Pymes reciben el 2019 con inversiones productivas en jaque

Las firmas con expectativas de reducción de esa variable casi que triplican a las que esperan un aumento, señala un informe reciente. Por otra parte, el 41,5% de las mipymes considera que las reformas incrementarán la presión tributaria.

Pymes reciben el 2019 con inversiones productivas en jaque

El año que acaba de terminar, con sus vaivenes coyunturales y altibajos económicos, golpeó fuertemente al sector de las pequeñas y medianas empresas argentinas, generadoras de cerca del 70% del empleo en el país.

Su desempeño, medido a través de variables como ventas, rentabilidad, inversiones y generación de fuentes de trabajo, tuvo un comportamiento magro, de acuerdo a la última encuesta de "Realidad Empresaria 2018", elaborado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea.

"Si bien se observa que, en el sector en cuestión, la porción de compañías que disminuyó su inversión productiva se fue incrementando de manera paulatina y persistente en los últimos años, pasando de un 17% en 2012 a un 28% en 2016; esta tendencia se había quebrado en 2017 bajando al 21%", señalan Marcos Cohen Arazi, Ana Laura Alonso y Fernando Luis Kühn, autores del reporte.

En línea con ello, agregan que esta situación se revertiría fuertemente en el año que acaba de cerrar, de acuerdo a las expectativas relevadas, de modo que un 46% de las firmas pyme espera haber cerrado 2018 con una reducción en sus inversiones productivas. Asimismo, el 39% considera que se mantendrán inalteradas y el 16% espera un aumento.

"Así, para el presente año, las pymes con expectativas de reducción casi que triplican a las que esperan aumento. El resultado obtenido para esta variable es el más negativo que se haya registrado en la serie de relevamientos realizados por IeralPyme", agregan.

Obstáculos para el crecimiento

Durante el relevamiento realizado por IeralPyme, se indagó también acerca de cuáles son los principales obstáculos que dificultan el crecimiento del negocio. Respecto de ello, el 93% de las mipymes cree que la inflación es la principal barrera.

Para 2019 las pymes con expectativas de reducción casi que triplican a las que esperan aumento. El resultado obtenido para esta variable es el más negativo que se haya registrado en la serie de relevamientos realizados por IeralPyme"

También, son significativas la presión tributaria (91%), la incertidumbre macroeconómica (86%), los costos laborales, la legislación y la conflictividad laboral (76%).

"Y aparecen como obstáculos relevantes los problemas financieros y la inseguridad jurídica. Continuando con el orden de importancia, se encuentran problemas relacionados a la competencia desleal y la escasez de mano de obra calificada. El tipo de cambio atrasado y en la capacidad de gestión de la empresa fueron considerados como los obstáculos de menor relevancia en el total de las mipymes", sostienen Arazi, Alonso y Kühn.

En la encuesta, se consultó también acerca de las principales fuentes de financiamiento a corto plazo que utilizan las pequeñas y medianas empresas.

El 44% de las mipymes compartieron que, en primer lugar, se posiciona el financiamiento a través del uso de capital propio. El 19% se financia con proveedores; el 13% utiliza descuento de cheques; y apenas el 11% apela al crédito privado. "En menor orden de importancia, se puede hacer mención de los adelantos en cuenta corriente (5%), el crédito público (2%) y otros (3%)", detallan los autores del reporte.

En 2018, aumentó la participación del capital propio como principal fuente de financiamiento (43%), dado que en 2016 ese valor alcanzaba al 37% y un año antes al 33%. "Esto se puede explicar a partir del endurecimiento de las condiciones crediticias durante el año", agregan.

Por otra parte, según el informe en cuestión, en 2018 predominó la no solicitud de créditos, así como también la expectativa de no solicitarlos durante este año que comienza. "Cabe resaltar que la proporción de firmas que manifestaron lo anterior aumentó el año pasado en el caso de los créditos otorgados por CFI, Fonapyme, la Línea de Créditos para la Inversión Productiva (LCIP) del Banco Central, eliminada recientemente, y los bancos comerciales".

Si se traza una comparación entre los últimos tres años, en todos los casos disminuyó la proporción de firmas que respondieron que planeaban solicitar un crédito en 2018. Algunas de las razones que pueden explicarlo son:

  • Aumento considerable de las tasas de interés.
  • Dificultad para el cumplimiento de los requisitos exigidos.
  • Idiosincrasia empresarial.
  • Falta de recursos humanos para la preparación de las carpetas a la hora de solicitar un crédito.
  • Existencia de cierto nivel de informalidad en la operativa de la empresa.
  • Desconocimiento.
  • Otros problemas en el diseño de la política pública.

Por otra parte, el 41,5% de las micro, pequeñas y medianas empresas consultadas para el relevamiento considera que las reformas aumentarán la presión tributaria, en tanto que el 29,3% cree que la presión tributaria disminuirá y el 26,2% restante evalúa que esta se mantendrá constante.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar