Reinventarse en cuarentena: cinco tips para gestionar su pyme

Reinventarse en cuarentena: cinco tips para gestionar su pyme

Los empresarios pyme deben adaptarse a los cambios poniendo foco en sobrevivir en el corto plazo. Cómo reinventarse para acelerar la transformación de sus negocios luego de que salgamos del estado de cuarentena.

La pandemia por la aparición del virus covid-19 generó un cambio drástico en la forma de hacer negocios. Una abrupta, sorpresiva y repentina reducción del nivel de actividad general está generando consecuencias o externalidades de magnitudes aún no del todo dimensionadas.
Este cambio en las reglas del juego obliga a los empresarios en general, y a quienes lideran pymes en particular, a repensar la manera de gestionar sus empresas. Rápidamente deben adaptarse a los cambios poniendo foco en sobrevivir en el corto plazo y de qué manera reinventarse para acelerar la transformación de sus negocios luego de que salgamos del estado de cuarentena.
A través de esta columna, comparto cinco tips fundamentales para la gestión de las pequeñas y medianas empresas en el contexto actual:


1- Mindset 

Es necesario cambiar la mirada o la forma de pensar a partir de la cual tomamos decisiones. El mundo y el país ya no serán los mismos y debemos aceptarlo rápidamente para crear espacios y contextos desde donde encontrar oportunidades de negocio y poder generar los cambios que la organización necesita. Debemos soltar la pretensión de que todo volverá a ser como antes luego de la cuarentena, muy probablemente no será así.

2- Información + acción 

Es necesario poner el foco de la gestión utilizando información para el diseño de las acciones a ejecutar. Es clave que ambas se potencien y retroalimenten mutuamente. La información sin una acción inmediata pierde sentido por la vertiginosidad de los cambios y hacer sin tener información de referencia nos hace perder eficacia, esfuerzo y foco en el negocio. Por último, debemos priorizar la agilidad a la precisión en el proceso de generación de información. El tiempo vale mucho y debemos tenerlo presente.

3- Conversaciones con el ecosistema 

Nadie en nuestro ecosistema de clientes, proveedores y empleados es responsable de la pandemia ni de las consecuencias sobre nuestro negocio. Igualmente de cierto es que es poco probable poder salir de esta situación en soledad, por lo que debemos pensar en soluciones sistémicas. La salida es en equipo, es coordinando acciones con el ecosistema. Por esto es clave tener conversaciones efectivas con clientes, proveedores y empleados a fin de lograr compromisos ciertos, concretos y cumplibles que nos permitan estructurar soluciones a los problemas que se nos presentan, sobre todo, en la cadena de pagos y el volumen de actividad. Quienes mejor se comuniquen y coordinen tendrán una ventaja competitiva frente al resto.

4- Priorizar pagos de acuerdo al impacto sobre el negocio

La combinación de caída en el volumen de ventas más demoras en los plazos de pago está generando situaciones de fuerte estrés sobre los flujos de fondos. Ante esto, y asumiendo el cambio de reglas, debemos cambiar la forma de asignar prioridades enfocándonos sobre aquellos pagos con mayor impacto sobre el negocio y que nos permitan asegurar el principio de empresa en marcha. Debemos alinear nuestras acciones y decisiones con las nuevas prioridades del negocio.

5- Ayuda del Gobierno 

Los distintos niveles de gobierno están lanzando de manera continua planes de ayuda para empresas y profesionales. Si bien ante la magnitud del problema pueden verse como algo escaso o parcial consideramos muy importante el seguimiento y aplicación en los mismos como ayuda para el objetivo de mantener la empresa en funcionamiento durante la cuarentena y buscar minimizar impactos sobre la estructura de negocios. Minimizar la descapitalización es uno de los objetivos y toda ayuda es bienvenida.

La situación que enfrentamos es de un alto nivel de complejidad y magnitud, seguramente no visto aún. Sin embargo estoy convencido de que la inacción es una de las peores decisiones ante cambios tan importantes de contexto. El mundo cambió y con él la forma de hacer negocios. Debemos cambiar rápidamente nosotros también. No hay tiempos ni espacios para lamentos. La acción es el camino.

Shopping