La pandemia disparó sus ventas: la pyme que ofrece plataformas educativas

Nicolás López y Víctor Coya lideran Aulanexo, una pyme que brinda soluciones digitales para instituciones educativas. Proyectan duplicar la facturación y la cantidad de clientes frente al año anterior 

Ofrecen plataformas educativas y, por la cuarentena, esperan duplicar su facturación

Era 2015. Los ingenieros en Sistemas Nicolás López, entonces de 38 años, y Víctor Coya, de 39, se propusieron armar su propio emprendimiento y crearon Aulanexo, una compañía que diseña, desarrolla y comercializa soluciones tecnológicas para instituciones educativas, abarcando la gestión académica, comunicación, dictado de clases de manera virtual y provisión de equipamiento informático. 

En 2019, la firma generó $ 3,6 millones y, al comenzar el año, López y Coya tenían proyectada una facturación 2020 de $ 6,5 millones. "Pero, en vistas al incremento de la demanda de estos servicios por el aislamiento, seguramente terminemos superando ese número”, comparten. 

La historia de Aulanexo

El proyecto surgió cuando un amigo de los socios, que habían sido compañeros de la facultad, les comentó que, por razones laborales, viajaba frecuentemente y le pasaba que no podía asistir a las reuniones del colegio, ni ver el cuaderno de comunicaciones o el boletín de su hijo día a día. 

“Entonces, hicimos un análisis del mercado y descubrimos que era una necesidad tanto de las familias como de los colegios, de ser más eficientes y efectivos en la comunicación. Y hallamos que, en general, las herramientas informáticas para educación no estaban muy actualizadas o no contaban con buenos niveles de servicio, por eso decidimos crear una plataforma de software moderna en un ámbito que lo estaba demandando”, recuerdan los socios de Aulanexo, que ahora ya tiene a unos 25 colegios entre sus clientes

La inversión inicial fue de aproximadamente u$s 100.000, y tardaron tres años en recuperarla. El origen de esos fondos fue 80% capital propio y el 20% restante mediante un aporte no reembolsable (ANR) de Fonsoft, perteneciente a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. 

La pandemia fue algo inesperado para todos, pero internamente los socios estaban preparados, ya que venían haciendo trabajo remoto o home office desde los inicios de Aulanexo.

Apenas comenzaron a ver cómo se implementaba el aislamiento social en diferentes partes del mundo, contemplaron la posibilidad de un escenario similar en la Argentina y ya a principios de febrero estaban trabajando para adecuarse al mismo.

“Muchas instituciones educativas (algunas que hace tiempo confían en nuestros productos y otras que se acercaron este año) manejaban la misma hipótesis; lo cual nos alentó a profundizar nuestros esfuerzos en esta vía”. 

En este marco, Aulanexo adelantó el lanzamiento de su plataforma de aula virtual, producto que planeaban presentar en el segundo semestre. Ante la situación del aislamiento preventivo, los colegios les empezaron a preguntar cómo podían hacer para tener una interacción más directa con los alumnos. Entonces, decidieron acelerar el proyecto, y en la misma semana de lanzamiento, tuvieron las primeras tres instituciones dando clases en vivo. 

La cuarentena aceleró la adopción de muchos de sus servicios, los cuales, hasta ese momento, venían creciendo de manera más lineal, y pasó a ser exponencial.

“Cuando acabe el aislamiento social, muchos colegios van a haber conocido herramientas muy prácticas y útiles que, si no fuera por la pandemia, no se hubieran dado la oportunidad de conocer; sabiendo que pueden recurrir a ellas ante cualquier otra situación que atente contra la asistencia, como: alumnos con licencias prolongadas por enfermedad, paros de transporte, organización de reuniones de padres virtuales, dictado de materias extracurriculares o coordinación de actividades de intercambio estudiantil", comparten.

En la educación superior el escenario es algo diferente, dado que la demanda de oferta académica a distancia es superior a la oferta, pero en muchas instituciones tradicionales existía una gran resistencia del cuerpo docente a la adopción de esta modalidad. "La cuarentena obligó a estos docentes a amigarse con la tecnología, por lo cual es probable que cuando todo vuelva a la normalidad, la oferta a distancia termine de inclinar la balanza”, agregan. 

En cada crisis, una oportunidad 

La principal oportunidad que generó la pandemia, tanto para nosotros como para todo el sector EdTech, es la familiarización masiva de diferentes sectores de la sociedad con estas herramientas; lo que incidirá en un incremento de la adopción de las mismas después de la cuarentena respecto al escenario previsto a principios de año”. 

Actualmente, Aulanexo opera en toda la Argentina. La venta la realiza tanto en forma directa como a través de un distribuidor especializado en tecnología educativa.

Estamos teniendo oportunidades en distintos países de América latina, y estamos terminando de desarrollar nuestro plan de exportación. Queremos asegurarnos que las operaciones en otros países sean sólidas desde el comienzo, contando con representantes locales, para brindar el mismo nivel de servicio que brindamos en Argentina. La problemática es similar a la de nuestro país, las oportunidades existen, queremos entrar con solidez”, observan. 

Shopping