Venden alimentos frizados y ya proyectan la expansión regional

Frizata es una empresa nativa digital que comercializa alimentos congelados a través de la web para particulares y ofrece, también, una propuesta de gift cards para empresas 

Crecer a pesar del coronavirus: en abril alcanzaron las ventas proyectadas a noviembre y a fin de año llegarán a Brasil

Si bien la pandemia de coronavirus está afectando a la economía global, algunos sectores pudieron encontrar una oportunidad de negocio o vieron impulsadas sus ventas.

Tal es el caso de Frizata, una compañía dedicada a la producción, comercialización y distribución de alimentos congelados, cebolla, zanahoria, choclo, brócoli, pizzas, rebozados y diferentes opciones de carnes, que hace poco incorporó una línea de productos prant based (100% sin componente cárnico), como nuggets que tienen el gusto y la textura del pollo pero que son vegetarianos y hamburguesas con textura de carne, sin componente animal. 

El aislamiento tuvo un impacto positivo en la compañía. Hoy, más que nunca, los consumidores necesitan opciones prácticas y seguras para resolver su comida de todos los días y Frizata les ofrece una variedad de 40 productos congelados que piden online, los reciben en su domicilio”, dicen Adolfo Rouillón y José Robledo, fundadores de la firma que opera en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, La Plata y Rosario, que planifica su desembarco en Córdoba para mitad de año y en Brasil, hacia fin de 2020

“Si bien la tendencia indicaba que el futuro de los alimentos era online, en la Argentina el e-commerce aún tiene una penetración baja. La coyuntura está acelerando estos cambios y nosotros estamos preparados para dar respuesta a la demanda. Por haber nacido digitales, no tuvimos que hacer grandes cambios como compañía, excepto acelerar nuestros procesos de producción”, sostienen Rouillón y Robledo, también emprendedores Endeavor. 

Hamburguesas de espinaca, una de las 40 opciones que ofrece Frizata

Además, a partir de la cuarentena Frizata sumó una opción de giftcards para empresas que quieran acompañar a sus empleados como beneficio durante el home office. 

Frizata, que emplea a 150 personas, nació a fin de 2019 tras una inversión inicial de u$s 10 millones, cuando estos dos emprendedores se propusieron romper con un modelo de negocios que tiene más de 70 años, al quitar a todos los intermediarios e ir directo desde la fabricación al hogar.  

“Esa desintermediación genera dos grandes cambios: productos innovadores de alta calidad y un ahorro de hasta un 50% respecto del supermercado”, comparten los socios.  

Desde diciembre a ahora, las ventas se multiplicaron por 10, y ya llegaron a casi 20.000 clientes, y apuestan a un plan de expansión para llegar a un mercado de 250 millones de personas, en 60 ciudades de América latina. “El primer paso es el desembarco en Brasil y luego avanzaremos con las principales ciudades de México, Chile, Colombia y Perú", adelantan. 

Palitos de pollo, otro de los alimentos que ofrece la empresa.

Emprendedores seriales 

La historia de Frizata comenzó, en realidad, en la década del '90, cuando Rouillón y Robledo, ambos rosarinos, se conocieron en la Universidad Austral, donde se graduaron en la licenciatura en Ciencias Empresariales.

Junto con otros dos amigos, en 1996 crean su primera empresa tecnológica, Amtec.net, una e-builder especializada en soluciones de comercio electrónico para grandes empresas.  

Esta compañía fue respaldada por Hicks Muse, un fondo de capital de riesgo basado en Texas, Estados Unidos, y llegó a tener 300 profesionales y operaciones en Argentina, Brasil y Chile. En 2001 fue adquirida por Neoris, el brazo tecnológico de Cemex, donde permanecieron en roles directivos hasta 2006. 

Un año más tarde, los emprendedores crearon su segunda empresa, esta vez basados en la visión de crear alimentos desde América del Sur para el mundo. Así nació Congelados del Sur, con el foco puesto en el desarrollo de alimentos congelados para grandes compañías alimenticias y cadenas de supermercados en América latina, durante los últimos ocho años.   

En 2019, inspirados en el modelo de negocio a demanda, surgió la idea de crear la compañía de alimentos del futuro: directo al consumidor con foco en sus gustos y preferencias.  

“La industria de los alimentos es un sector que en América latina se mantuvo igual en las últimas siete décadas: empresas que producen, venden, distribuyen y el consumidor los adquiere en una góndola. La conocida cadena de abastecimiento, o como solemos llamarla, de ‘encarecimiento’”, comentan. 

Y agregan: “A partir de la pandemia, vimos cómo la innovación estuvo puesta al servicio de cosas extraordinarias pero que no siempre ayudan a resolver problemas de la vida cotidiana. Frizata nació para responder la pregunta “¿Qué comemos hoy?” con una propuesta de valor completa en cuanto a la variedad de productos y la calidad, accesible económicamente y con una experiencia de compra sencilla e integrada, desde la fabricación hasta la entrega”. 

El modelo de negocios 

Frizata es una empresa de alimentos nativa digital completamente integrada, que llega directo al consumidor, sin intermediarios. “Nuestro foco está puesto en la experiencia del cliente y en la retroalimentación con ellos. Usamos la tecnología para escuchar sus gustos y preferencias y poder hacer cambios sobre los productos y la experiencia integral de elegir, comprar y recibir el pedido. Este concepto en la industria de los alimentos es algo muy innovador porque trabajamos con los alimentos como si fueran versiones de software que pueden ser modificadas y mejoradas continuamente”. 

Shopping