Trabajando con grandes firmas, promueven la cardioprotección y su negocio crece

Trabajando con grandes firmas, promueven la cardioprotección y su negocio crece

Corría septiembre de 2015, cuando Mario Fitz Maurice y Fernando Di Tomasso, cardiólogos especialistas en electrofisiología cardíaca, dieron forma finalmente a un proyecto sobre el que venían trabajando: la creación del Instituto Nacional de Arritmias (Inadea). "Es una empresa formada por cardiólogos con el objetivo de salvar vidas. No vendemos desfibriladores (DEAs) ni damos entrenamientos en RCP de modo aislado. Estos elementos sin integrarse tienen una eficiencia limitada", sostienen los médicos al frente de esta compañía que brinda servicios al organismos del sector público y privado y que en 2018 facturó $ 8 millones.

La cardiovascular es la primera causa de muerte en la Argentina (40.000 casos al año) en hombres y en mujeres. Entre 15% y 25% de las muertes súbitas (MS) ocurren en el trabajo o en tránsito hacia o desde el trabajo. La implementación de RCP y la utilización de DEAs aumenta 80% las posibilidades de sobrevida de la víctima.

Desde 1992, Fitz Maurice y Di Tomasso se abocaron al estudio de la MS y, posteriormente, se entrenaron para la práctica y enseñanza de RCP. "En contacto con gente vinculada al rugby a cargo de campañas solidarias para ayudar a niños y jóvenes que resultaron lesionados de la práctica del deporte, nos sumamos a la iniciativa que, entre otras acciones, incluía maratones para la recaudación de fondos; circunstancia que creímos oportuna para colaborar desde la capacitación en RCP y disposición de DEAs", observan.

De este modo comenzó a gestarse la idea de convertir los clubes de rugby en zonas cardioprotegidas, lo que se terminó concretando en 2010, y haciendo extensivo a 86 instituciones vinculadas a la actividad así como a empresas, a través de empleados que, habiendo asistido a la experiencia, proponían la réplica en sus lugares de trabajo, explican los socios de la firma que espera crecer al menos 30% este año.

Los especialistas se plantearon la posibilidad de crear una institución que promoviera la cardioprotección en su espectro completo, vale decir: la capacitación de las personas en RCP y la preparación operativa de los espacios físicos. "Hasta el momento solo existían entidades y compañías que, o bien se concentraban en la enseñanza de RCP, o bien en la venta de DEAs", comparten.

Los socios detallan que, desde el momento en que los clientes los convocan, en Inadea llevan adelante los pasos para que el lugar que tiene que ser cardioasistido quede protegido ante una eventual MS. Esto es: elaboran los planos del área para definir cantidad y lugar de los DEAs con sus respectivos gabinetes, diseñan carteles indicatorios personalizados según la necesidad del cliente, entrenan al personal en RCP y certifican al lugar de acuerdo a lo solicitado por la Ley Nacional 27.159.

Inadea encontró un mercado virgen en la creación de áreas cardioasistidas. Sin embargo, los socios no escaparon a las trabas que surgieron a la hora de emprender. "La limitación más grande es la falta de conciencia sobre la dimensión que tiene la MS. Gran parte de nuestro trabajo es explicarlo. En la Argentina ocurre una MS cada 15 minutos", alertan.

Y, si bien no existen estadísticas oficiales al respecto, los socios estiman que están cardioaisistidos menos del 1% de los lugares que deberían estarlo.

En lo privado, Inadea realizó proyectos de cardioprotección para clubes, colegios, fábricas, transportadoras de gas, aseguradoras, laboratorios, estaciones de servicio, teatros, radios, canales de televisión, medios gráficos y penitenciarías, entre otros. "Podemos mencionar los 86 clubes de rugby de la URBA, Diario Clarín, iPlan, Zurich, Allianz, Novartis, TyC Sports, Radio Mitre, Asociación Médica Argentina, TGN, Cablevisión – Fibertel y colegios como el Saint Matthews, Saint Brendan's y Washington School", enumeran.

En la esfera pública, en tanto, cardioasistieron, entre otros, a las 22 comunas de CABA, El Planetario, Aerolíneas Argentinas, Teatro San Martín, TGN, Usina del Arte, el Palacio Lezama con sus diferentes Ministerios, la jefatura de Buenos Aires, Legislatura Porteña, El Teatro Colón y sus talleres, y recientemente finalizaron la primera etapa de los subtes. "Más de 1,3 millón de personas se trasladan en ese medio de transporte por lo que las posibilidades que ocurran episodios de MS allí son muy elevadas", conceden.

Para este año, se encuentran trabajando en la concreción de la siguiente etapa de subtes, para poder instalar no solo en los puntos neurálgicos (nodos de conexión y cabeceras) sino para que cada estación pueda contar con su DEA y respectiva señalética. "También estamos en proyecto de cardioasistir los centros vacunatorios de Vacunar, el Colegio Público de Abogados de Capital Federal y sus dependencias, y estamos elevando proyectos a diferentes espacios públicos de la Ciudad".

Asimismo, analizan ofrecer servicios en el exterior, inicialmente a países limítrofes, con quienes ya comenzamos a conversar. "Y, a futuro, a cubrir el resto de América latina".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar