Asoma la moda de los eco hoteles

De a poco, la oferta local de los establecimientos se acoge a los requerimientos del mercado turístico internacional cada vez más exigente. En junio se inaugurará en la Argentina el primer hotel urbano sustentable de Latinoamérica.

El perfil de un consumidor cada vez más comprometido con el cuidado del medio ambiente ha llevado a los establecimientos hoteleros a adoptar prácticas de ahorro energético y una prestación de servicios para el turista con un marcado perfil ecológico y sustentable. La tendencia que asomó en el mundo también alcanzó a la Argentina, un destino que de a poco se acoge a los nuevos requerimientos del mercado turístico internacional. De hecho, desde mayo del año pasado entró en vigencia el Programa de Ecoetiquetado de Hotelería Sustentable del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT). "Es el más específico y completo, pues evalúa requisitos de todas las áreas de la sustentabilidad. El programa concede a los establecimientos certificados en tres niveles: inicial, avanzado y de excelencia. Y, al estar reconocido por el Global Sustainable Tourism Council (GSTC), nos permite afirmar que está al nivel de los más importantes del mundo", relata Sergio González, director Ejecutivo de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT). A su vez, el ejecutivo revela que ya hay 60 hoteles de la AHT que están a-dheridos y solo dos cuentan con la ecoetiqueta. Para septiembre, la expectativa es que la mitad de los recintos que están dentro de este programa puedan obtener el sello voluntario. En relación a los ahorros, argumenta que "se ven reflejados en los costos operativos del hotel: agua, energía eléctrica, gas y otros combustibles para el caso de la iluminación, que es uno de los puntos que más consumo de energía representa, el uso de luminarias de bajo consumo y el aprovechamiento de la luz natural permite reducir más del 30% y en el caso de LEDS se puede llegar al 80% del consumo eléctrico. O, para el agua, la instalación de sistemas de bajo consumo en duchas y baños permite disminuir el consumo en algunos casos de hasta el 50%". Agrega que, según encuestas recientes, "un 90% de los turistas elegiría alojarse en un hotel sustentable en la actualidad, y que el 30% de las empresas buscan para sus viajes y eventos de negocios hoteles socialmente responsables; y más de un tercio de los clientes estaría dispuesto a pagar más por su estadía en un hotel eco-responsable". González reconoce que "si bien resulta más costoso (por el uso de nuevas tecnologías), en el mediano y largo plazo esta inversión se compensa por el ahorro en costos operativos y, en algunas regiones, en reducción impositiva. Y si estas acciones de sustentabilidad se incorporan a la estrategia de marketing del hotel, puede atraer nuevos clientes".
En tanto, Carlos Grinberg, presidente de Argentina Green Building Council (GBC), organismo que promueve la construcción de edificios sustentables y la certificación LEED, sostiene que a la fecha no hay ningún hotel con el estándar LEED en el país, y que "uno o dos" están en proceso de obtenerla. En casos concretos, Palo Santo es el primer hotel urbano sustentable de Latinoamérica. Se inaugurará en junio y es un edificio concebido desde sus orígenes como íntegramente sostenible con el fuerte objetivo de reducir el impacto medioambiental."Fue reconocido por la AHT y la FEHGRA como el mejor proyecto hotelero sustentable a nivel nacional", destaca Fernando Martín, gerente General de Palo Santo Hotel, quien admite dos ventajas económicas. Por un lado, a nivel operaciones, existen ahorros palpables, como en energía, agua, operaciones y hasta en un impuesto como el ABL. Por otro lado está la demanda. Los consumidores tienen una fuerte inclinación a productos que enseñen un honesto compromiso social. Otro caso es el de Home Buenos Aires, el establecimiento que forma parte de la Red de Turismo Responsable. "Reemplazamos el 80% de nuestra luminaria a bajo consumo o tecnología LED. También reemplazamos la calefacción a gas de nuestra piscina a energía solar", explica Patricia O´Shea, gerente del establecimiento. Banyeliz Muñoz