Coronavirus: los desafíos pendientes para las empresas del turismo

Coronavirus: los desafíos pendientes para las empresas del turismo

El impacto de la crisis por la pandemia de coronavirus tiene a la dimensión económica como protagonista, pero también a la social: nunca antes, en más de un siglo de historia de aviación comercial, las operaciones internacionales se han detenido, con decenas de miles de personas que aún no pueden volver a sus hogares en el mundo entero.


Hasta el covid-19, 1 de cada 10 empleos en el mundo es por Turismo. Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), para las aerolíneas, las pérdidas serán de al menos u$s 250.000 millones.

 
Lo cierto es que para todas las empresas de la industria habrá un período de 180 días con cero ingresos y existe una imposibilidad cierta de reembolsar servicios contratados con anterioridad a la pandemia, por riesgo de mantener con vida a la cadena de valor turística.


Cuando ocurrió la emergencia de la crisis, se comprobó una especie de “sálvese quien pueda”, en lugar de ejercer una actividad sostenible en el tiempo. Es grave la falta de coordinación entre los Estados ante la crisis, mediante organismos como la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) y la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Desde mi experiencia, la crisis se contiene:

  • Creando un fondo anticíclico en los buenos tiempos. Este fondo también puede ser mediante la inversión en otras actividades que permitan apalancarnos cuando la crisis llega.
  • Eficiencia en los recursos, hay que cuidar el dinero y en qué se gasta en la organización.
  • Una mejora de procesos que garantice la trazabilidad del negocio.

Ahora bien, ¿cómo nos reactivamos? Con estas claves:

  • Hay que poner foco en la imagen, ser creativos y pensar en positivo. El mensaje al cliente debe ser que nunca es mejor momento para viajar que el ahora.
  • Hay que cultivar y cuidar el know how de los equipos de trabajo.
  • Ser una organización de políticas versátiles frente a la crisis, priorizando la calidad del servicio y dando cuenta de la calidad de los servicios sanitarios de los destinos y de cada uno de los prestadores de la cadena de valor.

¿Cómo será el turismo que vendrá?

  • Sin duda, habrá nuevos requisitos y comportamiento de los consumidores.
  • La recuperación plena de la capacidad aérea ofrecida hasta el covid-19 demandará dos años desde que estalló la crisis.
  • Habrá una nueva ponderación de los agentes de viaje profesionales, quienes han demostrado una vez más el valor de su servicio en tiempo de crisis.
  • Existirá una preferencia por el turismo de disfrute de la naturaleza.
  • Los planes de promoción turística de los destinos tendrán en uno de sus ejes las garantías sanitarias de los servicios turísticos.
  • Para los consumidores, nada estará más claro que el mejor momento de viajar será el ahora. Será clave para todos los actores del ecosistema turístico aquella frase que dice “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.
  • El precio seguirá siendo determinante a la hora de escoger un destino. El gran interrogante es qué pasará con los precios de los pasajes de avión, ahora que el barril de petróleo toca mínimos históricos de precio.

Es momento también de que la sociedad y el Gobierno tomen en serio a la actividad turística, no solo por su importancia en términos económicos, sino también por la importancia que tiene en el bienestar de las personas. 
¡A esta actividad debemos cuidarla entre todos!
 

(* el autor es también gerente del tour operador TKT.Travel) 

Shopping