Invertir o no: cómo deciden las pequeñas y medianas firmas

La coyuntura económica obliga a las pymes a repensar, afinar la estrategia y aprovechar las oportunidades a la hora de arriesgar capital en un emprendimiento.

Invertir o no: cómo deciden las pequeñas y medianas firmas

Invertir o ahorrar suele ser una de las incógnitas más frecuentes entre los socios de las pymes. Pero, la pregunta sólo puede responderse luego de evaluar el estado y el momento de la empresa y así comprender cuál es el mejor movimiento a dar.

En la coyuntura económica y los vaivenes que la Argentina vive de manera periódica, tomar este tipo de decisiones requiere tener un plan de negocios explícito que advierta fallas y recompensas.

Sobre todo en el contexto actual, que impactó en la confianza de las empresas argentinas que buscaban repuntar al inicio del año.

Invertir o ahorrar

"Siempre decidimos reinvertir en el negocio. Y aunque depende del contexto y la situación de la compañía, es la estrategia que terminamos por aplicar. Por otro lado, en estos momentos en los que el país se encuentra en una situación compleja, existen oportunidades. Si somos inteligentes y despiertos, las podemos aprovechar para favorecer a la marca", señala Ariel Davalli, presidente de Chungo.

La inestabilidad financiera y el constante anuncio de diferentes medidas económicas impactó en las industrias de diversas maneras. Un ejemplo es el rubro vitivinícola, en el que la devaluación tuvo un doble efecto. Por un lado generó mayor competitividad para exportar, pero por otro se trasladó a los costos de insumos que aumentan en dólares.

"La vitivinicultura es un rubro que necesita inversiones constantes y en las que destaca la parte productiva. Las viñas son un ser vivo que no puede esperar o entender nuestro ánimo de inversión. Lo mismo sucede con los componentes de la cadena productiva en las bodegas. Al ser un negocio que hay que pensarlo en el largo plazo y que necesitan bienes de uso con renovación periódica como barricas o filtros, entre otros, no se puede dejar de invertir de manera constante", explica Ezequiel Naumiec, Gerente General de Bodega Alto Limay.

En la coyuntura económica y los vaivenes que la Argentina vive de manera periódica, tomar este tipo de decisiones requiere tener un plan de negocios explícito que advierta fallas y recompensas.

En la vorágine del cambio, una de las cuestiones más importantes son los espacios de trabajo. Y ahí es donde Uri Iskin, CEO HIT Cowork, encontró la oportunidad para crecer y apostar. "Seguimos invirtiendo y apostando por el país. Nuestro negocio, además de ser una disrupción en el mercado de lugares laborales y una categoría en crecimiento, es también contra cíclico debido a que ayudamos a las empresas a optimizar sus cuentas de espacios de trabajo", destaca.

Cuando comenzó el año, un informe que presentó el Centro de Economía Política Argentina mostró que durante el primer trimestre de 2019 los despidos y suspensiones ascendieron a más de 19.000 en relación a las cerca de 15.000 del año anterior. Estos números generan un panorama que, tanto inversiones, socios y dueños, deben considerar antes de invertir en el país.

Además, la Fundación Observatorio Pyme subrayó en su informe Coyuntural II 2019 que, por primera vez en un año y medio, las pyme manufactureras mostraron un aumento intertrimestral, leve pero no despreciable, de sus ventas deflactadas en un 2,3%. Este incremento fue liderado por las empresas medianas.

"En nuestra empresa, el factor que motiva la decisión de invertir es la recesión interna y el movimiento del tipo de cambio. En este sentido, el poco volumen de ventas en general y la falta de liquidez del rubro, hace que también surjan oportunidades de compras de bienes de inversión", comenta Naumiec y agrega que en el caso de su cadena productiva, hay varios componentes importados que requieren evaluar qué financiación propone cada proveedor y negociar con ellos.

Comprender dónde está el foco de la empresa y de qué manera puede alcanzar y afectar la crisis tanto al negocio, como a clientes y proveedores es fundamental para tomar la decisión de inversión.

"Depende mucho de la evolución de la marca y de la estrategia a mediano y largo plazo. El proyecto de inversión es el que nos permite tomar la decisión de si es el momento adecuado o no; sin este proceso no lo hacemos porque muchas veces sucede que quizás el retorno no sea el más conveniente pero si lo es para la estrategia comercial de la compañía", indica Davalli.

Coyuntura económica

Luego de la corrida financiera y las medidas que anunció Mauricio Macri, la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, se sumó a los anuncios para brindar nuevas iniciativas que fortalezcan a las pymes.

Entre las mismas, se destinarán alrededor de $ 400 millones para pequeñas y medianas empresas; además de implementarse un refuerzo en el Programa de Promoción, Preservación y Regularización del Empleo con beneficios de hasta $ 5000 por mes por cada persona empleada, con el objetivo de sostener los puestos de trabajo en territorio bonaerense.

Pasada la elección presidencial, muchos esperan por la continuidad o no de estas medidas tomadas en tiempos electorales.

Conociendo los riesgos -o parte de ellos- posicionar a la empresa un lugar diferente antes de asumir el riesgo de inversión es central. "Tenemos 46 años en el mercado y pensamos siempre el negocio a largo plazo. Esta claro, a lo largo de todos estos años hemos tomado decisiones que tal vez no fueron lo más adecuadas", indica Davalli.

En el mismo sentido, en el caso de Bodega Alto Limay, Naumiec acentúa la importancia de pensar en la historia para no repetir errores y sacar ventaja de los conocimientos adquiridos. "Por ejemplo, sabemos que el descenso de ventas locales y el hecho de que nuestro público consumidor no vacaciona en el extranjero como consecuencia del dólar alto, nos permite analizar y focalizar la venta de nuestros productos en el exterior y en el desarrollo del Turismo Enológico como nuestros pilares de desarrollo e inversión".

En el caso de Hit, para el año entrante planean abrir un nuevo espacio en Av Libertador y Manuela Pedraza, en una torre de oficinas premium con 8000 m2 de oficinas flexibles y servicios asociados, como auditorio, salas de reunión, work-café con terraza, espacios de entretenimiento y bienestar, entre otros. "Será un lugar único en Buenos Aires que buscará destacarse con un diseño de espacio y servicios de alto nivel", detalla Iskin.

Comprender dónde está el foco de la empresa y de qué manera puede alcanzar y afectar la crisis tanto al negocio, como a clientes y proveedores es fundamental para tomar la decisión de inversión.

Naumiec tiene planes en relación al crecimiento de la imagen de su marca: "buscamos crecer en calidad y en ganar torneos y medallas con nuestros vinos. Somos muy valorados para nuestros distribuidores en el exterior y creemos que la exportación en la única manera de tener dólares genuinos. Apuesto a que es de interés de todos que los negocios con el exterior continúen en expansión".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar