Con el norte en balancear cuerpo, mente y alma

En 2011, Santiago Bras Harriott fundó Coaching Argentina, con la que ayuda a empresas y a individuos.

Con el norte en balancear cuerpo, mente y alma

Cuando tenía 34 años, Santiago Bras Harriott se animó a dar un salto. El joven, formado en metafísica, numerología, yoga y meditación, guiaba y daba herramientas para superar tiempos difíciles a sus allegados. Así, tímidamente, surgió en 2011 Coaching Argentina, que hoy emplea a ocho personas y mediante la cual atiende a más de 2000 personas en diversos países y brinda servicios también para empresas. A través de distintas técnicas, consigue el máximo desarrollo individual, generando cambios positivos en las personas, para lograr un equilibrio entre la mente, el cuerpo y el alma.

"Este es el negocio donde vibro, me sale del corazón, es mi deseo, es mi vibra. Con este negocio siento que ayudo a las personas a cambiar lo que necesitan hacer en su vida", comparte Bras Harriott, que tiene su propio consultorio en Recoleta y también ofrece servicios de consultoría indoor en las empresas. "Ya estoy trabajando en Chile hace cinco años, y cada vez se expende mas. También estoy trabajando en Bolivia, en Santa Cruz de la Sierra y en La Paz, y estamos entrando en Estados Unidos en breve". En este sentido, espera empezar a operar en Miami antes de fin de año. El siguiente paso estará puesto en México.

De cara a 2020, emprendedor planea formar la Academia de Coaching Argentina en modalidad online y presencial, con un grupo de docentes. Y en el próximo lustro imagina que esta tenga ya presencia en Uruguay y Chile, además de la Argentina. A diez años, sueña proyecta a lo grande: conquistar América latina, con 100 empleados y queriendo expandir el negocio a Europa. "También, armando mi propio programa de TV", comenta.

Los primeros tiempos del emprendimiento los recuerda muy divertidos y desorganizados. "Lo vivía con adrenalina porque trabajaba prácticamente solo, organizaba mi agenda y me hacia unos líos tremendos. No sabía qué consultorio me tocaba. Era parte del aprendizaje para hacerme conocido", recuerda Bras Harriott, con casi 30.000 seguidores en Instagram.

"Poder mostrar y ayudar a las personas que pueden hacer su propio emprendimiento, su propio camino, enseñar a que se conozcan y amen, disfruto darles herramientas para que crezcan, para lograr lo que quieran. Enseñar el equilibrio entre cuerpo-mente-alma".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar