En menos de un año desde su fundación, logró operar en cuatro países y facturar u$s 1 millón

Cofundada por María Avendaño en 2017, Dirwa se especializa en la implementación de automatización robótica de procesos. Emplea a 120 personas.

En menos de un año desde su fundación, logró operar en cuatro países y facturar u$s 1 millón

Licenciada en Administración de Empresas por la UCES y con diplomados en coaching y liderazgo por la Universidad Adolfo Ibáñez de Chile, gran parte de la trayectoria de María Avendaño estuvo marcada por su paso por la industria financiera, con posiciones de gestión en firmas como el Deutsche Bank, JP Morgan, RaboBank y Puente. Pero, en 2017, y tras un breve paso por el sector público, decidió animarse a emprender y cofundó Dirwa, una firma que opera en Brasil, Chile, Argentina, México, Estados Unidos y Portugal, y que en 2019 facturó unos u$s 5,8 millones.

Dirwa, que emplea a 120 personas (16 en la Argentina), se especializa en implementación de fuerza de trabajo virtual a través de la tecnología Automatización Robótica de Procesos (RPA). Ese robot o bot fue desarrollado por la firma británica Blue Prism, cuya licencia posee Dirwa y puede comercializar como partner.

"Con RPA nos referimos a la automatización de tareas repetibles con datos estructurados y basadas en reglas utilizando un software (robot o bot). El bot está programado para realizar la secuencia de pasos que realiza un usuario humano y funciona igual que ese usuario al interactuar con el front-end de las aplicaciones con las que trabaja", comenta Avendaño, al frente de la firma que, tras el primer año de operación, facturó poco más de u$s 1 millón.

Los robots son recomendados para trabajos operativos y repetitivos, que no requieren la aplicación de análisis.

"Funciona como un 'par de manos' que aprenden determinado flujo de trabajo. Pero, a diferencia de las 'manos humanas', no se equivocan, y trabajan las 24 horas. Programamos ese par de manos para que realicen el proceso que queremos que ejecuten", agrega.

Al principio no fue fácil. Fue necesario, según define Avendaño, mucho trabajo de evangelización sobre lo que significaba RPA. "Estábamos convencidos de los beneficios que les traía a las empresas: cada vez que iba a visitar un cliente, era algo nuevo para ellos".

Dirwa, especializada en la creación de Centros de Excelencias de Transformación Digital para el desarrollo de RPA, ayuda a las empresas a que ellas puedan desarrollar herramientas de automatización para sus procesos.

Por la necesidad de transformación que están viviendo muchas compañías, a causa de la pandemia, en Dirwa recibieron muchos llamados de potenciales nuevos clientes. "Si bien en este momento no están operando, se viene como consecuencia de la pandemia un incremento grande de potenciales clientes que resultará durante este año en nuevas empresas trabajando en RPA".

Las perspectivas son buenas. En marzo, sin ir más lejos, Dirwa facturó más que el mismo período del año anterior. "Incluso, luego del decreto presidencial que estableció la cuarentena, se vendieron 6 bots, algo atípico", advierte Avendaño, y adelanta que, a pesar del contexto, confía en que este 2020 crecerá la facturación un 20% en relación a 2019.

El trabajo remoto no fue una novedad para la empresa, dado que ya lo venía incorporando en algunas áreas. "La interacción y el trabajo a través de canales digitales y plataformas de videollamadas es la normalidad. Hacemos happy hour virtuales y competencias de juegos para no perder ese espíritu de equipo que nos identifica y no solo vernos conectados por temas laborales sino también para pasarla bien", concluye.

Shopping