Alianzas digitales: cómo llegar a nuevos consumidores

Son asociaciones temporales que se gestan en las redes sociales lideradas por la espontaneidad y la colaboración mutua. Tres casos revelan los detalles de esta modalidad en Instagram

Alianzas digitales: cómo llegar a nuevos consumidores

En medio de la crisis económica argentina, pequeños y medianos emprendedores que basan sus ventas en las redes sociales se unen virtualmente para llegar a nuevos consumidores. Mediante alianzas digitales, materializadas en sorteos o producciones publicitarias en conjunto, se promocionan unos a otros en sus perfiles comerciales para viralizarse y consolidar likes en sus cuentas.

Son asociaciones que pueden compararse con joint venture o empresas conjuntas, pero con reglas propias basadas en la espontaneidad y en un contrato de poca duración entre las partes. Es una modalidad que avanza entre vendedores que no desarrollaron un e-commerce y entre los que eligen a Instagram como su principal canal de comercialización.

Convencidos de los beneficios de estas colaboraciones, tres emprendedores de diferentes provincias del país le relataron a El Cronista Pyme los detalles de las experiencias que encabezaron para promocionarse en las redes sociales.

Ananá Oda es el emprendimiento de una pareja en Tucumán que, a un año de su fundación, ya encabezó dos alianzas digitales para impulsar la venta de las pantallas para lámparas que crean íntegramente a mano.

Para el último Día de la Madre, Virginia Iramian y Luis Enrique Correa Uriburu ajustaron detalles de la primera acción y se lanzaron en la organización de un sorteo que los unió a otras cuatro cuentas de Instagram, todas vinculadas al rubro de la decoración. Los resultados justificaron el despliegue: durante los primeros siete días del sorteo, Ananá Odá sumó 300 nuevos seguidores a los casi 3000 y las visitas al perfil de la empresa se cuadriplicaron, alcanzando hasta 5264 visualizaciones semanales contra una media de 950.

"Cada uno puso un premio sin tope de precios. Algunos emprendedores sí nos conocíamos y otros no. Uno empieza a seguir cuentas para buscar tendencias así que hice una selección en base a lo que a mí me hubiese gustado que esté en el sorteo y les mandé mensajes con la propuesta a los demás. No hay condiciones explícitas entre nosotros, sí decidimos hacernos publicidad subiendo historias a diario. Por ejemplo, yo posteo la foto del sorteo y también una imagen de cada socio para que mis seguidores los conozcan tocando los stickers o etiquetas y puedan ver qué hacen", explica Iramian.

Búsqueda de coequiper

A diferencia de Ananá Oda, que se asoció a compañías que también buscaban llegar a personas que se mudan porque "se casan, se divorcian o se independizan", los dueños de Rayito de Sol se agenciaron a un rubro absolutamente opuesto.

Desde Los Cardales, localidad en la provincia de Buenos Aires, Flavio Correa y Daiana Dicharze, ambos de 31 años, les venden cactus, suculentas y diversas plantas del interior a sus 1960 seguidores de Instagram.

"Nuestro aliado impulsó el sorteo desde el principio y aceptamos hacerlo con él. Es de Manzanares, a 20 kilómetros, y vende cacerolas y ollas de una marca conocida. Nosotros veníamos evaluando alternativas con rubros similares, pero una alianza con la competencia es más difícil aunque los que saben aconsejan hacerlo con ramas parecidas", remarca Correa.

El debut convenció a los dueños de Rayito de Sol de repetir esta modalidad con el mismo criterio para "romper un poco la identidad de consumo", tal como lo señalaron. "Aprendimos que las personas consumen lo que les interesa. Es decir, alguien al que le gustan los autos solo se entera en las redes de productos referidos a los fierros, por lo cual es difícil que se convierta en un potencial cliente. Pero ese fanático de los autos, con estos sorteos, ahora ya sabe dónde buscar el regalo de mamá por ejemplo", analiza el emprendedor.

El pacto oral

Tanto en el caso tucumano como en el bonaerense, las condiciones previas a los sorteos que establecieron las partes (como la duración de los mismos, el modo de participar, las formas de elegir a los ganadores, etcétera) fueron de palabra.

Nada quedó escrito de manera formal ni fue firmado. Los acuerdos solo quedaron archivados en los mensajes que intercambiaron para cerrar los tratos y coordinar, de este modo, la creación de los flyers web para la difusión.

En tanto, Sergio Barrionuevo, un emprendedor de Córdoba, señaló que para algunas producciones en las que varias marcas prestaron artículos para las sesiones fotográficas sí tipearon pautas con antelación en su oficina.

"Igual tomamos a las alianzas como algo muy espontáneo. Sabemos que están bien y nos han salido naturalmente. Somos conscientes de que nos han fortalecido muchísimo", enfatiza el emprendedor sobre Corazonada, su empresa de ropa que empezó como una feria hace 18 años y que en la actualidad produce sus propios diseños y prendas, sin perder la línea vintage con la que arrancó.

Barrionuevo considera que su alianza más efectiva fue la de sumarse a la promoción de una fiesta local que creció sin freno en el último año: "Nos unimos en formas de pensar, en cómo vemos a nuestros clientes. Sabemos quiénes son, entonces les hablamos con las palabras y las imágenes que sabemos que van a entender y con las que se van a sentir contenidos, protegidos e incluidos".

Así, su firma ya tiene más de 20.000 seguidores en Instagram, sin contar los números de la fanpage de Facebook.

El nuevo boca en boca

Correa, al frente de Rayito de Sol, aclara que, pese a que no se asesoran por un profesional de marketing digital, están en constante aprendizaje.

Desde la firma, buscan realizar capacitaciones online o talleres para entender la manera correcta de posicionarse en las redes. "Es una materia bastante compleja y con necesidades diferentes. De pronto, te encontrás viendo un tutorial de cómo editar imágenes, hacer videos, cómo publicitar. Tratamos de trabajar constantemente en eso", indica.

Por su parte, Iramain, de Ananá Oda, enalteció las virtudes de Instagram porque "tira las estadísticas gratis y ayuda al emprendedor a entender hacia dónde tiene que apuntar".

De igual manera, sostuvo que leer sobre el manejo de las redes ayuda para "encontrar tu nicho, ese segmento de mercado que es tuyo y donde tenés que operar".

"La plataforma digital es el nuevo boca en boca", asegura, Barrionuevo, poniendo foco en la trascendencia de las acciones de los usuarios y en la columna virtual de su empresa.

Por eso, y desde hace un tiempo, Corazonada incorporó una persona técnica en Marketing para recibir las propuestas de alianzas y supervisar las publicaciones. "Uno va leyendo siempre, pero esto tiene más de intuición que otra cosa. El nombre de nuestra marca lo dice. Y después hay que ordenar esa creatividad o intuición para cumplir objetivos", cierra.

En tanto, Adriana Bustamante, directora del Social Media Day en Argentina y fundadora de Digital Interactivo Comunicación, concluye: "Las redes son un canal que no se pueden dejar de lado.Hay que definir objetivos y el público al que quiero llegar. No es solo me abro un perfil y listo. Falta profesionalizar la actividad de alguna manera", precisa.

Shopping