Pymes industriales alertan por subas de hasta el 50% en dólares en costos de materia prima

Así lo expresó Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos, tras alertar por subas de hasta 50% en dólares en los costos de las materias primas. 

Rosato, de IPA: “Si no se revierte esta situación, vamos a tener tres meses muy duros”

Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), alertó por aumentos en los precios de las materias primas de sectores sensibles para la producción nacional que rondan entre el 10% y el 50% en dólares. Estas subas, advierte, se dan por la escasez de insumos derivados de la economía circular y por la caída de la oferta para su importación mundial. 

El industrial manifestó su preocupación ante situaciones puntuales que reflejan el estado de situación de muchos sectores pymes, que se enfrentan ante crisis de oferta-demanda del mercado, así como también a situaciones de especulación, de parte de grandes empresas con control monopólico del mercado, sostiene. 

Este escenario será parte del análisis y debate en las comisiones virtuales que se implementaron para la organización del Primer Congreso Industrial del Consenso Nacional del Trabajo y la Producción, en donde los empresarios, los sindicatos de trabajadores y las organizaciones sociales mantienen un “fluido diálogo con los funcionarios del Gobierno”. 

En un mano a mano, el presidente de IPA analizó estos temas y los desafíos pendientes para las pymes industriales de acá a fin de año 

Daniel Rosato, presidente de IPA.

Ante el aumento de precios de materias primas sensibles para la producción nacional, ¿qué se puede hacer para revertirlo? ¿Está en conversaciones con el Gobierno?  

Estamos pensando que acá hay que ir a la Comisión Nacional de la Defensa de la Competencia porque lo que los insumos de producción nacional no deberían aumentar en esa proporción en dólares. Creo que hay que plantear un acuerdo con las grandes empresas para que puedan proveer o ver en dónde están las dificultades para abastecer al mercado local. 

Con respecto a las importaciones, a lo que viene del exterior, esto es política, negociación, porque el problema es mundial. Las prioridades en abastecimiento están orientadas a atender el mercado de los Estados Unidos, Europa y Asia. Realmente, América latina no está considerada una prioridad. Entonces, hay mucho, producto de la pandemia no se puede hacer. Con el Gobierno estamos conversando, hay una gran preocupación y estamos evaluando una reunión para tener respuestas de estos temas que estamos planteando.  

De no revertirse, ¿cómo va a impactar sobre el consumidor final?  

De no revertirse esta situación, entendemos que vamos a tener tres meses muy duros, si sigue este problema de abastecimiento y que, sin ninguna duda, terminará impactando en la góndola. En un porcentaje menor, pero termina impactando en la góndola. Por eso es fundamental el acuerdo con las grandes empresas productoras para ver de qué manera se puede llevar adelante un sostenimiento de precios en los insumos difundidos. 

¿Cuáles son los rubros más afectados? 

En realidad, son varios. En el rubro plástico, se verificó una falta de insumos que desató el aumento de precios en toda la cadena, y que afecta a los productos que llegan a la góndola. Por caso, el polipropileno de fabricación nacional sufrió una reducción de la oferta del 30% debido a que la única productora enfrenta una ausencia de abastecimiento por parte de las petroleras. La escasez produjo un doble efecto: el valor del insumo de polipropileno se incrementó 10%, y aun así existen clientes que atraviesan por situaciones de desabastecimiento. 

Pero también los fabricantes de productos de electrónica, los electrodomésticos, de la industria automotriz están afectados porque la materia prima, que es importada y no se fabrica en el país, es la que está escaseando, no está viniendo y eso puede generar justamente un desabastecimiento importante con un aumento de precios.  

Otro sector es el de acero, que a nivel nacional aumentó un 25% y en algunos casos más también. Este aumento es en dólares y no está habiendo faltante. Esto es circunstancial. Esto no es para siempre pero momentáneamente va a traer dificultades y ya está trayendo en muchos sectores. Ocurre también en la construcción. No están entregando hierros para la construcción porque hay faltantes. Son los problemas que se están viendo en el sector del papel, del plástico, en el sector automotriz, en el maderero. La madera maciza también está con faltante y aumento, producto de la pandemia.  

