Brasil, el mercado que buscan las franquicias argentinas: lo que hay que saber antes de invertir

Con más de 210 millones de habitantes, el país vecino sigue siendo el mercado de consumo más grande de América latina. Consultores en franchising analizaron con El Cronista qué posibilidades de crecimiento hay para las pymes argentinas.

Brasil, el mercado que buscan las franquicias argentinas: lo que hay que saber antes de invertir

Aunque la economía se encuentra en un lento ritmo de recuperación, Brasil sigue siendo el mercado de consumo más grande de América latina, con más de 210 millones de habitantes. Con este marco de fondo, algunas franquicias argentinas ven la oportunidad de propagar su negocio en ese país pero, al tratarse de un mercado diverso y geográficamente disperso, el éxito no es tan fácil de alcanzar. ¿Qué potencial tienen las pymes de expandirse en Brasil a través del franchising? ¿Qué deben tener en cuenta antes de lanzarse a la conquista del mercado verdeamarelo?

"La gran diferencia entre las compañías que tienen éxito y las que no lo consiguen no está en qué exportan (como un producto, un servicio, una idea de negocio, etcétera) sino en cómo lo hacen", explica a El Cronista Pyme Germán Segré, administrador de empresas y abogado en Brasil, país en el que reside hace 35 años, y socio de Center Group, una compañía dedicada a la asesoría y el outsourcing de gestión administrativa, financiera y de comercio exterior.

El problema que enfrentan las pequeñas y medianas empresas argentinas son sus "limitaciones de presupuesto, de capacitación, de tiempo y de recursos humanos", enfatiza Segré. "Brasil es un país de dimensiones continentales y cobra muy caro los proyectos amateurs, salvo las excepciones en que apenas la suerte los lleva a buen puerto. Ser pyme no es problema, puede incluso ser un diferencial (pocos empresarios cuentan con mejor experiencia de supervivencia como una pyme argentina), pero para Brasil se debe tener un 'proyecto, confeccionado con información, con feedback, adaptación, con uno o más responsables que respiren el proyecto en dedicación exclusiva. Muy difícilmente un proyecto en Brasil tendrá éxito si el dueño pretende 'tocarlo de oído' desde la Argentina".

"Ser pyme no es problema, puede incluso ser un diferencial (pocos empresarios cuentan con mejor experiencia de supervivencia como una pyme argentina), pero para Brasil se debe tener un proyecto, confeccionado con información, con feedback, adaptación, con uno o más responsables que respiren el proyecto en dedicación exclusiva.

Los pasos a seguir

Al desembarcar en el país vecino, principal socio comercial de la Argentina, el presidente de la Asociación Brasileña de Franquicias, André Friedheim, recomienda una serie de pasos a seguir: "Conocer muy bien el mercado brasileño y la Ley de Franquicias. Iniciar un negocio aquí no es un proceso rápido, pero contar con un bufete de abogados de negocios y con una consultora especializada en franquicias ayuda a acelerar el proceso y reducir los riesgos".

En cuanto a la inversión inicial para abrir una franquicia en Brasil que requiere una pyme, "no es un proceso barato ni de realización en corto plazo. Se requiere un monto de capital considerable para este proyecto y una manera de reducir costos es tener un socio local en la forma de un maestro de franquicias (master franchising), por ejemplo", agrega el especialista.

En conclusión, la empresa debe ser capaz de demostrar su solidez en el país de origen, presentar un plan estructurado para el nuevo mercado y de apalancar el potencial y las diferencias de sus productos o servicios.

"Si bien el riesgo puede parecer más alto, el retorno vale la pena". Participar en ferias de franquicias puede proporcionar un entorno más confiable para los primeros contactos.

Según Roberto Russo, director de la Guía Argentina de Franquicias y especialista en franchising, el extranjero puede emprender en Brasil de dos maneras: "Debe tener una residencia permanente en el país y obtener una visa de inversionista o visa permanente, obteniendo el documento RNE - Registro Nacional de Extranjeros. En esta situación, necesita hacer una inversión en Brasil de unos u$s 40.000 y presentar un proyecto social para el desarrollo de la empresa".

La segunda manera es en caso de que el extranjero no resida en Brasil. "Necesita registrarse en la Receta Federal para obtener un documento llamado CPF - Registro de individuos y registrarse en el Banco Central de Brasil. Después, deberá designar a un representante establecido regularmente en Brasil (residencia fija)", comparte el especialista.

"No es un proceso barato ni de realización en corto plazo. Se requiere un monto de capital considerable para este proyecto y una manera de reducir costos es tener un socio local".

Existen algunas restricciones de actividad que el extranjero no puede realizar, como trabajar en el área postal, salud, finanzas, energía nuclear, entre otras restringidas a los brasileños nativos. Idealmente, "es necesario hacer un estudio técnico-legal del caso. Si el extranjero es de un país miembro del Mercosur, existe una tercera posibilidad de emprender en Brasil, ya que existe un acuerdo firmado".

Un caso práctico

Laundromat se inició en Rio de Janeiro en 1987, con dos locales. Uno estaba ubicado en la zona de Copacabana y el otro, en Flamengo, en esta ciudad continúa operando en el mismo local desde entonces. Esta lavandería de autoservicio llegó a Brasil en un proceso de expansión del Grupo Lave Rap, franquicia con gran expansión en el mercado argentino, en ese entonces. Después Juan Carlos López, accionista principal, vendió la operación en Argentina y se radicó en Brasil para focalizarse en su expansión en ese mercado.

En la actualidad, Laundromat cuenta con más de 100 unidades y pretende llegar a 500 unidades en los próximos cinco años.

"Para nosotros, el idioma no fue una dificultad, pero si las costumbres eran muy diferentes. En Brasil hasta hace pocos años la mano de obra doméstica y la costumbre de lavar la ropa en lavandería era y es todavía poco común ", comenta Nicolás López Lanhozo, director comercial de Laundromat, quien está radicado en ese país hace más de ocho años.

La inversión inicial en el año 1987 fue de u$s 2 millones, de los cuales un millón de dólares fueron en stock de máquinas.

En lo que respecta a la expansión de franquicias, aclara López Lanhozo, la Argentina tiene un gran potencial en distintos segmentos, pero con "el contexto actual macroeconómico, se torna difícil pensar en expandir. La falta de crédito y los valores inflacionarios hacen que sea muy difícil planificar o realizar inversiones a mediano o largo plazo. También, es imprescindible que se logre un consenso político para poder discutir y realizar modificaciones profundas en el área tributaria y laboral, de lo contrario no veo un futuro promisorio para este perfil de emprendedor".

Con el contexto actual macroeconómico, se torna difícil pensar en expandir. La falta de crédito y los valores inflacionarios hacen que sea muy difícil planificar o realizar inversiones a mediano o largo plazo.

Por otra parte, Mario Comic, gerente General de Francorp y especialista en el mercado del franchising, abre el abanico de posibilidades en otros países. "Hay mucho más desarrollo de marcas argentinas en Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Colombia y Chile, debido a que en Brasil, además de la barrera idiomática, hay una ley específica de franquicias, a las cuáles hay que adaptarse. Si bien no es imposible "es más complejo" y uno de los temas más críticos es lograr el partner ideal".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar