Pensando en el 2030: las Pymes se ponen los objetivos al hombro

Los líderes del mundo tienen que responder ante los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS). El emprendedurismo y las PyMEs son factores fundamentales para poder cumplir con la meta. 

Pensando en el 2030: las Pymes se ponen los objetivos al hombro

El tiempo pasó rápido, los líderes mundiales están a mitad de camino para tener que responder ante los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) 2030. En el pleno auge internacional del emprendedurismo y de las PyMEs, se convirtieron en un factor fundamental para llegar a la meta con aportes y soluciones.

Según el Consejo Internacional para la Pequeña Empresa, este tipo de negocios "representan más del 90% del total de las empresas y generan entre el 60% y el 70% del empleo, además de ser responsables del 50% del PBI mundial". En este sentido, las iniciativas por parte de las PyMEs se convierten en un factor fundamental para el avance en el Objetivo 8 –Trabajo decente y crecimiento económico- y el 9 –Industria, Innovación e Infraestructura-.

Organizar el trabajo respecto a los ODS

En principio, hay que conocer en qué consiste el marco de las Naciones Unidas. "Empezar a transitar el camino de la sustentabilidad para una PyME es más sencillo de lo que suponen. Lo primero que hay que hacer es ver en qué situación está respecto a los objetivos del desarrollo sostenible. Los objetivos que se plantean son 17, que a la vez se abren en 169 metas. La idea es seleccionar un par de objetivos como centrales y empezar a trabajar desde allí", explica Laura Gaidulewicz, directora de Binden Group y resalta que "hay que entender dónde está parado mi negocio y cuáles son los principales desafíos a nivel económico, social y mediambiental.".

Un ejemplo es IguanaFIX que cuenta con un componente social desde su propio modelo de negocios. "No sólo apuntamos a brindar soluciones de Facility Management, sino que además incorporamos a miles de profesionales técnicos como electricistas, plomeros, gasistas o pintores que antes se encontraban por fuera del sector de trabajo formal", explica Felisa Blaquier, Gerente de Asuntos Públicos y Comunicación de IguanaFix y agrega: "estas personas no sólo logran mejorar sus oportunidades laborales y calidad de vida, sino que además reciben diversas capacitaciones para potenciar su desarrollo en habilidades técnicas y blandas".

En esta misma línea, Arbusta colabora, dentro del objetivo al generar un primer empleo para jóvenes del sector IT que, sin este espacio no tendrían la posibilidad de desarrollarse. Además, contribuyen con el objetivo 10 que refiere a la Reducción de Desigualdades. "Arbusta funciona como una organización democratizadora de oportunidades. Brindamos un primer empleo a jóvenes sin formación ni experiencia previa con barreras muy altas para ingresar en el mercado laboral formal. El trabajo en Arbusta significa, además de nuevos ingresos para ellos y sus familias, un proceso de desarrollo de su talento muy significativo que acorta y democratiza su inserción en el mundo del trabajo", explica Paula Cardenau, cofundadora y Directora de esta empresa que brinda servicios de aseguramiento de calidad de datos, software e interacciones a compañías que están en el proceso de transformación digital y a software factories.

El objetivo 5 se trasversaliza en casi la totalidad del trabajo que llevan adelante. Hoy en día, el 67% de los jóvenes que, "mal llamados no estudian ni trabajan", son madres jóvenes que se desempeñan en el cuidado de su familia. Ahí es donde Arbusta pone su eje.

En Conexia, Empresa B que ayuda a la industria de la salud a optimizar sus circuitos de trabajo a través de la implementación de una plataforma de validación en línea, contribuye a diferentes objetivos. En principio "Salud y Bienestar" es uno de los más importantes debido a que ofrecen soluciones que colaboran con diferentes entes de salud en la nominalización de la población, el manejo consciente de los medicamentos y la accesibilidad a la salud.

"A través de la política de sustentabilidad como Empresa B colaboramos dentro y fuera de la organización en la reducción de uso del papel, reciclaje consciente e informatización de nuestros clientes en las distintas comunidades donde estamos inmersos. Así, respondemos al Objetivo 11 de Ciudades y Comunidades Sostenibles", cuenta Joaquín Navarro, Responsable de Comunicación y Marketing de Conexia y adhiere que, desde la empresa, ven necesario las alianzas para lograr los objetivos: "solos no vamos a lograr que el mundo sea un lugar mejor para vivir. Por eso, nos sumamos al Sistema B, Fundación Sí, Endeavor, y diferentes organizaciones que potencian nuestras acciones". La empresa, además responde a "Igualdad de Género" y "Trabajo decente y crecimiento económico".

