Madre e hija lanzan un beauty bar y apuestan a la expansión

Con una inversión inicial de u$s 25.000, Miriam Ordoqui y Micaela Cavassa fundaron Depi Bar hace dos años. Ya cuentan con dos locales y planean un próximo corte de cintas.

Madre e hija lanzan un beauty bar y apuestan a la expansión

Los beauty bars llegaron para quedarse. Esta tendencia que se viene imponiendo en las grandes ciudades combina en un solo lugar algunos de los servicios y tratamientos que se ofrecen en salones de estética con la posibilidad de disfrutar de algún trago, merienda o bebida, como parte de una jornada de relax y bienestar. Hace dos años, tras una inversión inicial de u$s 25.000, Miriam Ordoqui, de 57 años, y su hija Micaela Cavassa, de 28, cortaron las cintas de dos locales de Depi Bar, su emprendimiento, especializado en depilación y cuidado de la piel, que crece bajo este concepto, con el que facturan unos $ 630.000 mensuales.

Madre e hija, quienes prevén abrir un tercer punto de venta en Palermo Soho en el corto plazo, inauguraron los dos locales -Barrio Norte y Microcentro- con un mes de diferencia a fin de 2017: el modelo de negocio había sido pensado como cadena y, por esa razón, les pareció importante poder planificar procesos escalables.

Así fue que se centraron en los siguientes focos para sustentar el crecimiento: fidelizar al cliente con promociones para ganar frecuencia de visita; aumentar el ticket promedio; e incentivar la venta cruzada entre los servicios; capacitar al equipo y generar una cultura de trabajo atractiva para que puedan crecer dentro de la empresa; y seguir invirtiendo en llegar a cada vez más locaciones porque entienden que la proximidad y conveniencia es clave para este negocio.

Docente y psicóloga social, Ordoqui ya tenía experiencia como emprendedora, dado que había fundado un centro de estética en Lomas de Zamora hace 18 años. Cavassa, en tanto, es licenciada en Publicidad, con experiencia en agencias de comunicación, retail y marketing de servicios.

"Apostamos a este sector porque nadie estaba hablando de depilación y teníamos el know-how de cómo hacer una técnica más amigable con la piel, con ingredientes naturales y una novedad en el país que era la depilación con hilos", recuerdan las socias, que planearon desde la identidad de la marca a la elaboración de los procesos de trabajo estables.

De cara al año que está por comenzar, madre e hija proyectan trabajar en la comunicación de la marca, mejorar la gama de productos que ofrecen como complemento de la depilación e incentivar las alianzas y eventos para agrandar la comunidad de clientes. En cinco años, el plan es expandirse a través de franquicias y en 10, ganar presencia en otras ciudades del mundo. "La apertura en otros mercados es un proyecto o un sueño a mediano plazo, tenemos muchos otros objetivos antes de enfocarnos en una expansión internacional", advierten madre e hija.

Este año, comparten las emprendedoras, están duplicando la facturación de 2018. "Con una nueva sucursal para 2020, apuntamos a volver a duplicar el próximo a pesar de la coyuntura económica".

El target principal de Depi Bar son mujeres, aunque cada vez se suman también más hombres.

"Tenemos distintos competidores en cada tipo de depilación pero no hay nadie más en el mercado que se especialice en el estudio y cuidado de la piel a través de la depilación. Ese es nuestro gran diferencial de marca", concluyen.

Shopping