Una librería online saca provecho de la cuarentena

Las ventas de Bookshop.org crecen debido a que las tiendas físicas están cerradas y las prioridades de Amazon cambiaron debido al covid-19 

Una librería online saca provecho de la cuarentena

Una pequeña librería online que se lanzó en enero tuvo un suceso inesperado en estos días debido a que el coronavirus alteró el mundo de los negocios.

Bookshop.org, un sitio de comercio electrónico que ofrece libros impresos desde librerías independientes, comenzó hace dos meses con muy poca visibilidad y una ventas de libros cercanas a u$s 4000 por día.

Pero con el cierre de las librerías físicas y con Amazon que ha disminuido los envíos de productos no escenciales y tiene la mayor porción en el mercado de libros, Bookshop logró una facturación de u$s 140.000 en ventas diarias.

Debido a este estraño momento, esta start-up se ha transformado en un raro suceso en tiempos del Covid-19.

"Si lanzábamos la empresa dos meses más tarde, esto no habría sucedido", dijo su fundador Andy Hunter, quien cree que tendrá ventas anuales cercanas a u$s 60 millones si el virus mantiene a la sociedad en cuarentrena. "Tratamos de avanzar con esto. Pensábamos que era urgente porque Amazon estaba creciendo demasiado rápidoI, pero no me di cuenta, por supuesto, que esta pandemia estaba llegando".

Hunter creó Bookshop con la ambición de frenar el dominio de Amazon en el mercado de los libros. "with the ambition of taking on Amazon's dominance of the book market. "Se trata de preservar la industria", dijo. "Usamos tácticas de Silicon Valley para tratar de mantener las cosas como estaban".

La influencia de Amazon en el sector se ha inflado en los últimos años. El grupo ha respondido por el 52% de las ventas de libros en Estados Unidos en el mes de octubre, de acuerdo con Codex, una empresa de investigación de mercado.

Hunter, un veterano publicista que fundó anteriormente el sitio Literary Hub, recaudó menos de u$s 1 millón para las librerías que realizaron la inversión, incluida la American Booksellers Association (Asociación de librerías americanas) y el "billonario" Will Hearst.

La premisa de Bookshop es simple: un sitio de internet cristalino donde las librerías puedan sumar sus inventarios para venderlos a los consumidores online. El sitio trabaja con la distribuidora Ingram, que está a cargo de los envíos, y divide sus ingresos entre las librerías, Ingram y los editores. En total pierden cerca del 75% de sus ganancias en pagos y cuotas, dice Hunter.

Cerca de 420 librerías independientes se sumaron a la plataforma desde que abrió. En tanto, los envíos de libros de Amazon disminuyeron, según señalan algunos editores. La empresa de e-commerce dijo que "su foco está puesto en recibir y enviar productos de alta prioridad que los consumidores necesitan en este tiempo".

Aunuqe ningún sector saldrá inmune de la recesión, la industria del libro es la que tiene mayor resiliencia que cualquier otro negocio de comunicación o entretenimiento, como cines, debido a que la cuarentena en casa propicia nuevas lecturas para realizar. Los lectores en EE.UU. compraron 32 millones de libros impresos entre el 8 y el 28 de marzo, lo que representa sólo el 1% menos que en el mismo período del año pasado, según la NPD BookScan.

Bookshop no puede competir con los precios de Amazon y su programa de envíos "Prime" y es probable que las ventas declinen cuando la pandemia termine.

"El mercado de libros se ha consolidado en dos tipo de consumidores: "los indie y los usuarios de Amazon", dijo el ejecutivo de una empresa investiga el mercado editorial. "No se ve que los consumidores 'indie' continúen las ventas online cuando esto termine".

Por ahora, Bookshop saborea el momento, y Hunter se muestra optimista. "Si esta cuarentena se queda un tiempo más, podremos hacer un cambio permanente en la conducta de los consumidores".

Shopping