¿De qué modo se puede solucionar? 

 

Creemos que una de las maneras que puede ayudar mucho es a través del diálogo, del consenso con diferentes sectores y para ayudarlos plantear y potenciar en cada sector de la industria, resolviendo los problemas que tienen, que en muchos casos son problemas de la pandemia. Pero, a partir de la reactivación que hoy estamos teniendo, hay que potenciar las producciones locales y ver la dificultad, cómo resolverlo. para eso es importante el diálogo. 

Al frente de IPA, así como industrial, ¿cuál es su perspectiva para el sector industrial pyme de acá a fin de año? 

 

De aquí a fin de año vemos que la reactivación es una realidad. Se ha puesto en marcha una gran parte de la industria y a medida que se va abriendo una parte, la apertura del mercado se está, estamos viendo cómo los sectores se están reactivando. En algunos sectores, como la industria textil y el plástico, están trabajando al 80%, en otros casos a full. Quiere decir que, sin ninguna duda, la situación, poco a poco, está mejorando y el único inconveniente que estamos visualizando tiene que ver con el problema de las materias primas, que es un problema a nivel mundial, es un problema que los productores no están dando abasto con las entregas, pero entendemos que, en tres meses, para fin de año, se puede comenzar a regularizar. 

Atravesó ya otras crisis económicas argentinas, ¿cuán distinta es esta, si se la compara con otras situaciones, como 2001? 

Hemos atravesado crisis que tienen que ver con un problema de competitividad, donde nos han afectado las importaciones. La Argentina no estaba en condiciones de competir y eso siempre ha perjudicado a la industria local. En este caso es diferente porque la problemática es a nivel mundial, y de alguna manera antes estaba la posibilidad de que no se producía en la Argentina, se producía afuera. Hoy el problema es que no se consigue afuera tampoco en estos momentos, producto de la pandemia. La situación es diferente debido a que tenemos que solucionar algunos problemas, en los cuales el Gobierno está trabajando. Y creemos que una de las soluciones que podemos llegar a tener es la posibilidad de financiamiento, que la posibilidad de financiamiento sea una realidad y que podamos hacerlo a una tasa baja para poder hacerle frente a la salida de esta pandemia, que nos ha pegado muy fuerte. 

¿Qué tipo de medidas cree que ayudarían a reactivar al sector? 

Tienen que ver con que venimos planteando, el compre argentino, el compre nacional para que esto ayude a sustituir importaciones y recuperar parte de la industria que hemos perdido, también, con compra de equipos que se pueden fabricar en el país y hoy se están importando. También el financiamiento a tasa blanda es fundamental, ir trabajando por una legislación impositiva que consista en la eliminación de los impuestos distorsivos que hoy tienen las pymes para ser más competitivas, la legislación laboral para mejorar la generación de empleo a las pymes, donde también tenemos que rever costos como ART. La industria tiene un promedio muy alto en la Argentina y eso no lo hace muy competitiva tampoco y también, lógicamente, cómo incentivar las exportaciones, que nosotros venimos pidiendo reintegro a las exportaciones y que ayudarían mucho a gran parte del sector pyme, sobre todo, de consumo masivo, que puede ubicar muy bien sus productos a nivel Mercosur, que son muy reconocidos los productos argentinos. Estas son algunas de las medidas que podemos llevar adelante para avanzar estratégicamente en una reactivación partiendo de la unidad nacional pyme, que venimos planteando y donde también estamos llevando adelante el primer congreso general industrial del consenso del trabajo y la producción, que es muy importante para acompañar al Gobierno en las políticas públicas que hacen al desarrollo industrial y la generación de triple empleo. 

Shopping