Pet & Biz, un sector que muestra los dientes

Un animal resort, una escuela de adiestramiento canino, un servicio de pet sitters, un negocio de alimento balanceado 100% veggie y una tienda de diseño y decoración con objetos pensados especialmente para mascotas comparten sus experiencias en la previa al Día del Animal. 

Un amor incondicional que llega a límites inimaginables y se convierte en un negocio rentable. 

Un amor incondicional que llega a límites inimaginables y se convierte en un negocio rentable. 

A pesar de los recurrentes vaivenes económicos y el consumo retraído de los últimos meses, a las mascotas no les llegó el ajuste. Sorpresivamente, en lo que respecta a sus cuidados, la demanda se halla en constante aumento. Así lo demuestra un estudio de la consultora Kantar TNS, según el cual el 70% de los hogares argentinos tiene al menos un animal de compañía y el 91% de ellos lo considera como “un integrante más de la familia”. Los desembolsos más altos por parte de sus dueños radican en alimentos, pañales y cremas faciales. Kantar concluye que la cifra destinada a ellos (que ronda en los $ 700 mensuales) ya supera el valor promedio de varios productos prioritarios para las personas como, por ejemplo, leches líquidas, pastas y yerba mate.

En este segmento, que viene creciendo sostenidamente, algunos apuestan por darle un giro al mercado tradicional, y se animan a emprender proyectos excéntricos para clientes exigentes que no se permiten escatimar y optan por ofrecerles el máximo confort a los amigos de cuatro patas. Un amor incondicional que llega a límites inimaginables y se convierte en un negocio rentable. 

Para consentidos

Una tendencia que invita a combatir el estrés canino es la de los spas que brindan un universo de comodidades para el mejor amigo del hombre. PetVille es una de las propuestas más conocidas del rubro. “Todo comenzó cuando quisimos dejar a nuestros perros y gatos en un lugar confiable. No encontrábamos ninguno que nos satisficiera y nos preguntamos si otros estarían en nuestra misma situación”, recuerda Verónica Petrungaro, veterinaria y directora de PetVille, al hablar de los inicios de la pyme. La propuesta brinda prestaciones que van mucho más allá que las de un típico spa: se trata, en realidad, de un “animal resort”. 

Verónica Petrungaro, de PetVille.

Ubicado en el partido bonaerense de Pilar, el predio cuenta con 12 bungalows y más de 30 dormis, un parque de más de una hectárea, 10 empleados -cinco de ellos viven en él para que siempre haya un responsable a cargo- y un promedio de consultas mensuales de 80 clientes nuevos. “A pesar de tener un programa automático en la web, los llamados, mails y mensajes son constantes”, revela Petrungaro. Los servicios incluyen traslados puerta a puerta, actividades de todo tipo -siempre bajo supervisión-, juegos, natación, control médico las 24 horas e, incluso, una garantía para personas mayores preocupadas por el paradero de sus animales una vez que ellos fallezcan.

En cuanto al público al que apuntan, Petrungaro menciona a “dueños responsables que no buscan sacarse de encima a sus mascotas, sino que quieren lo mejor para ellas”. La estadía varía de acuerdo a las necesidades: puede ser desde un día hasta meses, de lunes a viernes o por un fin de semana.

En su desarrollo, PetVille implementó mejoras para que los huéspedes lo sientan como su segundo hogar. “Hay veces que nos preguntan si hay televisores en los cuartos. Se pueden brindar bienestares de la vida moderna, pero nos dimos cuenta de que lo más importante es la higiene y la seguridad. No apuntamos a lo que ‘queda bien’, sino a una excelente atención”, asegura. Por eso, a quienes piensan enviar a sus mascotas a sitios como este, la experta les recomienda conocer a las personas que quedarán a cargo de ellas y cerciorarse de que sea personal capacitado; visitar personalmente el lugar; y asegurarse de que posee abundantes árboles, bebederos al alcance y alambrados para evitar escapes, entre otras cuestiones.

