El emprendedor gastronómico que apostó por el delivery de caviar

El emprendedor gastronómico que apostó por el delivery de caviar

Se lo suele reconocer por ser el único “caviar máster” de la Argentina. Pablo Pries, un verdadero bon vivant, tenía 33 años cuando, en 2003, comenzó su carrera como empresario gastronómico en Chile, tras una inversión inicial de u$s 30.000. Se formó en Relaciones Públicas, pero, como suele decir, se siente un “self-made”.

“Tuve gusto y pasión por la gastronomía desde que era pequeño”, recuerda, al frente de Gourmet Designers, compañía dedicada a la importación y exportación de alimentos, con especialidad en el universo del caviar, y representante exclusivo en el país de Calvisius, la firma europea productora de huevos de esturión más importante del mundo. 

De hecho, recientemente, desembarcó Centurión Caviar en la Argentina, marca elaborada por Calvisius, con las variedades Oscietra (esturión ruso), White Sturgeon (conocido como esturión de Pacífico) y Siberian

“La idea siempre fue dedicarme a algo exclusivo y, donde, además fuese el primero y único. Por eso, surgió la idea de ser especialista en caviar”, comparte en el marco de una entrevista concedida a El Cronista Pyme este emprendedor que, además, comenzó a producir caviar de caracol y a importar caviar de trufas y de salmón.  

“Centurión, con presencia en los Estados Unidos, surge como idea por la similitud del pez Esturión, que da vida al caviar. Así nace Centurion Caviar made in Italy, producido por Calvisius”, explica Pries, quien lleva más de u$s 50.000 de inversión, entre patentes, etiquetados y diseño, incluyendo lanzamiento de marca en los Estados Unidos

"Por ahora trabajaremos el mercado latinoamericano en su totalidad con posibilidad de expansión”, adelanta Pries. Y su idea es exportar directo desde Europa a otros países. “Es un trabajo lento y de dedicación. La primera fase contempla un road show por toda América latina. Vivo en la Argentina y planeo manejar la empresa desde acá, con viajes puntuales a destinos comerciales y de interés, así como a ferias y exposiciones relevantes europeas”. 

Especializarse en un nicho

 

Los primeros años de su carrera no fueron fáciles. “Los recuerdo como tiempos de mucho trabajo y de recibir muchos ‘no’ como respuesta. Jugaba en contra el hecho de que fuese un producto desconocido para la gran mayoría y dificultaba su alto costo para una muy segmentada franja de clientes”. 

Sin embargo, Pries fue aprendiendo los diferentes gajes del oficio. “Tuve muchas pérdidas al principio por desconocimiento. El vencimiento del producto fue uno de ellas. Y, en una oportunidad, perdí un embarque completo por culpa de la aerolínea, que había extraviado la documentación original de la carga. Demoré casi 45 días en retirarla, y finalmente se dio por perdida. En esa instancia, perdí u$s 20.000, que fueron una gran mella en mi crecimiento”. 

En septiembre, el emprendedor había cortado cintas del primer caviar bar del país, en el Gourmand Food Hall del Patio Bullrich. Pero la llegada de la pandemia de Covid-19 puso un freno a su crecimiento: “Tuvimos que cerrar y estamos atravesando pérdidas cuantiosas”, lamenta. No obstante, no bajó los brazos y, lejos de desalentarse, sigue atendiendo ventas particulares, intensificando el trabajo con clientes de manera personalizada. Incluso, redobló la apuesta: comenzó, también, a dar clases virtuales

Para este año, las proyecciones de crecimiento se desvanecieron a nivel mundial con la pandemia. “Estoy enfocándome en diciembre, que es un mes fuerte para nuestros productos, y en 2021”, completa Pries, que espera, para el próximo año, tener presencia en, al menos, cinco países con socios locales en cada plaza. 

Shopping