Las "benefit corporations" (B-corps o Empresas B) son las que, además de tener objetivos de rentabilidad, tienen como propósito provocar un impacto social y ambiental positivo. Hace ya una década, la organización B-lab, un ONG estadounidense, desarrolló una herramienta de evaluación de sostenibilidad y un proceso de certificación para empresas de las llamadas de "triple impacto" (económico, social y ambiental). Hoy en la Argentina, ya se certificaron 81 empresas.

Hoy en día, el 67% de los jóvenes que, "mal llamados no estudian ni trabajan", son madres jóvenes que se desempeñan en el cuidado de su familia. Ahí ponen el eje del trabajo.

Toda la campaña para el mismo lado

Los ODS deben trasladarse a la cultura empresarial. "Es necesario impulsar el liderazgo en la alta dirección, el board de consejeros y formar a los empleados a pensar en la Agenda 2030", apunta Gaidulewicz.

Según el "GPS de Empresas Argentinas" del Ministerio de Producción de la Nación, el 99% las PyMEs del país cuentan con una plantilla menor a 200 trabajadores y explican el 64% del empleo privado formal que existe a nivel nacional. En este sentido, la incorporación del conocimiento sobre qué son los ODS a los empleados se convierte en un pilar de gran importancia si es que la empresa busca trabajar en este contexto.

Desde Conexia, destacan que es un gran desafío para toda organización que los colaboradores conozcan al detalle todos los ODS en los que están contribuyendo. "Este año iniciamos la planificación e implementación de distintas Campañas de Comunicación donde el colaborador puede informarse acerca de los ODS. Se dan a conocer sus objetivos y se los invita a participar las acciones de manera autónoma o en equipo", destaca Navarro y resalta que, "cuando hay una nueva incorporación, en la inducción hay un apartado de Sistema B donde se brinda una introducción a la temática como el inicio del compromiso con los ODS, tanto como parte de la empresa, y como persona que habita el mundo".

En Arbusta, el conocer que significan estos objetivos se encuentra implícito en la esencia de la empresa. "Nuestro mayor activo es el equipo, en su gran mayoría compuesto por jóvenes millennials. No seríamos la empresa que somos, con desafíos de crecer, de innovar en nuestros servicios y en procesos, sin la fuerza, las ideas y el compromiso de ellos", indica Cardenau.

Cómo enmarcar las operaciones en los ODS

La actividad económica no debe comprometer los recursos. "Es un pilar indispensable pero también hay que pensar en las próximas generaciones o cómo las acciones que lleva adelante la empresa va a afectar al planeta", Señala Gaidulewicz y resalta que "hoy ya no se puede pensar o concebir un negocio que no tienda a contribuir a la inclusión social o a la reducción de desigualdades. Simplemente, no será del todo competitiva".

"Cuando desde sus orígenes un modelo de negocio no sólo busca generar rédito económico, sino que además apunta a desarrollar un impacto positivo en las personas, las comunidades y el medioambiente, ya se encuentra en sintonía con los ODS 2030. Cualquier organización que tenga en cuenta el bienestar y la prosperidad de la sociedad se va a encontrar trabajando en esta línea y va a generar un impacto positivo desde su propia actividad", comenta Blaquier.

Según el "GPS de Empresas Argentinas" del Ministerio de Producción de la Nación, el 99% las PyMEs del país cuentan con una plantilla menor a 200 trabajadores y explican el 64% del empleo privado formal que existe a nivel nacional.

Para Arbusta, es clave mirar la cadena de valor, revisar y repensar procesos a través de una mirada que se encuentre puesta en el impacto y cómo este puede fortalecer el negocio. "Hay que animarse a innovar y tener una visión diferente a lo establecido, a la hora de contratar empleados, comprar insumos, diseñar productos", expresa Cardenau

"Todo emprendedor tiene un impacto en el mundo a través de los servicios y/o productos ofrecidos como internamente en su PyME o emprendimiento, como son el capital humano y sus proveedores, por ejemplo. Lo que ofrece, de alguna manera impacta en la comunidad donde se encuentra, sea positiva o negativamente. Es importante sentarse desde un principio y generar una política que permita enmarcar todas sus acciones responsablemente", detalla Navarro y agrega que "no es necesario invertir mucho dinero, pero si tiempo. Este último es muy valioso a la hora de priorizar las actividades que se pueden realizar. El día a día de un emprendedor es de altibajos por eso es lógico que enfocarse en los ODS pueda generarle poco interés. Sin embargo, si se logra entender que cada acción y cada paso que damos en la sociedad tiene un impacto a largo plazo, y que las personas que adquieren nuestros servicios también se encuentran preocupadas por el mundo en el que vivimos, puedo asegurar que el modelo de negocio será un éxito".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar