedro Chutro al 3100.
Los jóvenes empresarios que se conocían desde chicos venían con cierto background aportado por la historia familiar de cada uno. Neumman, cuyo padre encabeza el estudio de arquitectura corporativa Neumann-Kohn, se encarga del área de obra, contratación de gremios, proveedores y optimización de los proyectos. Sakkal, quien también viene del ámbito del real estate, tiene a cargo la parte contractual y las estructuraciones. Nadler es el más joven, pero cuenta con un amplio expertise en el mundo industrial: su familia es la dueña de la empresa de termos Lumilagro y es quien se encarga de la administración financiera. Hace poco más de un año se sumó al proyecto Pablo Saubidet (50), presidente de IPLAN, y uno de los hacedores de Fibertel.
Luego de ese primer galpón que reciclaron, los emprendedores avizoraron el crecimiento de la zona y la posibilidad de hacer una empresa desarrollos corporativos. "El primer emprendimiento fue un negocio a corto plazo y no lo pensamos como empresa", confiesa Nadler. "Fue sobre la marcha que empezamos a ver el largo plazo. Ni siquiera pensábamos en hacer inmuebles verticales", agrega.
Así llegó la primera oportunidad con Tesla Patricios I, un edificio de 2900 m2 en Caseros 2602, donde invirtieron US$ 4,5 millones. Ubicado sobre la intersección de Av. Jujuy y Av. Patricios, la obra finalizará en agosto próximo. Cuenta con 10 plantas libres de oficinas de entre 80 y 275 metros cuadrados. Entre quienes se instalarán en los próximos meses se encuentran el estudio de auditoría San Martín, Suárez y Asociados, Crystalis Consulting, IMR y Dridco.
Los desarrolladores tienen planes ambiciosos. "Aspiramos a tener un rol protagónico con la transformación edilicia de la ciudad de Buenos Aires y hacerlo a través de una empresa de alto impacto", indica Neumann. "Nos pensamos a futuro como una de las tres desarrolladoras inmobiliarias de la Argentina", agrega.
La participación del Estado para revalorizar la zona y propiciar la conversión del barrio en un polo para las empresas tecnológicas potenció la inversión en los últimos años. La exención impositiva ofrecida se transformó en el principal atractivo para las empresas. Por esta razón ya se mudaron 176 firmas, en su gran mayoría, nacionales.

Ubicaciones clave

La desarrolladora procura elegir las mejores ubicaciones para sus emprendimientos. "Es condición indispensable tener las mejores locaciones del barrio y, además, estar cerca de las estaciones de subte. Como esto no es ni Belgrano ni Palermo, queremos que nuestros proyectos sean los más representativos de la zona", afirma Sakkal.
NS financia con capital propio la compra de la tierra. Luego la obra se capitaliza con la preventa y el respaldo de la propia desarrolladora.
En materia de edificaciones, el sello distintivo radica en ser edificios concebidos de adentro hacia afuera. Si bien la zona no permite torres de lujo, los desarrolladores cuidan mucho las terminaciones y los materiales. "Lo funcional está muy cuidado y desde lo estético vamos un pasito adelante de lo que se realiza en la zona", indica Neumann.
Según fuentes municipales, una vez que estén concluidos los proyectos en construcción, el Distrito Tecnológico contará con 151.000 m2, con una inversión total de $ 1000 millones. En los próximos dos años, este monto crecerá un 70%. Debido a ello, el Gobierno de la Ciudad extendió hasta 2034 la exención impositiva.
Con el foco puesto en el ámbito corporativo, donde el valor del m2 oscila en los u$s 2.500, los próximos pasos de la desarrolladora no contemplan, por ahora, emprendimientos residenciales. "A diferencia del mercado residencial, lo corporativo trasciende al producto en sí mismo, por eso nos atrae mucho. Estamos acostumbrados a la interacción con ese tipo de cliente, entendemos su necesidad y por eso nos fuimos especializando en este sector. Hoy en día la zona se está haciendo mas conocida y los prejuicios que existían con respecto a la ubicación o seguridad, poco a poco, quedan atrás. La gente empieza a verla como viable, ya que es un lugar que está a 15 minutos del Centro", dice Saubidet. "En Zona Sur no hay desarrolladores de renombre. Nosotros ambicionamos dejar nuestra marca urbana aquí", concluye.
Lorena Guarino

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar