La pandemia fuerza a las empresas a la digitalización

por  Pablo Boruchowicz

Socio de PwC Argentina

1
La pandemia fuerza a las empresas a la digitalización

Los efectos del Covid-19 tienen un gran impacto en los trabajadores y las empresas y ha puesto a prueba la capacidad de trabajo en red para minimizar las consecuencias económicas.

Si bien las pymes son un importante motor del entramado productivo, producen riqueza y emplean mano de obra, son las que más sufren los vaivenes de nuestra economía. Según el ranking de preocupaciones de nuestro último sondeo de "Expectativas Pyme 2020", la presión tributaria (75%), altas tasas de inflación (74%) y volatilidad del tipo de cambio e imprevisibilidad (58%), conforman lo más complejo para llevar adelante cualquier actividad o emprendimiento. Si a ello le sumamos el contexto actual, cada empresa en particular debería hacer su propio diagnóstico y enfrentar nuevos desafíos para poder sobrevivir.

Las pymes están repensando su negocio y transitando el camino que va "del miedo" hacia "la previsión", acomodándose a la nueva realidad, usando la información disponible y tratando de desplegar una comunicación clara ante su personal, clientes y proveedores. Está claro que el panorama difiere según el sector, tamaño y la localización geográfica, pero en general todas están tratando de no aferrarse al pasado, enfocándose en el presente y rediseñando su futuro.

Para estas empresas la digitalización ya no es una opción y encuentra en el nuevo contexto su verdadero impulsor. Digitalizarse es apoyarse en las nuevas tecnologías para incluir nuevas formas de trabajo que lo ayudarán a ganar eficiencia, agilidad, productividad y calidad. Lo importante entonces es informatizar todos los procesos de la empresa que aporten valor a usuarios y clientes. Dependerá de la capacidad profesional del recurso humano disponible para llevar adelante esta tarea. Adaptación, gestión del cambio y seguimiento continuo de tendencias son tareas imprescindibles ante la permanente evolución de la tecnología.

En estos días, las pymes debieron recurrir al uso intensivo de herramientas digitales para poder sobrevivir y debieron gestionar procesos de producción en forma remota y promover el teletrabajo, entre otros. Esto hizo que reflexionen sobre la necesidad e contar con conexiones de calidad, dispositivos tecnológicos, soluciones reforzadas de ciberseguridad, al igual que otras herramientas para promover sus oportunidades de negocio (plataforma de comercio electrónico, medios de pago digitales, etc.).

Se están dando cuenta que la tecnología va más allá de tener páginas web o gestionar una cuenta en una red social. Se necesitan herramientas tecnológicas para diferenciarse de la competencia (soluciones de acceso remoto, software que le permita dar respuesta inmediata a sus clientes, herramientas de "big data", servicios de almacenamiento en la nube).

Nos enfrentamos a un mundo imprevisible, con consumidores más exigentes y las pymes deberán reinventarse, estimular el pensamiento disruptivo, y encontrar en la digitalización las herramientas para salir airosas ante esta nueva realidad.

Shopping