Nueva York los inspiró para emprender: crean soluciones de pago y operan en 16 países

Nueva York los inspiró para emprender: crean soluciones de pago y operan en 16 países

Con clientes en varios países de América latina y 600.000 usuarios, GeoPagos facilita más de 3 millones de transacciones mensuales con un volumen procesado de más de u$s 150 millones al mes. La firma prepara la apertura de oficinas en Chile.  

“Somos referentes en Latinoamérica en la creación de soluciones digitales que transforman la industria de pagos y promueven la inclusión financiera. Bajo la modalidad 'marca blanca' ofrecemos a los diferentes actores que conforman el sistema financiero soluciones flexibles y seguras. Cada cliente puede usar su identidad de marca y hacer 'propio' el producto”, con estas palabras presentan a la empresa que lideran Sebastián Núñez Castro, Julián Lisenberg, Fernando Tauscher y Raúl Oyarzun, socios fundadores de GeoPagosla firma nacida en 2013 que ya cuenta con 30 clientes en 16 países de América latina, además de oficinas en la Argentina, Perú, México y Estados Unidos. “Próximamente, estaremos abriendo oficinas en Chile”, adelantan. 

GeoPagos, que emplea a poco más de 120 personas, ofrece productos como mPos, Contactless, Botón de Pagos, Billetera, QR, Tap on Phone, que se complementa con diferentes funcionalidades como el core procesador, onboarding y el marketplace, entre otras. "Nuestro rol como empresa es ser el partner tecnológico de las marcas del sistema financiero que buscan fortalecer el ecosistema de pagos y fomentar la innovación, y la inclusión financiera”, sintetizan los socios. 

Nueva York como inspiración

La idea para desarrollar la compañía surgió en 2012, cuando, paseando por la ciudad de Nueva York, uno de los socios fundadores se dirigió al Apple Store de la Quinta Avenida, con ganas de comprar una computadora. Al entrar, vio que la tienda estaba colapsada de gente y no quería esperar. Cuando se estaba por ir, se acercó un vendedor, quien le mostró a través de una app que tenía en su iPhone la computadora que debía comprar y luego le consultó cómo quería abonarla. Al decirle que con tarjeta de crédito, en vez de enviarlo a una caja, simplemente la tomó y la deslizó en la parte trasera del teléfono. En cinco minutos ya estaba con la computadora fuera del local. Antes de irse, vio un aparato blanco y cuadrado en el que se leía la palabra “Square”. 

Al volver a la Argentina, los cuatro socios comenzaron a investigar qué hacía Square, la compañía estadounidense que avanzó con la creación de medios de pagos móviles en Estados Unidos. Tras estudiar su modelo de negocios, quedaron encantados con la capacidad de cambiar la experiencia de compra del cliente que éste ofrecía. 

Su caso los terminó de inspirar, y entonces comenzaron a pensar cómo podían crear una empresa que garantizara la accesibilidad para todos a partir de la digitalización de la industria de pagos. El propósito que se plantearon no era sencillo, teniendo en cuenta que el alcance del proyecto, en una primera instancia, era América latina, una región donde prima el uso del efectivo, y en la mayoría de los pueblos del interior no tienen ni sucursales bancarias, y a veces, ni un cajero para retirar efectivo. Sin embargo, decidieron avanzar, y un año después nació GeoPagos. 

Los socios fundadores de GeoPagos.

Los primeros tiempos del emprendimiento no fueron fáciles y todo lo hicieron a pulmón. Con el tiempo, contrataron un colaborador y alquilaron una oficina, hasta que consiguieron un pequeño aporte de banqueros argentinos, y lograron, así, cerrar sus primeros deals

“Somos una compañía bootstrap, reinvertimos y crecemos orgánicamente con nuestros propios ingresos genuinos. No dependemos de fondos externos, tenemos un modelo de negocios sostenible”, reconocen. 

Durante aquellos primeros tiempos, habían logrado armar un prototipo de producto con el cual se sentían cómodos y confiaban en su potencial. Sin embargo, al principio no lograbaron conseguir clientes. Estuvieron casi un año buscando salir al mercado, e incluso pensaron en bajar la cortina o cambiar de rubro, pero decidieron continuar. “Fue en 2014 que cerramos nuestro primer contrato el cual implicaba salir en seis países de Centroamérica”. 

En este contexto de pandemia mundial, los socios se encuentran revisando algunas proyecciones que tenían previstas para este año. "Si bien estamos redefiniendo algunos escenarios, esperamos poder seguir creciendo en la región a partir de nuevos clientes que estarían lanzando soluciones que creamos para ellos. Además, estaremos ofreciendo una nueva solución digital, que se conoce como Tap on Phone, la cual permite a cualquier smartphone Android con NFC aceptar tarjetas contactless sin necesidad de un dispositivo externo”. 

De cara al año próximo, los socios apuntan a ampliar su oferta de soluciones para e-commerce y convertir su solución en un punto de venta para que cualquier comercio pueda utilizarla, sin importar su tamaño o rubro. 

Shopping