Vegetarianismo canino

Alicia Scarone siempre fue fanática de los animales. Cuando sintió la necesidad de encontrar una forma de sustento que fuera coherente con su activismo, empezaron a rondar por su cabeza varias ideas, entre ellas, la de producir alimento vegano para perros y gatos, algo inexistente en el país en aquel entonces. Así fue como, en 2013, creó Veguis, el primer alimento balanceado canino 100% vegetal (todavía no incorporó a los felinos) elaborado en la Argentina, que viene en tres presentaciones: paquetes de 1,5, 5 y 15 kilos; esta última tiene un valor de $ 730. 

Alicia Scarone, de Veguis.

A pesar de que el tema genera controversias y muchos se rehúsan a darle esta comida a sus mascotas, la creadora sostiene que el negocio creció de manera constante año tras año. “Aunque nacimos con el fin de dirigirnos a la comunidad adepta a estos hábitos, identificamos un target más amplio. Tenemos clientes no veganos ni vegetarianos que buscan una alternativa saludable. Hoy, ellos son más que los que adhieren a estas filosofías”, expresa. 

Los planes futuros prevén llevar a Veguis a más lugares dentro y fuera del país. “Tenemos puntos de venta desde Chubut hasta Salta. Ojalá, en el futuro, podamos exportar. Además, estamos pensando en agregar nuevas opciones con las que esperamos seguir sorprendiendo a nuestros consumidores”, concluye Scarone, que comercializa sus productos por medio de su tienda online, y en petshops y veterinarias.

Mascotas al diván

En Gustavo Bianco, el amor por los perros y su adiestramiento se remonta a su infancia. “Fue curioso cómo se generó. Fue, quizás, mi realidad de hijo único la que me impulsó a pedirles un perro a mis padres, que no se encontraban en condiciones de adquirir uno -cuenta-. Con la intención de calmar mi insistencia, me regalaron un libro y, con él, mi entusiasmo creció exponencialmente. Pero, al llegar a casa una tarde, encontré una increíble sorpresa: una ovejera alemán me estaba esperando”. 

Esta historia lo marcó lo suficiente como para que, más tarde, encontrara en su vida laboral la mejor excusa para estar en permanente contacto con los perros. En 1993, Escuela Canina GB vino a saciar, en buena medida, este deseo, del que nació también la intención de brindar enseñanza de calidad. En la actualidad, dicta cursos para adiestradores y charlas gratuitas abiertas.

Sus inicios no fueron fáciles. “Faltaban muchos recursos, materiales e inmateriales. Apenas era un principiante que comenzaba a ofrecer clases de adiestramiento a domicilio”, señala quien abandonó el cuarto año de la carrera de Ciencias Económicas con 22 materias aprobadas y se graduó luego como licenciado en Psicología con una especialización en la orientación conductual. 

“Esta capacitación constituyó un diferencial en un área donde no existía una formación sistematizada. Fue clave en mi escalada laboral”, agrega Bianco, mientras expresa que hubo poca “adaptación” de la terapia: “Se trató  de un proceso inverso; el conductismo aplicó en humanos procedimientos terapéuticos descubiertos en animales. En otras palabras, mi tarea consistió en desandar el camino realizado”.

Gustavo Bianco, de Escuela Canina GB.

Para el especialista, la demanda de servicios de este tipo aumentó mucho recientemente. “En mi opinión, una de las razones fue el programa de Animal Planet El Encantador de Perros, que instaló la idea de que las conductas indeseables se pueden modificar. Estoy convencido de que esto incrementó el número de quienes piden ayuda a un profesional”, reflexiona. 

Con el tiempo, Bianco exploró más allá de los ejercicios básicos (sit, down y quedarse quieto) para dar lugar a inquietudes asociadas a la integración y las relaciones. Lograr mirar una película en paz con el perro, que este disfrute de las visitas o que se divierta con sus juguetes y no con objetos valiosos o peligrosos son algunos de los pedidos que le hacen. 

S.O.S. Niñera

A Pablo Gallego se le ocurrió “importar” un servicio que en países como los Estados Unidos, Canadá o España es común: niñeras para mascotas. Allí, “cuando preparás un viaje, alistás la valija, el pasaporte, ticket y el sitter (niñera) para tu mascota”, describe el fundador, de apenas 26 años.

Así fue que, hace dos años, se animó a lanzar Pet Sitters BA: una alternativa a las clásicas guarderías caninas, con el diferencial de que el dueño no debe trasladarlos, lo cual a veces puede ser muy engorroso, especialmente para los gatos, puesto que sacarlos de su zona de confort “puede ser muy estresante”, dice Gallego, sino que ellos van a domicilio. Pero el servicio es más amplio: no solo cuidan a la mascota en cuestión, sino que también se encargan de regar las plantas, la notificación de facturas de servicios y, en general, del cuidado del hogar. 

Su inversión inicial fue, literalmente, $ 0. El negocio comenzó con una página en Facebook, que es gratuita, y una vez que consiguió su primer cliente, Gallego invirtió en una página web y siguió creciendo. En sus comienzos, recuerda el emprendedor, la mayoría de sus clientes eran extranjeros, aunque observa que “el mercado ha cambiado, y más y más argentinos están optando por tener una niñera de mascotas como una opción”. 

Pablo Gallego, de Pet Sitters BA.

Para Pet Sitters BA, la temporada alta es entre noviembre y marzo, cuando buena parte de las familias se van de vacaciones y no tienen con quién dejar a sus mascotas. De hecho, este año tuvieron, durante esas fechas, unos diez clientes por mes y prevén que la demanda vuelva a crecer en el receso invernal. Para poder atender la demanda en tiempo y forma, en Pet Sitters BA, trabajan cuatro personas, que se reparten el trabajo por zona y horario. 

¿Cuánto cuesta tener una niñera para mascotas? “El servicio va desde $ 90 hasta $ 420, dependiendo de la cantidad de horas que la familia quiera compañía para su mascota”, explica Gallego. El año pasado la firma tuvo ganancias por $ 50.000 anuales y “esperamos que siga creciendo”, dice Gallego. En lo que va del año, sus ganancias ya casi alcanzan los $ 40.000. 

Con un toque de estilo

En la tienda de diseño y decoración Acabajo, se las ingeniaron para ampliar su público de una manera original: lanzaron “Amor por los animales”, una línea que “busca transmitir el afecto y el cuidado que las personas mantienen con ellos, a través de objetos pensados especialmente para estos y sus amantes”, cuenta Maricel Amaya, socia gerente de la empresa. 

Así es que, en su catálogo, cuentan con productos pensados exclusivamente para mascotas como, por ejemplo, huesos para jugar, jarrones de vidrio donde guardar su comida, bowls y platos. Hoy, para la firma -que mensualmente vende alrededor de 900 artículos-, las ventas de esta línea pensada para mascotas representan el 10% de la facturación anual. 

Maricel Amaya, de Acabajo.

“Apuntamos al público femenino de 24 a 38 años”, detalla la socia gerente de la tienda, aunque se encarga de aclarar que su producción llega también a niños, adultos e incluso hombres. Y esto se lo atribuye a que sus colecciones cuentan con formas, colores y diseños que atraen a todo tipo de personas. 

Emprender con diferencial

En relación a lo que implica emprender con un diferencial frente a los típicos negocios del sector, Alicia Scarone, de Veguis, destaca como reto principal “lo revolucionario de su proyecto”. “Eso lleva a luchar contra muchos paradigmas, para cambiarlos”, confiesa. Por su parte, Gustavo Bianco -quien considera que su área sigue poco desarrollada, y existe una brecha amplia entre el conocimiento científico y el saber popular- apunta a la reducción de la competencia como una ventaja: “Cada vez que apostemos a un área poco desarrollada, la rivalidad será menor y será más fácil encontrar diferenciales que nos posicionen mejor que los competidores”. 

El reto de apuntar a lo inexplorado

Los emprendedores que apuestan al mercado pet tienen una ventaja: se trata de un campo “inexplorado” en el que todavía hay mucho por conocer y hacer. De todos modos, como dice Pablo Gallego, fundador de Pet Sitters BA, no todo es color de rosas.

En su caso, brindar servicios de niñera para mascotas, algo desconocido en la Argentina, implica un doble reto. “No solo tenemos que posicionar la marca, sino todo el concepto de cómo funciona y qué es”, explica. A esto le añade que el problema de la inseguridad no ayuda, sino más bien todo lo contrario: son muchos los que desconfían de un extraño que vaya a su casa. Es por ello que las referencias que garantizan su buen servicio fueron la clave para seguir adelante con el negocio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar