Los retos que deja la pandemia para las pymes del turismo

La situación para las empresas del sector, en su inmensa mayoría pymes, es acuciante. El nuevo paradigma estará en el comportamiento de los turistas y habrá una renovada ponderación sobre los agentes de viaje profesionales

Los retos que deja la pandemia para las pymes del turismo

Nunca antes en más de 100 años de historia del transporte aéreo, la actividad se paralizó por completo en el mundo entero. Los efectos de una pandemia que no puede combatirse a tiempo y pone en riesgo los sistemas sanitarios de los países han sido determinantes.

El turismo parece ser el responsable de la circulación global del virus y se lo pone en un lugar nunca visto.

Esta situación marca un antes y un después. El nuevo paradigma estará en el comportamiento de los turistas y habrá una renovada ponderación sobre los agentes de viaje profesionales. En estas crisis, fueron los agentes de viaje los que han demostrado gran valor añadido al gestionar los servicios de sus clientes. Fue un abismo, los que resolvieron desde su casa u oficina por intermedio de una agencia, que además acompañó a los clientes en la incertidumbre, frente a aquellas personas, realizando llamados y largas colas que todos vimos frente a las oficinas de las compañías aéreas.

Deberemos comprender los nuevos requisitos de los viajeros y reformular estrategias con los gobiernos, las aerolíneas, los hoteles y demás prestadores de la cadena de valor.

La situación para las empresas del sector, en su inmensa mayoría pymes, es acuciante. No se vende un solo viaje, desde varios días antes que se impusiera el aislamiento al conjunto de la sociedad y al cierre de la frontera. Esto, sumado a reprogramaciones del 100% de los viajes de los próximos 90 días, equivale a cero ingresos y se requiere mucha espalda para sostener las estructuras, así y todo el Estado Nacional implemente medidas de ayuda.

La economía también es pandemia. Sí, en las cadenas de valor como la del turismo, existe efecto contagio. 

Como todos sabemos, la cuarentena no equivale a vacaciones. La sociedad merece tener certezas acerca de cómo se desenvolverá esta crisis y poder tener un panorama completo acerca de cómo y cuándo programar sus merecidas vacaciones.

Un mínimo de previsibilidad parece ahora mismo lo más necesario para el sector para que las empresas vuelvan a tener ingresos. Y en cuanto eso suceda, será clave el precio de los billetes de avión. Con el barril del petróleo tocando mínimos y las flotas en tierra, es lógico pensar que habrá grandes ofertas de viaje.

En líneas generales se viaja por trabajo, por familia, por estudio y por ocio. Pero, ¿para qué sirve viajar?

  • Viajar reduce el estrés y aumenta el bienestar emocional.
  • Viajar fortalece la autoestima y permite ejercitar el cerebro.
  • Viajar fortalece el corazón y genera felicidad.
  • Viajar mejora la predisposición para afrontar problemas.

Exhortamos a los gobiernos a cuidar la industria del turismo con acciones concretas mientras la pandemia pase. Es muy importante: uno de cada 10 empleos en el mundo son por el turismo.

¿Qué esperamos de vos? Que pienses a dónde viajarás en cuanto sea posible. 

(*) El autor es también gerente de TKT.Travel y es conductor del programa de televisión Modo Avión

Shopping