Capacitación: las universidades redoblan sus programas online

En tiempos de pandemia, una buena opción para prepararse para un futuro complejo es la formación y las academias se muestran como aliadas estratégicas

Capacitación: las universidades redoblan sus programas online

Es difícil encontrarle el lado positivo a la pandemia, sin embargo, en tiempo de cuarentena se abre la posibilidad del estudio, de la capacitación, como alternativa para aprovechar el tiempo. Aunque para los emprendedores, empresarios y directivos de pymes es mucho más. Es un camino necesario para afrontar lo que se viene en materia económica.

La oferta de las universidades para acceder a este tipo de cursos se fortaleció en los últimos años y hoy existe una variada gama para optar. Y aunque es cierto que la crisis provocada por el virus desorganizó el primer semestre educativo en todos los niveles, la segunda parte del año llega con los programas de educación a distancia más aceitados y con una población que comienza a acostumbrarse al uso de esas herramientas.

LO QUE LAS PYMES NECESITAN

El mundo de la pospandemia será desafiante para las pymes por la crisis que deberán remontar y por lo que dejará como cambio cultural, aunque desde la academia señalan que no es más que una profundización de lo que ya estábamos viviendo.

"La pandemia aceleró un proceso en el cual ya estábamos inmersos. Este mundo VICA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo) requiere por parte de las pymes la aceptación y adecuación a este cambio de paradigma. Aspectos tales como transformación digital, el teletrabajo, los medios de pagos digitales, data analytics y la omnicanalidad, deberían ser algunos de los drivers centrales a tener en consideración", sostiene Juan Manuel Cottini, director de Departamento de Administración y Ciencias Sociales de la Universidad CAECE.

Alejandro Mohamad y Federico Colombo, director de Ingeniería Industrial y coordinador de Extensión de Ingeniería de UCA, respectivamente, señalan que "en momentos como estos, de crisis-oportunidad, la peor elección es quedarse quietos, sobre todo por los cambios de paradigmas. Además, el mercado ya comenzó esta "transformación digital". Tanto clientes como proveedores, e incluso empleados, la han incorporado en todas sus actividades, desde las compras y las ventas hasta el home office".

Por eso señalan que las pymes tienen la oportunidad de enfocarse en tres perspectivas: digitalización de los procesos y documentación, inteligencia de negocios y análisis de datos y comercio electrónico.

Para Guillermo Fraile, profesor de IAE Business School, "quizás lo que más demanden en esta etapa los empresarios es capacitarse en los procesos que deberían desarrollar para pensar de manera innovadora y sin quedar aferrados a modelos de negocio de un pasado exitoso. Aparecerán nuevos mercados, productos y servicios que deberán descubrir y ofrecer a partir de las experiencias adquiridas hasta ahora. Esto implica el desarrollo de capacidades y actitudes que quizás no estaban aún incorporadas en el equipo directivo de la organización y que van a exigir un modo de trabajar diferente".

Desde UADE ponen el foco en las herramientas para reactivar los negocios. "Las capacitaciones vinculadas al análisis de datos cobran mayor importancia pues permite la subsistencia y progreso del negocio", remarca Jorge Rodríguez, secretario de Posgrados.

UNA ALIANZA ESTRATÉGICA

En este mundo, la demanda de la capacitación es cada vez más fuerte y las universidades remarcan la importancia de una alianza con las pymes.

"Es importantísimo el trabajo conjunto. Nos reunimos con empresas y generamos programas que les permitan cubrir sus necesidades. de capacitación. Las acompañamos brindándoles nuestra capacidad de generación de contenidos y formatos necesarios para que desarrollen habilidades", señala María Eugenia Pérez, directora ejecutiva de la Escuela de Innovación del ITBA.

Desde Caece señalan la potencialidad de este vínculo. "La Universidad debe generar propuestas y espacios de interacción permanente con estos actores. En una sinergia debe generar un alto grado de impacto en la sociedad", plantea Cottini.

Fraile, de IAE, por su parte, da cuenta de la capacidad que la academia tiene para ofrecer tiempo de reflexión a los empresarios y espacios para compartir experiencias. "Esto demanda una universidad que esté muy cerca de las necesidades concretas de sus participantes para ofrecerles visiones que quizás, en el día a día, suelen pasárseles por alto", acota.

Silvina Miceli, directora de Programas Corporativos de la Escuela de Negocios de la UCA, remarcó incluso el rol proactivo que tienen las universidades. "No sólo investigamos y transmitimos conocimientos y habilidades, sino que pensamos el futuro en conjunto con las pymes. Hoy el conocimiento es construido entre todos, ya nadie tiene la voz del saber".

A DISTANCIA

Las experiencias que los centros académicos tomaron en los últimos años en materia de educación digital fue clave para que la crisis no impidiera el normal desarrollo de las actividades.

Pérez dice que si bien es cierto que la pandemia los tomó por sorpresa, la universidad ya contaba con los recursos para afrontar los desafíos que se presentaron. "Organizamos la oferta académica y la adaptamos al formato virtual" y "logramos que los alumnos no perdieran ni un día de clases". "Nuestra oferta se mantendrá 100% virtual para el segundo semestre y estamos planificando mantener para el ciclo 2021 ambos formatos".

CAECE también llegó preparada a esta instancia. Desde hace más de diez años que ofrece educación a distancia y forma parte del Sied (Sistema Institucional de Educación a Distancia) aprobado por la CONEAU que habilita, no sólo a dar clases en línea, sino también a poder realizar evaluaciones en forma virtual.

María Carolina Dams, directora de Programas e Innovación de IAE Business School, remarcó la estrategia de acompañamiento a los alumnos que no pudieron acceder a las clases presenciales y sobre todo a la comunidad empresaria. "Pusimos a disposición el espacio IAE/CERCA, destinada a la comunidad empresarial y ejecutiva, con contenidos abiertos a través de webinars y una biblioteca de contenidos".

Por su parte, Rodríguez destacó por su parte la rápida respuesta que tuvo UADE. "La experiencia adquirida en educación virtual y el esfuerzo por parte de los docentes, colaboradores y directivos posibilitó que ágilmente pasáramos a la modalidad virtual, sin perder un solo día de clases". Y plantea que, a pesar de que el segundo cuatrimestre dependerá de las resoluciones oficiales, afortunadamente nos encuentra mejor equipados y capacitados para todos los escenarios"

Miguel Ángel Schiavone, rector de la UCA, también destacó la rapidez de reflejos de su institución y señaló coincidió en que la educación virtual llegó para quedarse. "Ya existía en la UCA como una estrategia educativa antes de la pandemia, con tecnología y capacitación de profesores, pero la pandemia obligó a que se suspendieran las clases presenciales y toda la educación se concentró bajo la modalidad virtual. Con el fin de la pandemia no vamos a descartar la educación virtual. La dosificaremos en un justo equilibrio con la presencialidad y el contacto humano tan necesario en estos días. Los alumnos no van a perder el año ni vamos a poner en juego la calidad de la educación que brindamos" aclaró.

Shopping