Volvió de España para emprender en el país y creó un negocio basado en la cocina casera

Guillermo Saloiña, Christian Delfino, Gonzalo Delfino y Alan Delfino comandan Cookinando, una firma que emplea a 14 personas y provee comidas caseras, sin conservantes ni aditivos, envasadas al vacío y ultracongeladas. 

Volvió de España para emprender en el país y creó un negocio basado en la cocina casera

De joven, realizó varios cursos en lo que creía que sería, simplemente, un hobby. Pero, en cierto momento, decidió que, finalmente, iba a convertir su pasión en un negocio y un modo de vida. Guillermo Saloiña viajó a España. Estuvo durante seis años trabajando para distintos restaurantes y empresas de catering en Madrid y Barcelona. Aprendió. Conoció. Recorrió. Sin embargo, decidió volver. Y aquí, en la Argentina, montó su primera firma de catering, QuickCheff, mientras empezó a darle forma a lo que sería, con el tiempo, Cookinando.  

En ese momento, Saloiña tenía 35 años y pasaron cuatro hasta que pudo concretar la idea inicial, en 2019. Hoy, junto a Christian, Gonzalo y Alan Delfino, comanda una compañía, integrada por 14 personas, con la que provee comidas caseras, sin conservantes ni aditivos, envasadas al vacío y ultracongeladas. “Brindamos una solución rápida y fácil a las comidas de la gente. Tus comidas listas en cinco minutos”, comparte. 

Para comenzar a operar, los cuatro invirtieron ahorros, que se destinaron a la adquisición de la cocina, los equipos de frío y de envasado al vacío. 

Desde sus inicios, los protocolos de seguridad, higiene, sanitización y cuidados fueron muy rigurosos por lo que, en tiempos de pandemia, maximizando esas tareas de higiene y desinfección y aplicando las nuevas normas de distanciamiento, pudieron seguir produciendo, en un estado de casi normalidad habitual. 

Cookinando ofrece más de 30 platos caseros envasados al vacío.

"En términos generales, la pandemia de Covid-19 no nos impactó negativamente. Hubo que lidiar con la preocupación del desconocimiento del virus. Por suerte, operamos en un rubro donde se mantuvo la actividad, y en cierta forma, a partir del concepto que comercializamos, nos encontramos con una gran demanda por parte del público, brindando una solución para que las personas puedan stockear sus freezers con comidas variadas sin tener que ir al supermercado o salir de sus casas”, sostiene el emprendedor gastronómico. 

Cookinando es una empresa principalmente digital. ¿Cómo funciona? Desde la página de Cookinando o desde las redes sociales, los clientes eligen platos a comprar (entre los principales hay más de 30 opciones, como arroz verde con mejillones y berberechos, bondiola en cocción lenta con puré de batata, lomo al malbec con puré de papas, mac &cheese con albóndigas de ternera; hay opciones ‘fit’, tartas y postres), se coordina la entrega para dentro de las 48 horas hábiles, se coloca agua a hervir y, dentro de la olla, se ingresa el pack durante cinco minutos.  

La pandemia postergó la inauguración de su primer local, de modo que hoy sus primeros canales de venta son la página web, así como los perfiles en Instagram y Facebook. "Esperamos se normalice pronto esta situación de pandemia para finalmente poder inaugurar nuestras sucursales y así estar más cerca de la gente", sostiene. 

Shopping