Quién es el fabricante de muñecos que fomenta la inclusión y la diversidad

Federico Galanterni fundó Casita de muñecas, una compañía que fabrica bebés con apariencia real. Con sus acciones, colabora con Asdra. Durante el período de aislamiento, desarrolló la venta online y ya se encuentra trabajando en protocolos sanitarios para el personal. 

Fabricante de muñecos inclusivos redobla su apuesta de negocio durante la cuarentena

Licenciado en Administración y con experiencia en el área de Finanzas de compañías de la talla de Siemens y Zurich, Federico Galanterni encontró un nicho de negocio. Siguiendo la actividad familiar de fabricación de juguetes, detectó una oportunidad en el diseño de muñecos de apariencia real. Así fue que en 2015, cuando tenía 35 años, fundó Casita de muñecas, la firma con la que produce 40.000 unidades al año y que comercializa sus productos en jugueterías de todo el país y a través del canal online.

Casita de muñecas fabrica bebotes con apariencia real.

Uno de los hitos de la firma fue el lanzamiento de Oli, la primera muñeca con rasgos de síndrome de down de la Argentina. "Promovemos el juego inclusivo, diverso y plural, con el objetivo de aportar nuestro granito de arena a construir una sociedad respetuosa. Obtuvimos el auspicio del Inadi y el de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (Asdra)", detalla Galanterni, quien participó en varios proyectos solidarios como voluntario y también fue padrino de un comedor popular en el barrio de la Boca.

"Las ganancias de las campañas de concientización que generamos son mayormente donadas a los organismos que nos apoyan. Como el caso de Oli a Asdra", agrega.

El impacto de la pandemia

Ante la crisis sanitaria global, desde la empresa ya se encuentran trabajando en protocolos sanitarios (CAIJ) para el personal, pensando específicamente en los espacios de los que dispondrán para el momento en que vuelvan a abrir.

"Nuestra prioridad es cuidar la salud de aquellos que día a día trabajamos en Casita de muñecas. En contextos difíciles hay que incentivar la creatividad y encontrar nuevos caminos para recorrer. Pienso que lo estamos haciendo bien", comparte el emprendedor. 
 

Oli, una muñeca que busca fomentar la diversidad.

La cuarentena generó gran incertidumbre y rompió parte de la cadena de pagos, asegura Galanterni, "pero pudimos reaccionar rápidamente con un sistema de venta online que tomó mucha relevancia y llegó para quedarse".

La empresa se encuentra trabajando en diversos canales, ofreciendo soluciones creativas basadas en la tecnología para potenciar las ventas. "Desde el WhatsApp, redes, web, carritos de compra. Pero sobre todo dando soporte, capacitación y contenidos a nuestros aliados principales que son las jugueterías", agrega.

Si bien para el emprendedor se vende bien a través de los canales digitales, la reciente reapertura de las jugueterías generó un progreso en el clima del negocio.  "A pesar de que se vende menos, por la menor cantidad de personas en las calles y, sobre todo, porque el humor social no es el mejor en este contexto de pandemia, es bueno que se vayan flexibilizando algunos sectores", dice.

"La diferencia enriquece" es uno de los lemas de Casita de muñecas.

"Continuamos trabajando en nuevos modelos, apuntando a representar a muchos sectores que usualmente no son considerados. Tratamos de construir diversidad porque, como siempre decimos, la diferencia enriquece”.


A pesar de este contexto, Casita de muñecas no frenó sus iniciativas de compromiso con la sociedad. "Acordamos con Asdra una acción de venta de muñecas y de donación. Consideramos que es el momento de ayudar a los más vulnerables"

Y agrega: "Lo que se viene aparte es un kit Inclusivo, con diferentes muñecas y bebotes, distintos en cuanto a etnia y características de para que sirva como herramienta para el trabajo de escuelas, instituciones, pero también familias por la diversidad y el pluralismo". 

El emprendedor aspira a llegar con sus muñecos a todos los jardines de infantes del país y así, a través del juego simbólico, fomentar la inclusión, la diversidad y el pluralismo.

Shopping