El cambio generacional como motor

El cambio generacional como motor

"A nivel mundial, más del 75% de las firmas son familiares. La cifra se incrementa a 90% en las pymes. Durante el traspaso generacional, desaparecen más del 70%". Así lo entiendo Silvia Batista, directora de la consultora Batista Duprat & Asociados. "Los retos más difíciles aparecen en esta etapa: entran en juego distintas miradas, intereses y necesidades de la generación fundadora y de la entrante", dice la especialista.

Se torna indispensable innovar en los procesos, motivar a los jóvenes y generar oportunidades de negocios. "La primera generación en una empresa familiar dura entre 20 y 25 años. Los cinco iniciales son vitales para mantenerse, consolidarse y crecer. La familia sostiene los espacios propios o resguarda el aspecto económico, pero solo los fundadores están implicados en la gestión. Con el involucramiento de la segunda y tercera generación y la profesionalización de sus órganos, se da la evolución de empresa de familia a familia empresaria", resume la también directora del Instituto Argentino de Empresas Familiares sede Bahía Blanca. Y agrega: "Asesorar y financiar emprendimientos representa una ventaja competitiva para la familia empresaria. Sean proyectos afines a su perfil o que no se condigan con él (por caso, una metalúrgica que invierte en el proyecto gastronómico de un chef que integra la empresa)".

Héctor Losi & Cía surgió en 1956 con un pequeño taller de tornería situado en la casa paterna del fundador, gracias al préstamo que Losi recibió de su padre. Once años más tarde, la refinería Isaura le encargó realizar un service de reparación de surtidor en Coronel Pringles. "Hoy nos abocamos al rubro del petróleo, refinerías, transportadoras de crudo y lo inherente a estaciones de servicios", afirma Myriam Losi, socia gerenta de la firma que ofrece ofrece surtidores, dispensadores, telemedición, bombas, picos, mangueras, accesorios, repuestos y filtros. Durante el traspaso de mando a la segunda generación, la empresa bahiense sufrió una profunda crisis a causa de la salida de un socio y familiar. "Sin la asesoría de una consultora no hubiésemos podido sobrevivir. Recurrimos además a la asistencia de un director externo y asesores de RR.HH. Fuimos formalizando sectores, roles y funciones; recibiendo asistencia en la gestión integral", completa.

En 2016 se incorporaron los jóvenes a la organización. Un año más tarde se firmó el primer protocolo. El 7 de julio de 2018 falleció Héctor Losi, a los 86 años. Ya con la tercera generación en la compañía, la empresa factura $ 150 millones al año. La distribución de marcas internacionales, la participación en eventos en el exterior y –próximamente- la importación directa de productos surgieron como oportunidades de negocios durante los traspasos intergeneracionales.

Por su parte, la Óptica El Tic-Tac surgió como una iniciativa de José Edreira en 1974 en General Pico. La empresa está integrada por 22 personas. Óptica, contactología, ortopedia, audiometría y rubros afines son su ámbito de acción. "Estamos en proceso de traspaso. Contratamos consultoría externa para que nos asesore", alega José Carlos Edreira, hijo del fundador, y menciona a la apertura de una sucursal y a la incorporación del área de fonoaudiología como nuevos negocios. "Con el ingreso de la generación más joven se marcaron mejor las responsabilidades", cierra.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar