Un lugar de encuentro para emprendedores

Cristian Rígano, Eric Sánchez y Matías Klug comparten qué dejó la competencia internacional de robótica realizada en la ciudad de Bahía Blanca.

Un lugar de encuentro para emprendedores

Lleva 16 años. Históricamente, han participado 100 instituciones en sus distintas ediciones. Cuenta con un acumulado de 1370 robots. Empezó con una categoría y hoy está conformada por seis. Los datos aportados por Cristian Rígano, coordinador del Grupo de Robótica y Simulación de la UTN Bahía Blanca, dan cuenta del crecimiento de la Competencia Internacional de Robótica, evento desarrollado anualmente en la ciudad que persigue como objetivo incentivar la capacidad creativa de estudiantes de niveles medios y universitarios, ingenieros y público en general en la construcción artesanal de robots. "Empezamos a planificarla en 2002. Iniciamos con cuatro robots y alcanzamos los 213 en la última edición", aduce Rígano. Y agrega: "Desde 2003, la robótica fue haciéndose más popular. Bajaron los gastos de los componentes electrónicos y se estandarizaron ciertas placas que permiten a cualquier hobbista llegar a un desarrollo. Son factores que explican, en parte, la evolución de la actividad".

A la par que nacieron otras competiciones, se generó la necesidad de agruparlas y definir un cronograma único, a fin de coronar a un campeón nacional en las distintas categorías. El 16 de junio de 2012 tuvo lugar la primera reunión convocada por el Grupo de Robótica y Simulación de la UTN Bahía Blanca. Participaron del encuentro otras tres instituciones (hoy son 16). Así se constituyó la Liga Nacional de Robótica. "En 2018 se logró la reestructuración por zonas. La ciudad fue sede de la final. Creemos que este año podemos mantener el liderazgo por ser el certamen más antiguo", afirma Eric Sánchez, presidente de la Liga y coordinador del GRS.

La edición 16° del certamen estuvo formada por las categorías de sumo, micro sumo y mini sumo: peleas en la que un robot intenta desplazar a su oponente del ring. El reglamento es el mismo para las tres modalidades. Varían el peso y tamaño de los robots. Las restantes que completaron la nómina fueron: laberinto (la finalidad es encontrar la salida en el menor tiempo posible), carreras (se busca completar un circuito preestablecido en el menor tiempo) y fútbol (la meta es anotar más goles que el adversario). La programación y el uso de sensores varían.

En relación a los costos aparejados a la realización del evento, los organizadores calculan un monto cercano los $ 100.000. El aporte de sponsors y la ayuda del gobierno municipal (con la mediación de la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Bahía Blanca) permiten cubrir los gastos y premiar a los vencedores, explica Eric Sánchez. Reducir la carga horaria y laboral que demanda la búsqueda de lo requerido para la competencia, entre los pendientes. "Algunos certámenes latinoamericanos cobran entradas. Quizás, llegado el momento, se pueda analizar", dice Matías Klug, del Grupo de Robótica y Simulación de la UTN Bahía Blanca y uno de los organizadores del evento.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar