Cinco desafíos para la post cuarentena

Las pymes se preparan para un escenario de freno del consumo, medidas sanitarias novedosas y crisis financiera.

Cinco desafíos para la post cuarentena

Golpeadas por la caída de la actividad, las pymes en la Argentina necesitan saber cómo seguir operando. Cuáles son los principales desafíos que deberán atender cuando se levante el aislamiento social.

1 MACROECONOMÍA COMPLEJA

Hace dos años que el país está en recesión. Hoy se le suman restricciones físicas a la actividad productiva. "Cuando salgamos de la emergencia sanitaria, seguiremos con los mismos problemas previos", dice el economista Martín Kalos. Esto se da en una macro con alta incertidumbre sobre la salida de la pandemia, la renegociación de la deuda o el esquema de salida de las tarifas congeladas, entre otros temas. Camilo Tiscornia, economista y director de C&T Asesores Económicos, señala que el aumento del gasto público tendrá graves implicancias en el déficit fiscal. Y habrá que observar cómo se equilibran dos variables de la inflación: los efectos de la emisión y la recuperación del consumo. De todos modos, hay algunos amortiguadores que, según Amilcar Collante, economista de Cesur, podrían frenar el espiral inflacionario: la caída del precio del petróleo, el congelamiento de tarifas y un cese en la puja distributiva al ser prioridad entre los asalariados mantener sus puestos de trabajo.

Las crisis recurrentes y la falta de previsibilidad dificultan el desarrollo de las pymes. Sus dueños no tienen previsibilidad en el mediano plazo sobre variables que son claves para pensar un esquema de negocio. Entre ellas, el tipo de cambio para las que tienen que importar insumos o exportar productos y/o servicios, el salario real, la apertura o barreras que puedan existir al comercio exterior, los efectos de la macro local sobre sus proveedores, clientes y empresas asociadas y su capacidad para crecer al ritmo que las pymes necesitan.

2 DESEMPLEO

Un efecto de la parálisis productiva de las últimas semanas será el aumento del desempleo. Si bien el Gobierno implementó medidas para que las pymes cumplan con el pago de salarios, esa asistencia alcanza a una porción muy reducida del sector. Tiscornia prevé que no será fácil recuperar la mano de obra perdida durante la cuarentena. "La recuperación de la actividad será muy gradual", dice el economista, y algunas empresas empezarán a replantear su propia estructura. "En algunos casos, el trabajo virtual les ha mostrado que no necesitan tantos empleados", agrega. Ambos fenómenos se traducen en una menor demanda de trabajo.

3 CAÍDA DEL CONSUMO

Una consecuencia directa de la precarización laboral es la pérdida de poder adquisitivo. Esto trae un tercer desafío para las empresas: una retracción en el consumo. Dado que la salida de la cuarentena será lenta y progresiva, algunos sectores tardarán más en reactivarse. Collante señala que entre los más afectados se encontrarán los sectores de turismo, entretenimiento y gastronomía. Otras industrias complicadas serán petróleo y automotor. La movilización de personas se mantendrá limitada por lo que estos sectores seguirán perjudicados.

Alfredo Blousson, director en Eseade, indica que los consumos que sí persistan se volverán 100% digitales. "Las pymes que no logren digitalizar sus procesos de compra se quedarán afuera", dice. El consultor espera un crecimiento acelerado de los servicios de delivery, especialmente en alimentos y limpieza. Las pymes deberán hacer más foco en la reactivación de sus ventas que en sus procesos productivos. De todos modos, habrá sectores que no lograrán los mismos ingresos que antes. Esto aplica para las pymes autopartistas, industriales de plástico y madera, las textiles, entre otras.

4 ADAPTACIÓN SANITARIA

Otro aspecto es la incorporación de medidas de prevención por la pandemia. Esto significa implementar cambios en los procesos productivos y en el vínculo con clientes y proveedores. "Se tendrá que evitar la aglomeración de personas en los puestos de trabajo. Muchas fábricas están organizando su fuerza laboral en dos turnos", comenta Blousson. Del lado de los clientes, las pymes deberán prestar más atención al cuidado sanitario que les ofrecen. "No es lo mismo hacerlos buscar un producto en la sede central que llevárselos a domicilio", agrega Kalos. La seguridad sanitaria será un valor. "La pyme que logre apropiarse de ese valor obtendrá una ventaja comercial y reputacional", asegura.

A nivel interno, "el home office llegó para quedarse", asegura Blousson. Las pymes se están dando cuenta de que es posible gestionar a la distancia y encima abaratar costos. Las que todavía no se adaptaron a esta forma de trabajo deberán equiparse con la tecnología para habilitar en el corto plazo un teletrabajo efectivo, además de capacitar y organizar a sus empleados bajo esta nueva modalidad y tal vez crear nuevas metas y estrategias motivacionales.

5 RECOMPOSICIÓN FINANCIERA

Las pymes que logren sobrevivir a la cuarentena se encontrarán con un alto nivel de deuda. Tendrán que hacerse pagar las moratorias impositivas, los crédito, sus intereses y los pagos a proveedores. Aún más complicadas estarán aquellas que ya estaban apalancadas como tomadoras de dinero antes de la crisis sanitaria.

Shopping