Producen blends de yerba orgánica y, durante la cuarentena, duplicaron sus ventas online

Hace cuatro años, Jimena Iona Corchuelo Blasco, Marcela de Loredo y Martín Vijnovsky fundaron Mate&Co, una firma con la que venden blends de yerba mate orgánica en 500 puntos del país. 

Producen blends de yerba orgánica y, durante la cuarentena, duplicaron sus ventas online

Jimena Iona Corchuelo Blasco, Marcela de Loredo y Martín Vijnovsky tenían entre 30 y 32 años cuando comenzaron a darle forma a Mate&Co, la compañía con la que hoy producen y comercializan blends de yerba mate orgánica a través de 500 puntos en todo el país, además de su página web y redes sociales.  

Los cimientos de la firma que en el último ejercicio facturó más de $ 17 millones comenzaron a colocarse tímidamente en 2015. Tras estudiar el mercado, conocer la normativa e investigar sobre la producción y el consumo de yerba mate en la Argentina, en diciembre de ese año los socios abrieron su primera página de Facebook, a modo de prueba, y el resultado fue más que satisfactorio: vendieron todo lo que tenían en stock. Cuatro meses más tarde, Mate&Co salía al mercado oficialmente. 

“Veíamos que se podía dar una vuelta de tuerca a la yerba mate; es un producto muy noble, con un montón de beneficios, y sigue siendo un mercado poco explorado. Sentíamos que podíamos llevar la yerba a otro lado, y así lo hicimos. Había lugar para llevarlo a otro espacio”, comparte Corchuelo Blasco, formada como economista y con experiencia en consultoría privada. 

Con una inversión inicial de u$s 3500 (fondos propios), los emprendedores lanzaron tres blends, que produjeron de modo muy artesanal. Hoy, venden variedades en las que combinan la yerba mate con lavanda, verbena y flores; jengibre, canela y especias, pasando por banana, coco en escamas, coco rallado y semillas de guaraná o jengibre y mascarilla de cacao, entre otros, además de algunos accesorios como termos, bolsas materas y mates. 

Los primeros tiempos del emprendimiento los recuerdan con mucho esfuerzo: los socios tenían muy claro qué querían, trabajaban sábado y domingo, y también lo hacían en la semana, luego de terminar la jornada laboral en sus respectivos trabajos. 

"El mercado nos empezó a pedir más de lo que podíamos generar y, en 2018, decidimos dedicarnos full time al emprendimiento, lo cual marcó un punto de inflexión y un real lanzamiento de la empresa. Nos vimos parados en una oficina nueva. Empezamos a buscar proveedores para satisfacer la demanda que se venía, mucha fuerza en marketing, que fue uno de los pilares", comparte Corchuelo Blasco.  

Entrar en el tradicional mundo de la yerba mate y, a la vez, posicionarse como una firma disruptiva no fue sencillo. Los socios se valieron de compartir experiencias con otros emprendedores para ir superando barreras. “Las trabas fueron principalmente desafíos de crecimiento. Por ejemplo, la yerba orgánica es finita y para producir a escala requiere más proveedores”, comenta.  

Otro tema fue la normativa en torno a la yerba mate, regulada por el Instituto de la Yerba Mate en Misiones (INYM). “Nos pusimos en contacto con ellos y nos llevaron a presentaciones como una marca disruptiva e innovadora. Otro desafío fue el de producir a escala con una empresa tan chica, que se financiaba sola, frente a un mercado que demandaba", recuerda Corchuelo Blasco, desde la firma que hoy emplea de forma directa a 9 personas y que, entre staff fijo, productores, logística y freelancers nuclea a unas 50.

Tiempos de pandemia 

La pandemia encontró a Mate&Co con un e-commerce fuerte y un mercado minorista que se volcó a las compras online. 

“Por el contexto, los canales de ferias, ventas presenciales, y catas dejaron de funcionar. En cuanto al canal mayorista y de distribución, la necesidad de reinventarse de muchos puntos de venta hizo que también la demanda fuera muy grande. Respecto al e-commerce, tuvimos una inversión mucho más fuerte en canales como Facebook y migramos la web a un servidor con más capacidad. Comenzamos a hacer envíos más frecuentes por CABA y al resto del país. Nos dimos cuenta de que la gente seguía tomando mate en sus casas y de hecho el consumo aumentó”. 

Así, frente esta la coyuntura, los socios decidieron enfocar todos los esfuerzos a la venta digital. Facebook e Instagram les sirvieron como canales para generar interacción y lograr mayor presencia de marca. “En ambas plataformas informamos que hacíamos envíos a todo el país. En cuanto a contenido, sumamos videos, animaciones y empezamos a hacer vivos. Apenas pudimos abrir el local para pick-up, aplicamos pauta de alcance y de objetivo venta para audiencias de cercanía”, comparte. Además, activaron campañas de catálogo por grupo de productos e incorporaron anuncios en formato video o slideshow dirigidos a clientes recientes

Adicionalmente, incorporaron el uso de WhatsApp Business para tener una comunicación más fluida con los clientes. Y los datos avalan la estrategia: “110% crecieron en ventas online desde el inicio de Covid-19 en marzo; 65% aumentaron las transacciones generadas a través de Facebook e Instagram; 43% se incrementaron las transacciones mensuales atribuidas a campañas en marzo y abril en comparación a enero y febrero con igual presupuesto; 50% de incremento en alcance e interacciones orgánicas desde abril; 25% de las ventas vienen de Facebook y 45% de Instagram”.   

Actualmente, Mate&Co ya recibe pedidos internacionales minoristas (personas que compran directamente afuera y ellos les envían los productos por logística internacional). Sin embargo, desarrollar mercados para exportación es una idea que cada vez cobra más fuerza. "Tuvimos muchas consultas de lugares como los Estados Unidos, Europa, Uruguay y Chile. Hoy estamos tramitando los permisos de la primera exportación".  

En lo que resta del año, el fuerte estará puesto en seguir desarrollando nuevos productos. Entre las novedades, "los mate bags (yerba mate en saquitos), pensados especialmente para afuera, dado que no hay tanta costumbre de preparado de mate. Es una forma de llevar la yerba mate al mundo", concluye. 

Shopping