Coronavirus, más que una lección para las empresas

Hay pymes que tomaron las riendas de la crisis con acciones concretas para encontrar oportunidades aun en el caos

Coronavirus, más que una lección para las empresas

Ya lo había plasmado el artista uruguayo Juan Manuel Planes en sus obras sobre la fiebre amarilla: la crisis llama a la solidaridad social, hace que las personas se conmuevan y perturba tanto que despierta nuestros sentidos. El mundo pyme lo está experimentando: ninguna empresa, por más previsora que fuera, estaba preparada para semejante escenario. Pero, cuando parece que no hay nada por hacer, surge la creatividad y se potencian los lazos.

Carolina Doldán, fundadora de Change Agency, explica: "El Covid-19 brinda una oportunidad a firmas cuyos empleados pueden adaptarse a entornos de trabajo virtual pero que no lo hacían por un tema cultural. Si, como empresa, tenían en mente la necesidad de un cambio, es la mejor alternativa".

La marca de indumentaria We are Velvet, que nació hace siete años y tiene un equipo de 10 personas, se reorganizó a través del home office y se enfocó en la venta online: "La crisis nos está dando tiempo que antes no teníamos para pensar en nuevas estrategias de venta. Nos manejábamos solo con el showroom pero ahora potenciamos el shop online y redes. Ideamos un chat online como una asistencia virtual, y se potenció la venta", explica Macerena Basile, fundadora de la marca, quien destaca que, gracias a esta vuelta de timón, están pudiendo pagar gastos fijos. "Nos pusimos una meta de facturación diaria y la venimos duplicando. Es una meta para cubrir gastos y pagar sueldos".

Las mejoras en cuanto a programación y actualizaciones en sitios web son otros de los focos en los que ponen sus esfuerzos las pymes.

Para otras estructuras de trabajo más grandes, sin embargo, la situación no es tan simple. Pedro Cascales, vocero de la CAME, comparte: "En este escenario, la solidaridad es lo que más se activó en el sector, las pymes están donando, haciendo barbijos, colaborando de muchas maneras con otras empresas y con causas sociales concretas. Un emprendedor que tiene máquinas de impresión 3D está donando máscaras plásticas para hospitales públicos y rápidamente se logró conseguir los cartuchos necesarios para poder hacer 4000 máscaras más", explica Cascales.

Gustavo Guaragna, CEO de Snoop, desarrolladora de software con 90 empleados y presencia en Chile y España, además de la Argentina, comenta que desde 2006 vienen trabajando en la nube y eso les permitió volcar su experiencia para ayudar a las pymes con las que trabajan hoy, no solo desde lo tecnológico, sino en los cambios de hábitos, cultura y procesos.

"Este tipo de situaciones ponen a prueba los vínculos. Hicimos revisión de nuestras comunicaciones internas, usamos wordpress, para unificar la información oficial y disminuir el uso de WhatsApp, que ya explotaba", comenta Guaragna, y agrega: "Estuvimos reagrupando a los equipos en proyectos y nos enfocamos en servicios relacionados a seguridad empresarial online. Las crisis hacen crujir las estructuras, y lo bueno es que, lo que hasta ahora no había podido lograr la transformación digital, lo pudo hacer el coronavirus".

Doldán añade: "Nos enfrentamos a una lección de flexibilidad y agilidad; las empresas aprendieron aún más sobre herramientas digitales que ya venían usando pero que, ahora, valoran más".

Barbieri, especializada en construcciones a través del sistema steel frame, presentó las capacidades de su sistema de construcción en seco aplicada a la creación de módulos hospitalarios. Diseñó siete paneles básicos, que se pueden combinar. Walter Barbieri, director, dice: "Debemos asumir la responsabilidad empresaria que el mundo necesita".

A Jesica El Id, creadora de la marca de indumentaria para perros A Pata Suelta, la cuarentena la encontró en pleno lanzamiento de la temporada otoño-invierno y, a pesar de esta inesperada realidad, decidió presentar igual su colección a través de las redes.

"Pudimos reoganizarnos y nos enfocamos 100% en nuestra web, que desde hace tiempo necesitábamos actualizar", dice, y adelanta que recibió muchas consultas por calzado para perros, producto en el que la marca ya está trabajando.

Para algunas pymes, hablar de "aprendizaje" aún es difícil. Sin embargo, "hay resquicios por donde se filtra luz de aprendizaje al plano de la acción, sobre todo, en los pequeños quehaceres, inteligibles y accesibles, tecnológicamente, que permiten repensar un proceso para dar continuidad a la operatoria, digitalizar prácticas, considerar el homeoffice, reducir los tiempos de reuniones y volverlas más efectivas", expresan Diego Slobodianinck y Alejandro Zappe, directores de aqnitio. "En medio de esta incertidumbre económica y humana, hay mucho para capitalizar en aprendizaje".

Las oportunidades están y seguirán apareciendo, con más claridad y apertura para aquellas empresas que se mantengan activas y flexibles al cambio.

Shopping