Una solución para evitar los rayos en los countries

Alari 3, división de la firma familiar Valls, ofrece seguridad permitral y sistemas antirrayos

Una solución para evitar los rayos en los countries

Con una trayectoria de 70 años, Valls, una firma familiar, se posicionó en el sector ganadero y, a través de Alari 3, fundada en 1994, apuesta a la seguridad. Alari es división que se desprende de Valls. "Se mueve en otro ambiente, es otro formato comercial. Esa marca requería de recursos especiales. Lo rural seguía por otra vía", asegura Guillermo Valls, gerente Comercial de Alari 3 Seguridad + Protección. Su sobrino, Gustavo Valls, director de Valls y cuarta generación de la familia dentro de la empresa, dice: "Por una decisión estratégica, se le da una visión diferente de negocio que separa a Alari como una entidad dentro de Valls. Se generó una dinámica propia, incorporó recursos técnicos y comerciales dedicados a esa área".

Alari es pionera en equipamiento anti-rayos, basado en la patente Nº 1266.17 de 1916 de Nikola Tesla, que evita la formación de rayos generando un escudo en el área a proteger. Los Valls dieron con Armando Chifarelli, que tenía parte de esa patente. Él había logrado conseguir una patente mejorada, pudo hacer un producto reciclado y obtuvo el sello verde. "La seguridad anti-rayos nace de lo que es el core de fabricación de negocio, los electrificadores de cercas. Esa tecnología requirió inversiones mucho más importantes porque hubo que conseguir esa representación afuera e importarla", aclara Guillermo Valls.

Tras analizar los tipos de accidentes que había, empezaron a trabajar en una premisa para hacer protección de personas en áreas abiertas. Los han contactado desde la industria ganadera para instalar la protección en feedlots y en tambos porque ambos tienen encierros nocturnos. Una falla puede significar una pérdida por encima de $ 1 millón sin contar el lucro cesante. Proteger un tambo puede costar $ 400.000 ya en funcionamiento. "El accidente de Villa Gesell en 2014 no tuvo alerta de actividad eléctrica. Si hubiese estado protegido el área pública, no pasaba. Vos podés poner un antirrayo en un parador, la acción se solapa y protege un radio más amplio", aclara el gerente Comercial.

Y continúa: "Es algo que se pudo haber prevenido. Si cae un rayo en un recital, hay una responsabilidad. Alrededor de 100 personas mueren por caída de rayos al año".

"En un country podrías proteger las áreas comunes como las canchas de tenis, piletas o el clubhouse de un impacto directo de rayos", sostiene Gustavo Valls.

Cómo funciona

Un pararrayo busca excitar la atmósfera para que el rayo caiga en el lugar. Eso da una capacidad de maniobra limitada. No hay manera de asegurar que caiga realmente en ese lugar. Por lo cual, los daños colaterales son altos.

Desde Alari buscan un sistema que sea anti-rayos, que evite la formación de un rayo en un área determinada. La tecnología permitió tener un radio de protección donde está colocado el equipo. Puede ser entre 25 y 120 metros de radio, dependiendo del producto. En vez de buscar la formación del trazador ascendente lo que se hace es evitar ese trazador. Esto se debe a que el anti-rayo es un condensador del campo eléctrico. Ordena todos los negativos del aire, en las nubes y deja todos los positivos en el suelo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar